La noche de los cristales

La noche había comenzado como no podía ser menos. En el Club. Esperando a que llegasen los más lentos y perezosos para irnos a Conil. Y a sus carpas. Aún éramos puros e inocentes. Al menos hasta ese día. O esa noche. ¡Que noche! Íbamos todos. Volvimos todos. Pero antes perdimos parte de nuestra decente inocencia en las carpas conileñas. Y, algunos, algo más.

Bailábamos en la Salsa, donde la música era latina. Y bebíamos. Antes y después de entrar. Pero más antes. En las maderas de la playa cantábamos canciones infantiles, riendo como solo el alcohol permite. Y de ahí, entonados a las carpas. A la Salsa, sí, pero pasando por la Keops. Y fue allí donde todo ocurrió. Saltábamos, más que bailar y, en algún momento, alguien me señaló la obviedad:

-Tío… te faltan los cristales.
-¿Qué dices, illo? Si yo veo perfectamente.
-Es verdad… es verdad… te faltan las gafas….
-¡Coño!- grité echando las manos a la cara.

Y allí no estaban las gafas. Supongo que, por un ataque de ansiedad, me lancé al suelo en busca de mi necesario complemento. Y así, a cuatro patas, fui recorriendo la sala. O, más bien, la parte cercana a mis amigos. Y allí estaban mis gafas y algo más.

-¡Ostras! he encontrado un DNI….. ¡ALAAAA! ¡Si es el mío!- grité mientras me subía la montura con el dedo índice.
-¿Para qué te pones las gafas?- preguntó uno mientras bailaba entorno a una maceta.
-Para ver mejor.
-Tío, te faltan los cristales.
-Eso ya lo has dicho –dije intentando averiguar como mi DNI había salido de mi cartera para llegar al suelo.
-No tío, antes te faltaban las gafas, ahora los cristales. ¡Prueba y verás!

Probé. Y, un poco más, me saco los ojos. Yo solito, sin ayuda de nadie. Con mis dedillos propios.

-Tío, es verdad… me faltan los cristales.

Comentarios

Natalia ha dicho que…
me acuerdo de aquella noche......
jajajajajajaa
Cathan Dursselev ha dicho que…
Que conste que solo he contado mi "estado de animo" y no el del resto, jajaja
Playero ha dicho que…
¿Por qué sacas una foto de mis gafas?
Cathan Dursselev ha dicho que…
¡Anda es verdad! tu tenías unas iguales o casi

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera