Ir al contenido principal

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.

Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la expansión del territorio deberán volver sus ojos hacía el sur, ocupándose Valencia y Mallorca, que servirá de puente a la posterior expansión por el Mediterráneo (una vez que la expansión peninsular quede cortada por el avance castellano).

El fin de esa expansión territorial tendrá una importante consecuencia política: la nobleza había tenido en ella la posibilidad de consolidarse como un ente dinástico e independiente del rey en cuestiones fiscales y legislativas. La Corona se había convertido en espacio político regido por la monarquía aragonesa (vinculada desde Ramón Berenguer IV al Condado de Cataluña) pero donde las diversas entidades tenían diferencias jurídicas (como se puede ver en la existencia de los fueros de Urgel, Aragón o Valencia). Los tres grandes estados (Aragón, Navarra y Cataluña) tienen un desarrollo asimétrico, apareciendo cortes, diputaciones, haciendas, organizaciones municipales,… La política exterior estará marcada por la Monarquía, a través de la existencia de unas Cortes Generales, de una moneda común,…

A pesar de los intentos de la monarquía por unificar, será a lo largo de este siglo XIII cuando surjan los primeros sentimientos nacionalistas desde una nobleza que ve peligrar el estatus conseguido durante la época de expansión territorial, un sentimiento que se agudizará durante los siglos XIV y XV.

En cuanto a los aspectos fiscales, desde el siglo XI existen peajes entre Jaca y Pamplona. Además, en el siglo XIII está documentado un importante comercio con Brujas, lo que indica el poder económico de la Corona de Aragón. Además esta comprobada la entrada de peregrinos francos, con exenciones fiscales parecidas a las que gozaban nobles o clérigos, desde la segunda mitad del XII, lo que incide en ese poder económico de la Corona.

Comentarios

Tomás ha dicho que…
Sr. Javi, habrá que recordar que Valentia ya fue REINO VISIGODO integrado dentro del de Hispania en el siglo VI. Fue durante el reinado de Leovigildo (569-586 ) cuando Valencia se integró plenamente dentro de la órbita regnícola visigoda.
Comete usted varios errores históricos, los condes eran de Barcelona NO de Cataluña ya que está no se forma políticamente hasta el siglo XV.
Otro error es que la Corona de Aragón no se formó hasta la conquista del Reino de Valencia, el nombre de Corona de Aragón no se utiliza hasta finales del siglo XIII ya que lo que hoy es Cataluña era una PROVINCIA de Aragón, tal es así que el nombre usado hasta esa fecha era Casal d’Aragó y los soldados catalanes cuando entraban en guerra gritaban ¡Aragó! ¡Aragó!.
Y por último, la expansión de la Corona de Aragón fue gracias a los prestamos que le hacían los valencianos a su Rey, el rey de Aragón, Valencia y Mallorca, Conde de Barcelona, tal era la importancia de esos préstamos que Juan II alude a la ayuda prestada por los valencianos en sus empresas políticas. Un ejemplo de ello nos lo ofrece el discurso de apertura de las Cortes Generales de Monzón en 1469, que dirigiéndose a los representantes valencianos les reconoce el valor personal y haberles “concedidos tales socorros que no sólo a Nos, más aún nuestros descendientes os quedarán obligados”, refiriéndose al esfuerzo económicos hecho por los valencianos a favor del Monarca.
Valencia apoyó decisivamente a Juan II, y es que Valencia en el siglo XV, como señaló Hamilton, disfrutó de un período de prosperidad económica y gozó de una Edad de Oro en la literatura, erudición y bellas artes. Las relaciones políticas y comerciales con las principales ciudades del Renacimiento en Italia y la lucha civil en Cataluña y Castilla contribuyeron al engrandecimiento de Valencia en el último siglo de la Edad Media. El Reino de Valencia dispuso de una moneda sólida que no sufrió los efectos de las devaluaciones monetarias de otros Estados que provocaron reajustes, caídas de precios y paralización de negocios.
Un saludo.
Javi Fornell ha dicho que…
Querido Tomás, con Condado de Cataluña hago referencia a los llamados condados catalanes que gobernase el conde de Barcelona. Título este que aparece recogido en las fuentes, al menos, desde 1603. Y el de Principado de Cataluña desde el siglo X.

Nada digo respecto al reino de Valencia, más allá de que tiene usted razón en sus apreciaciones. Aunque, extender el reino valenciano al siglo VI, es como hablar del reino de Sevilla vinculandolo a Tartessos. Nada tiene que ver el uno con el otro más allá de su denominación; pues el reino valenciano -tal y como se entiende a durante la Edad Media- es fruto de la conquista de Jaime I.
Javi Fornell ha dicho que…
Estimado Tomás, erroneamente he borrado su comentario que hacia referencia a los nazionalismos, disculpeme.

Estoy de acuerdo con usted en que la Historia es facilmente manipulables por unos y otros. Y que, efectivamente, las matizaciones son muy necesarias. En mi caso, intento acercarme a la Historia con objetividad.
Sleepless ha dicho que…
Lérida formó parte de Aragón, al igual que Tarragona, Tortosa y otros condados supuestamente "catalanes". No hay más que consultar los mapas franceses de 1235 para comprobarlo. De hecho a las Cortes de Aragón asistían nobles de Lérida, Tortosa... no había una separación puesto que el Rey tenía bajo su poder todo fuese reino, condado, ducado o marquesado. El Condado de Barcelona y otros condados disputados con el Rey de Francia aparecen en los mapas como parte del reino de Francia hasta que Jaime I acordó el reparto de los condados occitanos y el barceloní.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…