Ir al contenido principal

He cometido un error

He cometido un error. Tan grande que no sé si podré perdonarmelo. Porqué a causa de sus consecuencias he perdido mucho. Una gran parte de esa riqueza que tenía mi vida. Pero, sabén, a veces uno necesita aislarse. Y yo he cometido el error de hacerlo. Antes caminaba escuchando y observando. Ahora camino viendo y oyendo. Que me dirán que es lo mismo, pero no lo es. Y no lo es porque antes caminaba con la cabeza alta, observando y escuchando lo que acontecía a mi alrededor: los miedos del niño que habla con su madre; los males comentados por la señora en el autobús; las conversaciones contenidas sobre política o fútbol –que lo mismo son- en el bar donde desayuno; … Pero ahora, me pongo los cascos, agacho la cabeza y, como los caballos, no oígo más que mi propio sonido y no veo más que mi camino. Perdiendo la riqueza que se esconde en cada rincón de mi paseo, o asiento del autobús.

Por eso, hoy, he llegado al firme proposito de enmendar mi error. Dejar la música para otros momentos y volver a escuchar a la ciudad palpitar a mi alrededor. Ahora justo, cuando la ilusión de los niños gana sitio a la desesperada preocupación de los padres. Cuando la alegria y la esperanza llega viva en la inocencia de los más pequeños. En estos días he decidido quitar la música que aisla mi caminar. Observar la calle y la gente. Las pequeñas historias diarías que, como la mía, se entrecruzan cada día en un semaforo o una parada de autobús. ¿Se han preguntado alguna vez que ocurriría si se preocupasen por cada persona con la que coínciden cada lunes en la ida al trabajo? Al final se darían cuenta de que pasan más tiempo junto a esos desconcidos que con algunos de sus amigos y que, incluso, alguno de ellos lleva más tiempo en sus vidas que sus propios amigos. En mi caso hay una persona, Juan creo que se llama, vive dos bloques más allá. Es un hombre mayor, lo recuerdo siempre igual, como si los años no pasaran. Siempre llevando de la mano a algún niño al colegio. Durante años pensé que tal vez sus nietos, hoy estoy convencido de que eran críos del edificio en el que vive y del que, eso lo sé ahora, es portero. Tal vez también lo hubiera sido de mi casa, no sé, porque tengo un vago recuerdo de él en mi propio edificio.

Y como Juan hay otros muchos, invisibles, insonoros, fantasmas cuyas existencias se cruzan con la mía y a los que jamás le he dicho un simple hola. Y eso es parte del error. Y su gran cosecuencia. Por eso, desde hoy, saludaré y escucharé a mis vecinos, esperando que los fantasmas, poco a poco, cobren solidez.

Comentarios

María ha dicho que…
Enhorabuena por tan buena observación y tu decisión que comparto plenamente, merece la pena "estar" en la vida cotidiana, saludar a las caras de todos los días, y te aseguro que encuentras sorpresas de lo más agradables! Te animo.
Cathan Dursselev ha dicho que…
Pues sí, hay que escuchar aunque alguna vez te sientas abochornado por el gaditanismo intrisenco al gaditano de pro
María ha dicho que…
Pues eso tambien enriquece! Debería ser catalogado (a pesar del bochorno, que he comprobado)como Bien de Interés Cultural Intangible, jajaja
Ico ha dicho que…
Buen propósito de enmienda para el próximo año que comienza.. no está mall mirar más al exterior.. es verdad a los interioristas y miope nos ocurre de meternos mucho para adentro y mirar poco al exterior
Cathan Dursselev ha dicho que…
Pues sí, Ico es un proposito de los que me hago para este año y uno de los cumplibles, que no todos los son.
Anónimo ha dicho que…
hiya


just signed up and wanted to say hello while I read through the posts


hopefully this is just what im looking for, looks like i have a lot to read.
Cathan Dursselev ha dicho que…
Hello

and thanks for stopping by and commenting. I'm glad you liked this little place
Anónimo ha dicho que…
pretty cool stuff here thank you!!!!!!!
Anónimo ha dicho que…
Yo Fellow Forumites

Appears like www.blogger.com may be a staggering forum for me
I am content to have stumbled upon it.


In the beginning just remember it was darked and then someone smiled! try this: It’s better to keep your mouth shut and have people think you are a fool than to open it and remove any lingering doubt. :


Lol!

Anybody into Working In A Food Pantry


Looking forward to a good long sojourn here!

Texas,Uhland
Anónimo ha dicho que…
thanks for this nice post 111213

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…