Ir al contenido principal

San Servando y San Germán. Patrones de Cádiz

Publio Elio Marcelo, centurión de la VII Legión Germina Pía Félix, nació en León, aunque Jerónimo de la Concepción llegase a decir que vio la luz en la siempre grande Gades, ciudad de los Balbo. Casó con Nonia, que le dio 12 hijos. Santa mujer donde las hubiese sufrió en carne propia, como madre y esposa que era, el castigo y dolor infligindo sobre sus hijos y esposo. Publio Elio Marcelo recibió la orden de marchar a la provincia africana de la Mauritania Tingitina, donde morirá degollado tras hacer pública su fe en Cristo y negarse a celebrar la fiesta del nacimiento del emperador Valerio. Su santa esposa subiría a los altares, junto a Publio Elio Marcelo, como mártir de la fe con la muerte más dolorosa posible: la que se produce por la pena.

Los doce hijos de Publio Elio Marcelo, más tarde San Marcelo, y Nonia seguirían los pasos de sus progenitores. Claudio, Lupercio y Victorio fueron degollados en León. Celedonio y Emeterio alcanzaron el martirio en Calahorra. Acisclo y Victoria, y Fausto, Januario y Marcial en Córdoba. Y Servando y Germán, en Cádiz, en el 304, por mandato de Viator, prefecto de Roma.

Y son, precisamente, los dos últimos los que hoy me llevan a escribir: Servando y Germán, legionarios de Roma, servidores de Cristo y patrones de la muy noble Cádiz. Sufrieron la persecución de Adriano, delatados por sus compañeros de armas como cristianos y confesando su fe en Jesucristo fueron encadenados de pies y manos y confinandos en prisión hasta que su voluntad se rompiera. Pero terrminaron antes las persecuciones que su voluntad. Y, nuevamente libres predicaron con más ardor y valentía la fe de Jesucristo hasta conseguir numerosas conversiones.

La persecución de Diocleciano coincido con el gobierno en Mérida de Viator, prefecto romano y ferviente pagano. Que mandóz prender nuevamente a Servando y sometiendolos a nuevos y crueles tormentos. Pero, cuenta la historia, nada pudo quebrantar la fortaleza de los mártires. Ni la escasez de comida, ni de agua, ni la falta de luz y movilidad. Tanta fue su fuerza de voluntad de seguir los caminos de Dios, que Viator, tras recibir orden de marchar a la provincia Mauritana, decidió llevar a los dos hermanos consigo.

Cargados de cadenas y caminando descalzos, tuvieron que realizar el camino de Mérida a Cádiz. Viator desesperó ante la inquebrantable voluntad de Servando y Germaá y, en el año 304 en el Cerro de los Mártires (San Fernando), ordenó su decapitación.

En los años 662 y 674 encontramos las primeras referencias al culto de los dos hermanos que, desde 1619, serán patrones de la ciudad de Cádiz.

Comentarios

Natalia Vazquez ha dicho que…
que bien, javi, ya sé algo más de cádiz....
muy bien escrito!
Cathan Dursselev ha dicho que…
asias, asias,... mi vena de historiador, que de vez en cuando me da por instruir
Alberto A-P ha dicho que…
¿Sabías que la cabeza de San Germán está en un relicario de la Catedral de Santander? Cuando la vi, no lo podía creer.

Por cierto, que además de patrones de Cádiz y Mérida, son copatronos de la Isla, donde se celebra cada 23 de septiembre la romería del Cerro.
Adrian ha dicho que…
Todo el mundo me ha hablado maravillas del Carnaval de Cádiz http://www.trivago.es/cadiz-31500/fiestaseventos-/carnaval-de-cadiz-156356. A ver si para este año voy me disfrazo y disfruto de la fiesta que me han dicho que son de los mejores Carnavales de España.
Cathan Dursselev ha dicho que…
Pues sí, Alberto, efectivamente la cabeza de San Germán está en Santander, y el cuerpo de San Servando en Sevilla. En Cádiz siempre hemos sido demasiado desprendios.

Y, Adrian, el carnaval es divertido, pero ya no es lo que era
Cádiz cuana del flamenco ha dicho que…
Javi Fornell usted será historiador, que no lo dudo, pero si se que falta usted a la verdad, y le hago solamente una pregunta para que la conteste públicamente. ¿Cómo es posible que San Servando y San Germán fueran decapitados en el cerro de los mártires en San Fernando, si esta ciudad no existía? Como buen historiador que es, debería de saber que San Fernando como ciudad fue creada el 27 de noviembre de 1.813, como bien reza en una lápida que se encuentra situada en la fachada de la iglesia conventual, y que incluso no existía cuando se constituyeron las cortes, que lo hicieron en Cádiz, ya que ese lugar era un barrio de los extrarradios de Cádiz como lo eran el barrio de San José y el de San Lorenzo del puntal, y no me venga a decir que aquello era la isla de León, porque la real isla de León era Cádiz, nunca San Fernando, y usted debe de saber que ese nombre nunca ha sido un toponimio, sino simplemente era el nombre que se le daba a toda la isla gaditana por ser Ponce de León el propietario de la misma. Hay cosas que no tienen más importancia que la que tienen y esta sr. Fornell tiene la importancia de que ambas cosas pertenecen a la historia de Cádiz y no de San Fernando
Javier Fornell ha dicho que…
Ummm... craso error, la actual San Fernando es ciudad desde 1813, cierto. Pero independiente desde mucho antes. Ya en la Edad Media el lugar de la Puente (nombre originario de San Fernando) se consideraba independiente de Cádiz al ser un pequeño señorio perteneciente primero a Zuazo, luego a los Ponce de León, a los Fonte, de vuelta a los Ponce, pero nunca formó parte de Cádiz per se. (Argamasilla -ya no me atrevo a decir Puerto Real- sí; y Alcanatif (Puerto de Santa María) también.

Pero, querido Cadiz cuana del flamenco, El Cerro de los Martires está en San Fernando. Y así lo cito, igual que Merida se cita como Merida y no como Emerita Augusta, y Cordoba como Córdoba. La Historia, querido amigo, ha de escribirse para ser entendendida. Pero no se preocupe no le quito su importancia a Cádiz (supongo que usted habrá visto que se haya bajo el epigrafe "Leyendas de Cádiz".

Por otro lado, querido amigo, si alguien le ha dicho que alguna vez Cádiz fue conocida por la Isla de León, le mintieron. Esto no ocurrió nunca sobre todo porque Cádiz pertenecio a los Ponce un periodo que no alcanza los 20 años y siempre con la oposición de la corona y de los propios gaditanos -el Ponce no andaba por aquí pero cobraba impuestos-.

Sin embargo, la antigua La Puente, pasará a recibir el nombre de Isla de León cuando en 1538 la recompren los Ponce de León a los Fonte (el castillo de San Romualdo siempre les había pertenecido).
PP Fernandez ha dicho que…
Que bueno, después de 64 años de vida quise saber porque mi padre me puso Servando y a el también mi abuelo. Me siento orgulloso de llevarlo mas aun sabiendo de su sufrimiento por ser cristiano. Muchas gracias por la informacion

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…