Alcé la mirada a la luna
y en la infinita luminosidad de la noche
escuché el arrullo de tu voz

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera