Ir al contenido principal

La busqueda (VI)

Escuchó el sonido de pasos que se acercaban hasta él. Los pitidos se le metían en la cabeza mientras intentaba abrir los ojos. Debería estar muerto, pero no creía que el infierno tuviese ese olor. El sonido se hizo más fuerte y las voces parecieron empujarlo hacía la leve luz. Abrió los ojos justo para ver como una enfermera se acercaba hasta la cama.

-Debería irse a descansar, doctor, si se despierta yo le avisaré…. ¡oh!

Buscó al doctor con la mirada y lo primero que vio fue la camiseta azul con la imagen en rojo de Christopher Reeve en su silla de rueda mientras una muchedumbre lo elevaba sobre sus cabezas. Una risa gutural se escapó de su garganta al leer el lema “Juntos te haremos volar”.

-No te rías así, amigo, ¿acabas de salir de la tumba y ya quieres volver a ella?
-¿Qué coño haces aquí, Echevarri?

Jarque se incorporó sobre la cama, mirando al viejo forense vasco. No entendía que hacia allí ni porqué el “vaca sentanda” estaba sentado precisamente en su habitación. Lo miró, observando cada rasgo del médico. Lo conocía de Cádiz. Echevarri era una leyenda entre la policía por su inteligencia y su extravagancia. Las dos grandes trenzas rubias caían por su espalda mientras acercaba su rostro al de Jarque.

-Esos que te han contratado tienen ganas de llegar hasta el final. Y parece que vas por el buen camino. Tanto que la pasada semana recibí una oferta que no podía rechazar. Demasiado dinero para un viejo jubilado como yo. Se ve que pensaron que no saldrías de ésta y querían que alguien siguiera tu camino.

Jarque se tocó el pecho. Recordó el tercer de los disparos y se tocó instintivamente el pecho.

-Tranquilo, no has perdido nada que sea vital. Vivirás y andarás. Y cogeremos a los que mataron a la chica. Pero para eso necesito que hables conmigo.
-Ahora no,-dijo la enfermera- necesita descansar.
-No hay descanso, en cuanto Errante se entere de que estoy vivo volverá por mi.

Miró a la puerta, pensando que en cualquier momento alguien entraría apuntándole con un arma. Se estremeció solo de pensar lo cerca que había estado de morir.

-Los policías… ¿qué pasó con ellos?

Echevarri negó con la cabeza mientras cogía el móvil. Jarque cerró los ojos y se dejó caer sobre la almohada.

-Se ha despertado…. Sí… No, no, aún no….. Está débil…. He dicho que no. Me habéis contratado para que dé con el asesino de la chica. Pues necesito a este. No me jodas, mierda. ¿Vas a venir tú a decirme como tengo que hacer mi trabajo?. …. ¿Cómo? ¡JODER! pero ¿Cómo? –miró a Jarque tumbado en la cama- Amigo, espero que no tengas miedo a enseñar el culo porque tenemos que largarnos de aquí… ya.

Los pasos sonaron por el pasillo, mientras Echevarri sacaba su arma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…