Modelo para mi elegía funeraria

Saben, hoy, justo hoy, salgo para la India, a la provincia de Andhra Pradesh, a visitar proyectos de Manos Unidas. Pero me encuentro ante un grave aprieto y es que muchos de mis amigos, familiares y hasta conocidos, temen por mi vuelta. No importa que les asegure que no ocurrirá nada. Que ningún mal acecha a las personas de bien. Y menos a mí. Aún menos allí. En una tierra donde las vacas son consideradas animales sagrados ¿que fiel creyente pondría su dedo sobre mí? ¿Acaso -quitando las manchas que no recorren mi cuerpo- no podría ser una divina representación de esas lecheras diosas hecha hombre?

Pero como veo como que los miedos sobre mi futurible muerte continúan a mi alrededor y que incluso se me quiso organizar una fiesta de despedida en la noche de ayer, me veo obligado a realizar algo que no desearía hacer. Pero lo haré. Este es el modelo de elegía que deseo para mi funeral:



"Graham Chapman, coautor del Sketch de “El Loro Muerto”, ya no existe.

Ha dejado de ser, ha pasado a mejor vida, descansa en paz, la ha palmado, se ha ido al más allá, mordido el polvo, la ha diñado, ha exhalado su último aliento, y ha ido a encontrarse con el Gran Jefe del Entretenimiento Ligero en los cielos.

Y supongo que todos pensamos lo triste que es que un hombre de tal talento, tal capacidad y amabilidad, de tal inteligencia, se haya desvanecido tan de repente a la edad de tan sólo cuarenta y ocho años, antes de que pudiese alcanzar muchas de las cosas de las que era capaz, y antes de que se hubiese divertido lo suficiente.

Bueno, creo que debería decir: “Chorradas. Que tenga buen viaje, el cabrón aprovechado este. Espero que se fría”.

Y la razón por la que pienso que debería decir esto es que el nunca me perdonaría si no lo hiciese, si dejase pasar esta maravillosa oportunidad de tomaros el pelo en su honor. Lo tenía todo salvo el buen gusto constante. Pude oirle ayer por la noche, mientras escribía estas palabras, susurrándome al oido:

“Vale, Cleese, estás muy orgulloso de ser la primera persona que dijo “mierda” en la televisión británica. Si este acto es para mí, para empezar, quiero que seas la primera persona que diga “Joder!” en un funeral británico. El problema es que no puedo hacerlo. Si él estuviera conmigo ahora probablemente tendría el coraje para hacerlo, porque siempre me transmitía su audacia. Pero lo cierto es que me faltan sus huevos, su maravillosa capacidad de desafío. Así que me tendré que contentar con decir “Betty Mardsen…”

Pero hoy habrá espíritus mucho más audaces y desinhibidos que yo. Jones e Idle, Gilliam y Palin. Sólo Dios sabe lo que nos depara la hora siguiente en el nombre de Graham. Pantalones caídos, blasfemos sobre pogos, increíbles demostraciones de pedorretas a alta velocidad, incesto sincronizado. Uno de los cuatro planea meterse por el culo un ocelote muerto y una máquina de escribir Remington de 1922 con el acompañamiento de el segundo movimiento del concierto para chelo de Elgar. Y eso sólo en la primera parte.

(...)

Lo recuerdo en las fiestas de la BBC, arrastrándose a 4 patas y restregándose contra las piernas de ejecutivos vestidos en traje gris, para luego mordisquear las más apetecibles pantorrillas femeninas. De eso también se acuerda la sra. de Eric Morecambe.

Recuerdo cuando lo invitaron a hablar en la sindical de Oxford, y como entró en la cámara vestido de zanahoria -un traje naranja que lo cubría por entero terminado en una brillante ramita verde a modo de sombrero-, y a continuación, cuando llegó su turno de hablar, se negó a hacerlo. Se quedó allí, literalmente mudo, durante 20 minutos, soriendo beatificamente. La única ocasión en la historia del mundo en que un hombre completamente mudo ha conseguido iniciar una revuelta.

(...)

Es magnífico ¿verdad? Lo curioso de escandalizar… no es que moleste a alguna gente; creo que proporciona a otros un momentaneo gozo liberador, pues nos damos cuenta en ese instante de que las normas sociales que constriñen nuestras vidas no son tan importantes en realidad.


Claro que yo no soy el genial Chapman, pero algo podrán hacer... ¿o no? Así que espero no me agüen mi última gran ceremonia



Comentarios

Natalia ha dicho que…
vuelve entero catan, por dios...es decir, por tí!
Cathan Dursselev ha dicho que…
Bueno, entero o trocitos, que mi madre se muere si no me puede dar un entierro divino... ademas ¿dónde irían mis fieles a alabarme?
Tio Matt ha dicho que…
Ok ok tio...pero te aviso que yo no sé silvar.
Por cierto antes de que se me adelante nadie deja por escrito por algún lado que me haces una cesión vitalicia de tus porciones de tartas ireniles.
Si haces eso te juro que hasta yo te rezaré todas las noches.
Buen viaje Javi, mucho ánimo y fuerza para que des lo mejor de tí a esos niños:será duro.
Cathan Dursselev ha dicho que…
¿pero rezaras para que me muera y poder quedarte con mis tartas ireniles?.... Mira que sí es así no lo dejo escrito

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera