The flickering light bulb

Pasos silenciosos, pesados, caminos que ascienden o bajan bajo la parpadeante mirada de la bombilla desnuda. Las sombras se alargaban en la escalera, subiendo escalón a escalón, camino de una casa cualquiera. La bombilla encendida en la pared, sin lámpara que la cubra, parpadeando en la oscuridad del rellano. Encendiéndose a cada entrada o salida. Guardián luminoso de vidas. Vidas tristes, como la luz que las observa e ilumina. Vidas que parpadean a cada paso, entre crisis eternas. Vidas que sueñan con luces que no parpadeen, que no dejen sombras mientras suben las escaleras de su semioscura existencia.

Foto: Natalia Vazquez
Texto: Javi Fornell

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera