Y otra vez...

El otro día nos levantamos con la noticia de la violación de una niña en Baena por menores. Hoy se repite el caso en Isla Cristina. Parece como los casos se repitieran para recordarnos que no debemos cerrar los ojos ante lo que ocurre. Si es que alguien puede cerrar los ojos ante una violanción, más aún cuando se trata de niñas.

Pero, me temo, debemos ver algo más allá. Si el otro día vieron a las madres de los niños, presuntos violadores, negar la participación de sus hijos en el acto, ahora no tengo que ver la familia de los nuevos presuntos violadores. Realmente no tengo que mirar a ninguna familia, sino fijarme en lo que ocurre en nuestra sociedad andaluza. La falta de educación y cultura que acucía a nuestra sociedad, motivado en parte por una política que busca la incultura más que la cultura. La cultura con mayúsculas, la que hace que las personas sepán diferenciar entre el bien y el mal. La que hace que una niña de 13 años se comporte como una niña de 13 años y no pueda ser chantajeada con mostrar un vídeo de sus relaciones sexuales.

Debemos mirar a nuestra sociedad, y ver a dónde nos lleva. A dónde nos lleva una política que le dice a los críos que deben ser felices, sin mirar cómo. Sin importar como llegar a conseguirlo. Una sociedad que ha convertido a la infancia en adolescencia y que ha matado la adolescencia. Una sociedad donde los niños ya no son niños. Y los que antes jugaban a los médicos para sacar un tierno beso en la mejilla, ahora juegan a polis y ladrón, para no ser detenidos por la violación de niñas con las que ya se han acostado.

Si ésta es la sociedad que nos queda. Paren. Yo me bajo.

Comentarios

Javier Márquez Sánchez ha dicho que…
El tema es serio de narices. Eso de "¡no sé dónde vamos a llegar!" vamos a tener que sacarlo de la lista de frases tópicas para ponerla al día, porque el asunto tiene bastante mal cariz.

Si los futuros hombres y mujeres demuestran esa educación, esos valores, esos principios... siendo tan sólo unos críos, Dios nos coja confesaos.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera