La casa de los Espejos

En la Alameda, justo frente al monumento al Marqués de Comilla, hay una casa hoy restaurada y convertida en viviendas de lujo. Una casa señorial, con su torre mirador mirando al mar. Buscando en silenciosa soledad el regreso del antiguo dueño. Un capitán abnegado, obligado a partir continuamente para buscar el bien de su familia. De su mujer y su hija. Al pasear por la Alameda no puedo más que mirar a sus ventanas, hoy nuevas, buscando aquel visillo que hace años se movía con el viento que atravesaba el viejo caserón, mostrando el reflejo del sol sobre los viejos cristales que cubrían su pared. Alguna vez miré a la torre, esperando ver allí a la joven hija, oteando el horizonte, deseando que su padre regrese y, tal vez, le traiga un nuevo espejo.

Porque cuenta la leyenda que el capitán amaba a su hija y la mimaba creyendo, tal vez, que al cumplir sus deseos cubriría su ausencia. La hija le pedía a su padre un espejo, y él le traía uno de cada viaje, tantos que al final la casa se cubrió de ellos. Pero, dice la leyenda, la madre sintió celos de la relación del capitán y su hija y aprovechando una larga ausencia envenenó a la niña. Cuando el padre regresó y se enteró de la muerte de su amada hija, se le rompió el corazón y, en ese preciso instante, el reflejo de la niña apareció en cada espejo de la casa. Dicen que la madre rompió a llorar y confesó su crimen y el padre marchó de la casa, para no volver jamás. Dicen que, desde entonces, los espejos que cubrían las paredes de la casa no volvieron a mostrar reflejo alguno. Dicen que, desde entonces, la niña vaga por la casa, de espejo en espejo, de cuarto en cuarto, esperando que su padre regrese con un nuevo espejo en el que reflejar su belleza.

Pero ahora, serán otros padres y otras hijas las que se miren en los espejos de la vieja casa...

Por cierto, que la leyenda ha dado lugar a una canción del grupo Saurom Landerth


Comentarios

Versus Die ha dicho que…
maravilloso, me ha encantado :-) además siempre me han dado miedo los espejos!
alejandra ha dicho que…
Me ha gustado bastante la historia, la desconocia por completo, en cuanto a la cancion, ummm eso no me ha gustado tanto ¬¬
Cathan Dursselev ha dicho que…
Pues sí, la historia es bonita, últimamente ando más abierto a escuchar estas cosas.

Respoecto a la cancón, me temo que compartimos disgusto, pero es una prueba de que la leyenda ha pasado nuestras gaditanas fronteras, aunque no sea muy conocida en Cádiz

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera