Viejas caras

No siempre, pero a veces, como ayer, se reencuentra uno con el pasado más cercano. El pasado vivido en nuestra urbanización. Reunión de los de siempre. De los que estaban casi cada día de vacaciones, casi cada fin de semana, en la urbanización. Una noche que demuestra que las rencillas pasadas, fruto de mentes infantiles y pandillas de críos, quedan relegadas a la nada cuando la edad convierte las pesadillas en juegos. Y anoche los juegos consistieron en saber quién era cada cual. Con un “oye, yo jugaba al fútbol contigo” entablabas una conversación que derivaba en saber qué era de la vida de cada cual.

Una reunión de antiguos alumnos, que aquí eran antiguos vecinos, una pequeña familia que se movilizó a través del Facebook para acudir a una Piscina que hizo las delicias de los más pequeños y que hoy se mantiene cerrada, imperturbablemente cayendo en desgracia, mientras el pequeño bar resurge en manos de miembros de la vieja-joven guardia de Roche. Mas de cien personas recordando anécdotas, observando lo bien o mal que el tiempo ha pasado por los demás, o en uno mismo.

Sin duda una noche mágica, que contó con la grata presencia de Dani y sus historias. Sólo eso ya mereció la noche. Porque escuchar esas historias te lleva al pasado. A nuestro pasado. A recuperar lo que fuimos y recordar que fuimos y donde lo fuimos.

Una iniciativa para repetir y pronto.

Comentarios

sempiterna ha dicho que…
Me alegro que fuera bien esa quedada. A mí me asustan un poco los reencuentros de tiempos pasados, pero supongo que pasado el primer ratito todo es como revivir lo mejor de lo pasado. Un beso, que te tenía abandonado!!
Cathan Dursselev ha dicho que…
Hola Sempi

Ya he visto que habéis andando por la city londinense. Yo también he dejado todo esto abandonado, después de estar casi 20 días recorriendo Europa en tren.

Ahora ya estoy otra vez por aquí y le haré más caso al blog, y no solo al mío, jajaja.

El encuentro fue genial, lo cierto es que la quedada tenía un poco de truco, porque la urbanización ahora es muy grande pero entonces no eramos tantos y como niños que eramos casi todos caíamos por los mismos sitios. Así que nos conociamos.
sempiterna ha dicho que…
20 días por Europa, jeje. Qué bien, parece que hay que retomar la rutinita, no? Al menos, que al sopesar las vacaciones salgan cosas tan positivas como tus reencuentros. Un beso.
Cathan Dursselev ha dicho que…
Pues si, hay que retomar la rutina, aunque por ahora parece que habrá algo de suerte y en octubre volverá a romperse por unos días.

De todas formas, aun quedan unos días para descansar... cuatro,

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera