El guapo

Me gusta pasear por el centro de Cádiz. No lo puedo negar. Pasear por las calles del centro es una terapia de choque contra el aburrimiento o la tristeza. Me gusta pasear y sentir la ciudad. Sentir a sus gentes. Y, no sé porqué, eso no lo logro en la parte moderna. Pasear por las calles del centro me obliga a levantar la cabeza. A mirar a la calle. A los ojos de quienes se cruzan conmigo. Mientras camino hasta el centro suelo hacerlo escuchando música y mirando al suelo, o al mar. Cuando llego al centro levanto la vista.

Me gusta ver a la gente. El viernes, en los callejones de la plaza, una sonrisa me vino a los labios al ver a un hombre mayor. Elegante como sólo ellos saben serlo. Vestía con una chaqueta blanca, un pantalón rojo. Corbata oscura, pañuelo en el bolsillo superior y un sombrero pullandbear cubriéndole la cabeza. Caminaba con altivez, sin chulería pero sabiéndose aún guapo, como seguro lo fue de joven. Me saluda educado. Tal vez porque ha visto mi sonrisa. Se le ve feliz. Casi liberado. Puede que haya dejado a su mujer en casa, pero algo me dice que ahora es viudo. Que amará hasta la muerte a la mujer que le conquistó el corazón, pero que ahora sus ojos se mueven libres otra vez.

Veo pasar a una chica, morena y hermosa como son las gaditanas. Mis ojos se van tras ella hasta cruzarse con los de él. Me sonríe, diciéndome sin palabras que el de joven no la hubiera dejado pasar, pero que ya no es el que era. Que se sabe viejo y fuera de juego pero que, pese a todo, sigue siendo quien fue. Y que es feliz con su sombrero, su pañuelo y su chaqueta blanca.

Comentarios

sempiterna ha dicho que…
Me encantan las historias que se esconden tras la gente que te cruzas por la calle. Sus miradas, sus ojos. Entrañable pensamiento a partir de ese cruce de miradas.
Cathan Dursselev ha dicho que…
Pues sí, Sempi, cuentan tanto las miradas de la gente. Mucho más que sus palabras. Solo hay que saber mirar a los ojos y leer lo que en ellos se esconde.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera