El niño monstruoso de Cádiz

Las leyendas sobre seres monstruosos son constantes desde el inicio de los tiempo. Demonios y seres mitólogicos que se convertían en realidad en la mente de los supersticiosos e incautos. Pero nada producía más miedo que el monstruo humano. Y el miedo por el nacimiento del niño debió extenderse en la ciudad como un reguero de polvora. Aún hoy, leyendo la descripción de la criatura, una sensación extraña recorre mí cuerpo. Pero, en este repaso a las leyendas y sucesos de Cádiz no quiero dejar de hablar del monstruoso niño que nació en Cádiz el día 25 noviembre de 1767 y cuya descripción, tal vez realizad por el propio médico que atendió el parto, ha llegado hasta nosotros en una lámina anónima de fines del s. XVIII:

“Lo que se observa tener de particular es lo siguiente. La cabeza monstruosa, y en el sitio de la Bregnia, ó Mollera, tiene una tumorosidad, que se discurre una Esnia. En el Ojo derecho se le apercibe una Eminencia, de la que sale una Cuerda, a la manera de Latigo; el Ojo Izquierdo es un Agujero. La Oreja derecha parecida a la de un cerdo. La oreja izquierda es regular, y tiene tres berrugas. En el lugar de las narices se le observan dos agujeros sin hueso ni división. La voca imperfecta. Los carrillos los tiene con algún bello y en el derecho tiene cuatro agujeros, que representan otras tantas bocas. La cabeza cubierta de pelo de una pulgada de largo, negro y aspero como el de los cerdos. El cuello no se le distingue por ser sumanente corto, y del mismo ancho que todo el cuerpo. En el sitio del brazo derecho tiene una eminencia, como dos dedos de ancho y cuatro de largo, la cual está unida al ojo del mismo lado. De la parte media de esta eminencia le sale otra parecida al huevo de una paloma. El brazo izquierdo es más largo de lo regular y en la mano tiene ocho eminencias, o berrugas, que representan otros tantos dedos. Todo lo largo de la espalda está cubierto de bello. En la parte inferior de los lomos tiene como cuatro dedos de largo sin hueso, que parece rabo. En la pierna derecha parece tener hecha la amputación en la parte superior, con su muñón críado. La pierna izquierda por la parte media y superior está fracturada y vuelta para arriba; y en el sitio del pie solamente tiene un dedo bien grueso, el cual desde su mitad, está vuelto para abajo y remata con una pequeña uña. Vivió siete horas y recibió el agua del bautismo. Y se conserva su cadaver en el Colegio del Real Hospital de la dicha ciudad”

Sin lugar a dudas, el nacimiento del niño debió causar gran revuelo y serían muchos los cientifico que acudiesen al Colegio del Real Hospital a estudiar un cádaver que, creo y casi espero, hoy está perdido. Y mayor aún el miedo que debió extenderse por la ciudad, presagio del mal: el niño monstruo nacido de mujer. Pero su pronto bautizo desecha la idea de mi cabeza, al menos, a ojos de su madre y de los sacerdotes de la villa, aquel ser, como otros muchos nacidos con malformaciones, era hijo de Dios y no mal que debierá ser erradicado. La propia naturaleza se encargó del resto y 7 horas después de ver la luz, cerró sus ojos para siempre.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Parece como si esa época se hubiera dado algún desastre nuclear.
Cathan Dursselev ha dicho que…
Las malformaciones en niños se han dado y se darán siempre.
Roland Blaucel ha dicho que…
Muchos de esos rasgos se deben a malformaciones debidas a la falta de nutrientes durante el embarazo. Es posible que, en aquellos tiempos donde una familia humilde era mucho más que humilde, la madre no solo no pudiera tomar todo ese exceso de vitaminas y complementos que repartimos a discreción en estos tiempos, si no que intentara completar su pobre dieta con alguna cosa que, por desgracia hizo mas mal que bien.

Es curioso poder aplicar mis conocimientos de ahora a un relato de hace siglos. Como detalle, seguramente aquella pobre mujer no comía ni tan solo pescado.
Cathan Dursselev ha dicho que…
Pues sí, curioso, pero solo en parte. Mira la que han armado con la Mona Lisa, jajaja.

Y pescado sería de lo que más tomase en Cádiz, si es que podía acceder a él. Tendría problemas con el agua y con la carne.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera