Transformación


Cuando ando por la calle, suelo hacerlo mirando al suelo, pero en el dos miro a la gente a la cara. Intento descubrir las historias que se ocultan tras cada rostro. La niña con su abuelo, que le llama bichito. La señora mayor que viene cansada, agarrada a su carrito de la compra o al bastón. El rastafari moderno, que mira por la ventana sin mirar. Abdel que, con el calor, ha comenzado a coger el autobús para vender sus discos piratas en el centro. Carmen, la niña de no más de trece años que cada día se sienta frente a mi. La he visto cambiar lentamente a lo largo del año, y hoy cubre su cuerpo que comienza a desarrollarse con un bolso de la bruja Kika, mientras habla con su madre sobre Disney Chanel y se ruboriza cuando los chicos del asiento de al lado la miran descarados. También el viejo que, cada día, se sienta a mi lado la mira con desparpajo. A ella y al grupo de Erasmus que charla tranquilamente en el centro del autobús, mientras una de ella le saca la lengua a la niñita vestida de rosa que viaja ajena a todo en su sillita.

Y yo no puedo más que fijarme en todos, y solo en una. Es la primera vez que la veo en mi autobus. Es una chica guapa, de unos quince años. Lleva el pelo moreno y rizado suelto, cayendo en cascada para enmarcar sus ojos verdes. Limpios. Viste un traje blanco de flores hasta los tobillos. Pienso que debe pasar calor. Se sienta junto a mí. En el último asiento del autobús. El viejo de mi lado la mira mientras yo observó el mar azul en el Campo del Sur. Se ha quitado el traje y lo ha guardado en una mochila de flores. Ahora tiene un top negro con una frase: “No deberías estar mirando ahí, cerdo”. Le miró a la cara, y su limpia mirada se ha cubierto con rimel negro y sombra de ojos azul. Se pinta los labios de un rojo intenso antes de recogerse el pelo en un moño sobre la cabeza.

Cuando se levanta para irse parece mayor. Los chicos de delante la miran con descaró, se rien y se dan en el brazo apartando su mirada de Carmen, que parece relajarse. Se contonea con descaro, mientras su minifalda tableada y corta, antes cubierta por el traje, muestra más de lo que insinua. Baja del autobús para echarse en los brazos de un chico, que le recibe con los labios abiertos. Y en ese momento mi mente comprende que ha visto la transformación perfecta. Y pienso en el padre de la chica, ajeno a que su hija se convierte en otra en los 20 minutos que dura el trayecto del dos. Seguro de que la guapa niña de ojos verdes va camino de casa de su amiga, sin saber que se ha transformado en otra y navega en brazos de su novio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera