Ir al contenido principal

La búsqueda II

Jarque se sentó en el alfeice de la ventana, viendo como el semáforo de la calle se ponía en rojo una vez tras otra. Se frotó los ojos con la mano libre, mientras sacudía la ceniza del cigarrillo. Llevaba casi cuatro horas leyendo la información enviada por el abogado. Le lloraban los ojos y le dolía la cabeza. Seguía sin comprender porque su cliente había decidido contratarlo a él. Sí la chica había sido secuestrada en El Salvador y su cuerpo había aparecido en Tokio ¿porqué buscarlo a él en España? Decidió que aquel debía ser su punto de salida. Descubrir que se escondía aquí para que le hubieran buscado.

Volvió a los papeles. Leyendo la información que había sobre la chica y sólo una cosa le llamó la atención. Se repetía un nombre, una y otra vez: Paco Errante. Lo subrayó con lápiz. Aquel Paco debía ser alguien importante en la vida de la difunta y el nombre era poco común. Incluso en España donde sería mucho más complicado dar con alguien llamado Francisco, y no le cabía duda de que aquel Paco era español, el apellido era demasiado poco común. Se sentó ante el ordenador e introdujo en google el nombre. Un segundo después tenía en la pantalla 123 entradas referentes a “Paco Errante”. Treinta de ellas hacían referencia a un pulpo y el resto de un joven sanador peruano asentado en Madrid. Buscó la dirección pero no aparecía más que un correo electrónico de hotmail. Envío un mail con la intención de concertar una cita con el charlatán, aún inseguro de que aquel sanador fuese el mismo que aparecía repetido en los informes. Rebuscó entre las fotos que aparecían en la web, esperando ver en ellas algo que indicase si efectivamente era quien buscaba.

Dejó la pantalla encendida y se acercó a las fotos. Había conseguido un nítido primer plano de Errante y decidió que sería mejor realizar la búsqueda al revés, entre las muchas fotografías que le habían enviado. Llamó al telepizza y se dispuso a pasar la noche despierto, mirando una a una cada foto esperando encontrar al sanador en ellas. Pasadas tres horas lo dejó por imposible y se echó sobre el sofá dispuesto a dormir un rato y despejar la mente. Pero sobre todo, descansar la vista. Cerró los ojos y las imágenes se repitieron en su cabeza, una y otra vez. Cada foto vista esa tarde, desde aquella primera caída de la carpeta. La más cruenta de todas, donde la bella joven mostraba la macabra rigidez de la muerte y aquella palabra escrita en su carne: “bienhallada”.

Saltó como un resorte y se lazó sobre el ordenador. “Bienhallada” buscó entre los enlaces de google, desesperado ante lo que su mente le mostraba. Tardó un rato en encontrar lo que buscaba, pero allí estaba. Era la foto de la consulta del sanador. Una sala diáfana, con dos grandes ventanales al fondo, mostrando un paisaje verde. Sí aquello era Madrid debía estar cerca de algún parque pues no se veían edificios por los cristales. Una mesa blanca presidía la sala y junto a ella tres sillas. Paco Errante estaba de píe, sonriendo a la cámara con la mano extendida, como queriendo mostrarlo todo. Y allí estaba lo que le había despertado sobresaltado. Justo donde sus dedos terminaban aparecía un pequeño cartel. Estaba cortado pero se podía leer perfectamente “Especta... nocturno. La Bienhall... en directo”.

Entró en la pagina de Iberia y compró un billete para Madrid. Miró el reloj, le quedaban tres horas antes de coger el avión. Recogió las carpetas y las metió en la mochila del ordenador, mientras la impresora pitaba imprimiendo la foto del estudio. Debía cambiar la impresora y hacerlo cuanto antes. Cogió la mochila, maldiciendo la mala calidad de la imagen y metió el billete en el bolsillo de la chaqueta. Buscó las llaves de su Opel Astra, último recuerdo de su etapa como policía. Cerró la puerta, para abrirla un segundo después y dejar una bolsita con anfetaminas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…