Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2009

Apoyos y miradas

Imagen
Últimamente ando mirando al suelo demasiado, abstraído de lo que ocurre a mi alrededor, sólo fijando mis ojos en aquellas cosas que me traen una sonrisa a los labios. No sé, tal vez el mundo a mi alrededor se desmorone lentamente y prefiera sonreír a la vida antes que volver al oscuro pozo en el que estaba sumido hasta que una extraña y joven luz me gritó desde la nada, tendiéndome un puente hacia la vida que ni ella ni nadie parece querer comprender. Ni pueden hacerlo. Por eso, trato de fijarme en los pequeños detalles que hacen que merezca la pena vivir una vida, la que sea. Y ayer, mientras volvía a casa caminando, como siempre por el Campo del Sur, para seguir por detrás de la Cárcel Real y Santa María, me fijé en ellos. Caminaban hacía mi. Supongo que como otros muchos, pero sólo ellos se hicieron visibles. Él llevaba una camiseta blanca con un dibujo ya borrado por el tiempo, una gorra raída, bañador azul y tenis blancos. Ella llevaba otra gorra, un viejo traje verde con pequeñas…

La traición

El asesino se había abalanzado sobre las defensas, y había logrado impactar sobre los dos hombres que le atacaban. Sha'ab era muy superior a sus enemigos, más en ese estado de furia incontrolada en el que se encontraba. Pero las imágenes que brotaban ante sus ojos le impedían ver la realidad, y los golpes volaron sobre él.
-La gente de esta ciudad está loca. ¿todo el mundo tiene un arma y sabe usarla? Llegó a saberlo antes y me hubiera negado a entrar. ¡En mala hora abandoné mi campo!
Las palabras resonaron en sus oídos mientras perdía el sentido y caía al suelo. Desde allí, de vuelta a una realidad nubosa, pudo observar como sus enemigos recuperaban posiciones al otro lado de la barricada.
Maldición quien habla en a mis oídos, fue lo primero que pensó el asesino, sin embargo pocos segundos después ya veía la situación clara. Las cosas estaban saliendo bien, el suelo ya empezaba a tomar color rojo y en el aire se sentía el fétido olor a muerte, pero lo mejor era el gemido de los…

A Carlo Pedersoli

Saben, el otro día vi por casualidad un anuncio de un banco español y en él a uno de los héroes de mi infancia. Lo reconozco, aquel hombretón barbudo que daba golpes a diestro y siniestro siempre me enganchó. Aquel ser bruto, siempre malhumorado pero con gran corazón, llenó las lluviosas tardes de mi infancia de risas en casa de mi amigo Rubén, que tenía toda la colección de películas de Bud Spencer y Terence Hill. Y las veíamos todas, una tras otra.

Y son muchas las películas que este nadador, primero, y boxeador, después, reconvertido a actor tiene en su haber. Para mí, la mejor de todas ellas siempre fue “Le llamaban Trinidad”, uno de los mejores spaguettis westter de la historia, con todo el humor que tenía en su guión.

Y ahora, después de verlo en el anuncio de un banco, me doy cuenta que aquel actor que tantas y tantas tardes me alegró, se ha convertido en un viejo, no diré decrepito, que se burla de su pasado y, a la vez, lo homenajea haciendome recordarlo con una sonrisa en los …

Marca de Calidad

Imagen
Saben, soy de buen comer. No puedo negar la realidad. Uno de los grandes placeres de esta vida es la de llenar el gaznate con buena comida y, a ser posible, hacerlo en buena compañía. Y lo cierto es que suelo hacerlo -llenar el gaznate- con bastante frecuencia y en diversos lugares. Tantos que al final he podido llegar a una conclusión irrefutable: la verdad que diferencia una venta de un ventorro.

Lo que convierte a ese lugar asqueroso y alejado de la mano de Dios, en un lugar digno en el que comer. Donde el cuidado y el esmero llega a todos los rincones y donde puedes saber qué lo que comes es lo que comes. Les hablo, por supuesto de la verdadera marca de calidad de las ventas a las que van. Únicamente han de entrar en el baño y, si tienen la suerte de toparse con él, sabran que están en buen lugar:




(ojo: no es una maquina de condones)


Nubes

Imagen
Viajaba en tren. En el último asiento del último vagón. Miraba por la ventanilla, distraído, viendo como las nubes cobraban sentido en mi imaginación. Un trineo tirado por perros, que se transforma en un alado dragón, para dividirse en mi lpequeñas luciérnagas que doran sus colas con los rayos del sol.

Mi mirada vaga por un cielo cargado de esponjosas nubes. Hasta que la ventana por la que me asomo a ese mundo mágico se convierte en espejo. Reflejo de un rostro ausente y, sin embargo, siempre presente. Busco a aquella que cada noche acuna mi alma quejosa hasta dormirla con su ausente canto silencioso. Acompañando cada paso que doy, siempre viva en mi mente, en mi recuerdo, en mis sueños.

Un niño, sentado frente a mí en el último asiento del último vagón del tren, susurra a su madre:

-Mira, mamá, el hombre está llorando.

Y notó el cálido reguero de las lágrimas recorriendo mi rostro. Vuelvo la mirada a la ventana, a las nubes que se transforman, ante mí, en ella. En su mirada viva y sus o…

El ídolo gaditano

Imagen
¡Como se balancea la barca de grupas vacilantes,
aunque no sea una hermosa!
Hasta que ve la imagen que se alza sobre el ídolo,
brillante, dominando el mar de Cádiz.

Cuando desembarcamos a su pie
alguien nos dijo: ¿Maravillas son estas de griegos o de persas?
Pregunta en voz más baja, respondimos;
procura refugiarte en este puerto
de los vientos contrarios de la mar

(Musa Ibn Shujais. Fines s. X)

Entre las muchas leyendas que rodearon al Cádiz medieval, estaba la del ídolo de oro que coronaba el templo de Sancti Petri. La dorada figura de Hércules se mantenía impasible desde la Antigüedad, en lo alto de su atalaya, vigilando un fin del mundo que ya había sido superado.

Cuenta la Historia que fueron muchos los que trataron de alcanzar al ídolo pero que el miedo a la venganza del semi dios y la imposibilidad material de llegar hasta él lo salvaron una y otra vez de ser derruido. Y la vieja estatua erigida por los fenicios -nuestro Melkart no es más que el egipcio Hércules- se mantuvo firme en su p…

Feliz día del Friki

Imagen

Diana Krall, Elvis Costello y Willie Nelson

Después de un viaje relampago y absolutamente demencial de solo dos días a El Escorial, hoy me van permitir que les deje un poco de buena música:

El ataque de los draconianos

Imagen
Robbel se habí­a transformado en un solo segundo. Los ojos de su enemigo parecieron salir de sus orbitas mientras los brazos del drow se convertí­an en plata. Iba a decir algo, pero justo cuando su boca se abrí­a, mientras su espada se dirigí­a hacia él, un golpe seco destrozó su abdomen, clavandole una lasca de su propia armadura en el pulmón. La daga chirrió estridentemente sobre la coraza del draconiano, mientras resbalaba sobre ella antes de abrir una fisura en el metal. El golpe sorprendió al guerrero, que no esperaba que una simple daga atravesara tan fácilmente sus defensas. El rostro del draconiano se congestionó según el aire comenzaba a escaparse por su costado. Buscó desesperadamente a su compañero, pero tan solo pudo ver como caí­a, envuelto en llamas, por la muralla exterior. Estiró su brazo hacia él, suplicando con la mirada que no le dejará solo con aquel ser, no tuvo fuerzas para empuñar la espada y cayó a los pies de aquel drow recubierto de plata.

Robbel observó a su …

Sir Arthur

Imagen
El 22 de mayo de 1859 nacía en Edimburgo Arthur Conan Doyle. Hoy se cumplen el 150 aniversario de la venida al mundo de este genial hombre que quedó oculto por sus propias creaciones.

Doyle estudio medicina en la Universidad de Edimburgo, comenzando a escribir cortas historietas para el periodico Chambers y Luink. Graduado, marcha a Portsmouth, donde intercala su labor como médico en su pequeña clínica, con los deportes: rugby y fútbol (siendo, por cierto, el primero portero que tuviese el equipo de la ciudad). Y, por supuesto, continará escribiendo.

Su vida, estuvo marcada por el infortunio. En 1885 contrajó matrimonio con Touie Hawkins, que moriría enferma de tuberculosis en 1906 después de haberle dado dos hijos. Pero Arthur siempre estuvo enamorado de la joven Jean Leckie, desde que la conociera en 1887 y con la que mantuvo un largo romance hasta que, tras la muerte de su primera esposa, formalizasen su realción.

Doyle fue, además, un reconocido espiritista y alguna de sus teorías re…

El origen de la escritura

Imagen
Desde que llegué a Ubi Sunt? he conocido a muchas personas y algunos personajillos. Entre ellos una autollamada la “Bruja de la UNED”. Una mujer singular, divertida a veces, insoportable otras. Las más, inesperadas. Recuerdo ir con ella en el coche, camino del yacimiento fenicio de Doña Blanca (El Puerto de Santa María), circulábamos felices por el Puente Carranza, cuando un grito no ahogado estuvo a punto de hacerme saltarme las defensas camino de la Bahía:

-¡Para!¡Para! Eso es Tiro, ¡Míralo! es Tiro... claro, claro.

Y mientras me golpeaba para que allí, en mitad del carril del puente, me parase. Cosa que no hice, claro. Aunque ella insistía mientras yo conducía y pensaba ¿Tiro?¿Tiro? Dos te pegaba yo a ti. Al final paré, en otro lado, sobre un puentecillo apartado que permitía una bonita imagen de la isla del Trocadero.

Pero nuestra lucha con la “Bruja de la UNED” no terminó ahí. Llegados a DoñaBlanca quiso subir a un cerro, para ver el “Mar Interior” que hoy es campiña jerezana. Allí …

San Servando y San Germán. Patrones de Cádiz

Imagen
Publio Elio Marcelo, centurión de la VII Legión Germina Pía Félix, nació en León, aunque Jerónimo de la Concepción llegase a decir que vio la luz en la siempre grande Gades, ciudad de los Balbo. Casó con Nonia, que le dio 12 hijos. Santa mujer donde las hubiese sufrió en carne propia, como madre y esposa que era, el castigo y dolor infligindo sobre sus hijos y esposo. Publio Elio Marcelo recibió la orden de marchar a la provincia africana de la Mauritania Tingitina, donde morirá degollado tras hacer pública su fe en Cristo y negarse a celebrar la fiesta del nacimiento del emperador Valerio. Su santa esposa subiría a los altares, junto a Publio Elio Marcelo, como mártir de la fe con la muerte más dolorosa posible: la que se produce por la pena.

Los doce hijos de Publio Elio Marcelo, más tarde San Marcelo, y Nonia seguirían los pasos de sus progenitores. Claudio, Lupercio y Victorio fueron degollados en León. Celedonio y Emeterio alcanzaron el martirio en Calahorra. Acisclo y Victoria, …

Guía del viajero no precavido (II)

Imagen
O como recorrer Europa en 15 días visitando Suiza, Alemania, Austria, Hungría, Eslovaquia, Polonia e Italia. Más otros países, de paso.

By Cathan Dursselev, Naty Mutambo, & Maríadel Monrri


Empezaremos esta guía por el final:

8º.- En Cádiz no hay trabajo y la gente se va fuera a trabajar. Quien tiene un amigo tiene un tesoro y en este caso, un techo. Si eres gaditano, recuerda: todos somos amigos.

En nuestro caso, nuestro amigo gaditano trabaja y vive en Zurich. Pero saben, no solo de techo vive el viajero. El buen amigo gaditano, además, es capaz de recorrer kilómetros y kilómetros de carretera en busca de sus otros amigos llegados de Cádiz. Así que recuerda, ya que vas a gorronear cama y techo, gorronea vehículo y chófer. Pero no seas tacaño. El gaditano de pro se “estira”: paga la gasolina a escote. Pero si tu amigo chófer viene con novia, se justo: cuenta con ella. Al fin y al cabo también ocupa asiento en el coche.

Una vez en la casa de tu amigo, y asumiendo que tiene coche, úsalo…

Experimento socio-gaditano

Imagen
El Hetero era peculiar. Muy peculiar. Y tenía un humor que a veces rayaba el absurdo. Pero que hacía nuestras delicias. Aquel día era uno de esos en los que mi amigo se encontraba inspirado. Es más, nuestro amigo, con ese humor peculiar, fue un adelantado a su tiempo. Lo recuerdo apoyado en la pared, en la calle Ancha, mirándonos con esa mirada picara que ya conocíamos.

-Vamos a hacer un experimento sociológico que sólo podría hacerse en Cádiz.

Y nosotros que, hasta que en el 2000 se estrenó Gran Hermano, no sabíamos que era eso le seguimos en su experimento. Nos apoyamos en el portal, junto al acristalado escaparate. En fila de a uno. Mirándonos y esperando. En ese momento el Hetero lanzó un

-A ver sí abren y reparten los...

Todos le seguimos el rollo, y durante un rato hablamos de el reparto de algo en aquella tienda cerrada.

-Si, es verdad, ya lleva una hora de retraso.
-Claro, como todos estamos esperando para conseguir uno.
-Se aprovechan de nosotros. Estoy harto de esperar.

Al final, a…

¡REVIENTA CARRANZA!

Subimos y lo celebramos:




Bajamos y lloramos:



y, luego, lo festejamos, porque el fútbol es risa, es diversión:



Y seguimos bajando para volver a subir. Esta noche ¡REVIENTA CARRANZA!



Porque ser cadista es mucho más que seguir a un equipo

Los tuneles

Imagen
Sarverius vio salir la flecha e intento actuar rápidamente enviando a su ghoul contra el arquero, pero la flecha ya había salido del arco cuando el ave se abalanzo sobre el infeliz guerrero, que cayó de las murallas. La flecha se clavó en un costado de Sarverius, que se vio obligado a retroceder hacia el borde de la muralla. Pero lo peor estaba por venir, un segundo virote impacto en el vampiro. No iba a morir por una simple flecha, pero el golpe fue terrible. Al igual que el arquero, también Sarverius se precipitó al vacío.... Pero su caída se detuvo a mitad de camino, en un pequeño saliente de la muralla utilizado para recoger el agua de lluvia. Rodó hasta el interior del aljibe. Sus ojos no necesitaron habituarse a la oscuridad para observar que la luz no entraba más que por un pequeño orificio, por el mismo por el que había caído el vampiro. No estaba herido, pero no había calculado bien su caída. Sarverius cogió la flecha con la mano derecha y con un golpe seco se la arrancó. Un …

Vidas que no merecían ser vividas

Imagen
El 9 de diciembre de 1946 comenzó en Núremberg el Juicio de los Médicos. Los 23 acusados, en mayor o menor grado, habían estado implicados en una operación secreta conocida como Aktion T4, que se inició en 1939 y que consistió en la eliminación de enfermos mentales, niños con discapacidades hereditarias y adultos improductivos. Bajo la premisa hitleriana de ser “Vidas que no merecían ser vividas” y bajo la idea de mantener la pureza de la raza aria.

En 2009 el gobierno español ha presentado una ley abortiva que permite la eliminación niños con discapacidades físicas y mentales. Una ley que, entre otras disposiciones, dispone que las mujeres podrán interrumpir su embarazo por malformaciones fetales que se descubran después de la semana 22 aunque la anomalía no sea incompatible con la vida del feto siempre y cuando éste padezca una enfermedad extremadamente grave e incurable.

Y uno se pregunta ¿no es el síndrome de down una enfermada grave e incurable? ¿que pasa con los niños que nacen …

La cocina

Imagen
-No veo yo esto. De verdad que no. Si ya lo tenéis ahí dentro ¿porqué no lo matáis y punto?
-No, Abadon, las cosas no son así. Hemos decidido cambiar las reglas del juego.
-¡Ah! De puta madre. Cambiamos las reglas. Hemos decidido.... ¡pero yo no he abierto la boca! Solo me queréis para usarme.
-Si- Daira, como siempre, muy franca.

Me miré al espejo mientras terminaban de arreglarme. No parecía yo. En nada. Pero he de reconocer que la cosa tenía su punto. Eché la melena atrás, observando el color rojo que las lentillas habían dado a mis ojos. Escuché al ínclito gritar desde el interior del cuartucho. El calor salía por las rendijas de la puerta por la que entraría cuando estuviese listo. Y el momento estaba a punto de llegar.

Atravesé la puerta y no pude más que sorprenderme por el cambio que nuestro club de lectura había experimentado. Sino supiera la verdad hubiera podido jurar, pardiez, que estaba en el mismo infierno. Caminé hasta el cartagenero, que estaba en el suelo, sudoroso. Los oj…

Ojos azules

Imagen
¡Mierda! El cartagenero lo ha vuelto a hacer. Ese ser despreciable y egocéntrico, ex reportero televisivo metido a escritor lo ha vuelto a conseguir. ¡Lo odio! Pero cada día estoy más convencido de que mi odio no es más que envidia, y de que la envida no es más que una cruel forma de admiración. Porque, ¡pardiez! he caído nuevamente en sus garras literarias. Con otro pequeño opúsculo, como ya caí años atrás con La Sombra del Águila, una de las novelas cortas mejor desarrolladas, más irónicas y entretenidas que he leído jamás. Y les aseguro que he leído más de lo que una vida social sana aconseja.

Soy ferviente seguidor de la novela histórica de Reverte, y tengo el gusto, placer y hasta deber de tener en mis manos solo primeras ediciones de su Alatriste (con la consiguiente cara de mosqueo de algún librero al ver como le devolvía la segunda edición del capitán). ¿El resto de novelas del ínclito? No, gracias.

Pero con Ojos Azules ha vuelto a llevarme hasta su terreno. En poco menos de 50 …

De doblajes y doblados

De un tiempo a esta parte he descubierto el placer de seguir las series en versión original -subtituladas, las más de las veces, he reconocerlo- hasta el punto que me resulta raro escuchar el español cuando estoy viendo alguna de ellas y no han sido rodadas en nuestra lengua patria.

No voy a ser tan estúpido de decir que no veo nada en español. Lo hago, por supuesto. Pero he descubierto ese pequeño matiz que hace que una serie sea realmente buena. Y es que, por muy bueno que sea el doblaje al español (que en ocasiones es magnifico) siempre se pierden detalles del original. Por no hablar el tema de las voces. La elección de una voz puede destrizar totalmente una serie. Algo que pasa, por ejemplo, con The Big Band Theory, una de las mejores comedias actuales. Nada mejor que un ejemplo gráfico:



Pero en español...




la voz de Sheldon es la de un pedante, no la del genio que es, inocente y casi infantil. Carente de maldad.

Algo parecido se puede decir de otras series. Una de las más maltratadas …

La niña y el perro

Imagen
Ella iba de blanco impoluto. Guapa como una novia el día de su boda. Pero no era una novia el día de su boda. Era gordita, pero estaba guapa con su traje de primera comunión. La primera vez que la vimos, correteaba por la calle. Feliz. Era su día grande. La segunda vez que la vimos, estaba sentada en un banco. Su madre le limpiaba el traje, que se había manchado a causa de las palomas y sus defecaciones. No lloraba. Pero ya no corría. Y entonces se acercó la mujer. Vestía chándal y zapatillas de paño. Y llevaba un perro de esos pequeños y feuchos que, como los gremlins con el agua, se multiplican por Cádiz últimamente. Se detuvo para ayudar a la niña y entonces ocurrió.

Nosotros ya habíamos dejado a la niña atrás. No vi su rostro. Ni siquiera sé si ella se dio cuenta. Pero la vieja del chándal y el perrito estaba junto a nosotros en un solo segundo. Y comenzó a hablar sin que nadie se lo pidiera.

-Es que él es así, sabes. Va por la calle muy tranquilo. Pero cuando me paro, levanta la pa…

La feliz mujer que no creía en el amor

Imagen
Cuenta la historia que la mujer que vivía en la casa era feliz. Tanto que no creía poder ser más feliz. Tanto que negaba la posibilidad de mayor felicidad. Cuenta la historia que algo cambió un día. Que el corazón de la mujer se convirtió en piedra. Cuenta la historia que una maldición cayó sobre ella: jamás amaría, jamás volvería a creer en el amor. Cuenta la historia que un joven bardo, trotamundos y ajado gentilhombre, llegó hasta la puerta de la casa en la que vivía la feliz mujer que no creía en el amor. Y ella le dejó entrar.

Cuenta la historia que el trotamundos acudía junto a la mujer cada vez que visitaba la lejana isla donde se elevaba la casa. Cuenta la historia que el corazón labrado en piedra por una maldición comenzó a resquebrajarse. Lentamente. Pausadamente. Sonoramente. Latía por cada rendija de la piedra rota. Y cada vez que el bardo acudía en su auxilio, otra lasca de dura piedra se desprendía del alma de la mujer feliz que no podía amar.

Y el bardo acudía cada vez má…

Las murallas del Oeste

Imagen
Todo parecí­a en calma en aquel lugar. Los soldados patrullaban por los caminos de ronda, mirando al interior de la ciudad, más que al exterior. Los ejércitos enemigos continuaban al fondo, casi en el horizonte. Silenciosos, callados, sentados en su campamento como quien mira las estrellas en una noche sin luna.

El capitán de la guardia, sin embargo, se mostraba inquieto. Habí­a algo en todo aquello que no le gustaba.

-No lo entiendo, Gilles. ¿Porqué no nos atacan por esta banda? Dicen que en la puerta norte el olor es insufrible, que esos locos están lanzando cuerpos mutilados de los infelices campesinos que no lograron llegar a la ciudad. En el resto, están lanzando de todo, y el asedio está en marcha. Parece como si quisieran tomar la ciudad en un dí­a, como si no quisieran que la noche les cogiera en la lucha. Y sin embargo esta muralla no ha sido tocada. Sigue virgen en esta maldita guerra.

Gilles lo miró sin asombro. Habí­a estado en muchas batallas, sobre todo con Fururlan…

El buen morir en el mundo tardo medieval gaditano

Imagen
El hombre medieval no separaba tajantemente muerte y vida. El cristianismo le había enseñado que la muerte era un momento de transición, de puente, un peaje hacia otra vida mejor. Por lo que la muerte era un momento más de los que debían vivirse en el paso por la existencia terrenal. Y aquí es donde los testamentos cobraban gran importancia ya que en ellos se dejaba consignada la voluntad de quien se sentía cercano a la muerte. A través de los testamentos podemos observar la idea que del final del ciclo vital tenía cada individuo, mostrando no pocas veces el miedo a lo que a vendrá después y, en el caso que nos ocupa -a caballo entre la Edad Media y la Moderna, en una sociedad plena y profundamente cristiana-, la esperanza de una vida futura junto a Dios. Desgraciadamente, el saqueo que sufrió el archivo gaditano en el asalto anglo-holandés de 1596 no ha permitido conservar ningún documento anterior a 1538. En este pequeño artículo, realizaremos un acercamiento a la preparación de la…

Fernando

Imagen
-¡Japuta!... hasta Carcassona… hasta la maldita Francia tuve que ir a buscar las flores de las narices.
-¿Y yo? Con lo tranquilo que estaba en el hotel, tuve que seguir a ésta –grité señalando a Daira- hasta el culo del mundo. Y pelearme con todos, por esa mierda de comida florida.
-¡EH!, lo que te ocurre es que no comprendes mi arte.
-Ni yo, ni Reverte, ni el 99,99 % de la gente que pasó por el bareto….
-Y lo peor –era Cecia, cansada de tanto fracaso- es que ese cabrón cartagenero ha sobrevivido.
-¿Cómo se iba a morir?... ¡joder! … los únicos que estuvieron a punto de espicharla fueron los médicos y fue de la risa. Y te lo digo yo que estaba allí echando higadillos. No como el inclíto, claro… que sólo expulsaba vinagretas.
-¿Vinagretas?... –Cecia miró a Nidia con odio.
-Si, vinagretas… ya sabés, esas flores amarillas que todos hemos comido alguna vez.
-Todos no, pisha, tu que eres una vaca.
-Gracias, Daira, yo también te quiero….


Nidia comenzó a reír mientras rascaba a Luna tras las orejas,y D…

La mujer del banco

Imagen
Ayer, justo ayer a eso de las nueve de la noche paseaba por Cádiz, por el paseo de Carlos III. Uno de esos lugares escondidos, que como el fuerte del que les hablaba ayer, es mágico. Caminaba sin pensar. Mirando una puesta de sol que se hace especial en ese rincón. Tanto que el eructo abrupto de una transeúnte se convierte en el croar de una rana transformada en princesa, no de cuento, simplemente, gaditana. Y la sonrisa vuelve a mi rostro, como casi siempre que paseo por Cádiz. Por el Cádiz viejo, que es el Cádiz real.

Observaba ponerse el sol. Majestuoso. Un dios que juega a su antojo con los colores del cielo y el mar. Que tiñe de rojo el horizonte hasta ocultarse en las aguas del Atlántico. Y el día se hace noche lentamente, bañando con su luz anaranjada los rostros en la balaustrada. En una banco, una mujer lee poesía. Pablo Neruda. Y el poema 19 de sus “20 poemas de amor y una canción desesperada” viene a mi mente.


Niña morena y ágil, el sol que hace las frutas,
el que cuaja los t…

El fuerte

Imagen
Recuerdo aquel lugar con especial cariño. Estaba cerca de la playa y lo habíamos tomado como nuestro cuartel general. Yo era un niño, un crío que aun disfrutaba pegándole patadas a una piña. Y aquel lugar parecía mágico. Hoy sé que es una cárcava, un lugar de esos por los que corre el agua hasta el mar. Para nosotros era un fuerte de tres plantas y cubierto. Gracias a las tupidas copas de los arboles el agua no entraba cuando llovía flojito. Mi prima y sus amigas tomaron posición de las zonas altas, Pepe Blas, Damián y yo de las bajas. Allí abajo localizamos a un grupo de gatillos. Jugábamos con ellos a diario. Siempre me gustaron esos bichos, tan limpios, solitarios e independientes. En parte siempre me he sentido gato.

Y en aquel lugar me sentía como uno más de la camada. Tanto que la simbiosis con los animales me hizo sentir picazón en el cuerpo. Recuerdo llegar a casa, temprano como niño que era, y comenzar a rascarme. Mis primos continuaron mi ritual. Nuestros padres nos miraron, …

El guapo

Imagen
Me gusta pasear por el centro de Cádiz. No lo puedo negar. Pasear por las calles del centro es una terapia de choque contra el aburrimiento o la tristeza. Me gusta pasear y sentir la ciudad. Sentir a sus gentes. Y, no sé porqué, eso no lo logro en la parte moderna. Pasear por las calles del centro me obliga a levantar la cabeza. A mirar a la calle. A los ojos de quienes se cruzan conmigo. Mientras camino hasta el centro suelo hacerlo escuchando música y mirando al suelo, o al mar. Cuando llego al centro levanto la vista.

Me gusta ver a la gente. El viernes, en los callejones de la plaza, una sonrisa me vino a los labios al ver a un hombre mayor. Elegante como sólo ellos saben serlo. Vestía con una chaqueta blanca, un pantalón rojo. Corbata oscura, pañuelo en el bolsillo superior y unsombrero pullandbearcubriéndole la cabeza. Caminaba con altivez, sin chulería pero sabiéndose aún guapo, como seguro lo fue de joven. Me saluda educado. Tal vez porque ha visto mi sonrisa. Se le ve feliz. C…

Mangüiti numero 3

Imagen
Cuando este blog que hoy leen nació, lo hizo con la intención de mostrar las cosas de Cádiz, desde una óptica peculiar, la mía. Poco a poco fue variando y en estos meses se han escrito muchas cosas: desde relatos históricos hasta fantásticos, pasando por humor negro elevado al absurdo. Algo de Historia y mucho de mis historias. Pero ya no importa que no sea lo que se pensó que fuese, porque las historias de Cádiz cuentan con una voz mucho mejor que la mía.

Molina Font ha escrito una obra sin pretensiones y, sin embargo, grande. Grande porque en sus pequeñas historias de lo cotidiano ha plasmado el ser de Cádiz. Puede que no el de hoy en día y es posible que los más jóvenes no comprendamos todo lo que se nos cuenta. Pero, aun así, y como dijo el magistral Antonio Burgos, La historia pequeña de Cádiz, es toda una Biblia gaditana. Para el de aquí y para el de fuera, que podrá conocer personajes y lugares de ayer y de hoy, tan singulares como sólo en Cádiz los puede haber. Macarti, el pad…

El abrazo del demonio

Imagen
Actaon observó al demonio. Había algo inquietante que, pese a todo, le tranquilizaba presentir, pues mientras mas supiese sobre qué, o cómo era su adversario, mas ventajas tendría....


-Soy, quien del destino hace la ley, y quien de lo que sucederá, produce el suceder.....Soy a quien buscas....soy hoy, a quien tu encuentras...... No necesitaras otra noche, pues bajo la luna que hoy nos impera, purificaras tu sangre gracias a su matizada luz...... No busques un escape, pues donde quiera que vayas, estaré justo a ti......

El Garou se agachó, apoyando una de sus rodillas en el suelo de la Plaza, para lanzarse contra el demonio. Su cuerpo comenzó a ensancharse aún más, en sus brazos creció el pelo, y sus dedos desaparecieron para dejar paso a unas gigantescas patas, con gruesas y marfiladas garras....Su cuello había desaparecido, para ser una parte mas delgada de su ahora ensanchado lomo, y en el lugar de su rostro, una enorme cabeza de incandescentes ojos color sangre, y una fauces estrid…

En pocas palabras

Imagen
Si dejas que se den cuenta de que sus palabras te hacen daño, jamás te librarás de las burlas. Si te ponen un mote, recógelo y transfórmalo en tu nombre

Tyrion Lannister
Canción de Hielo y Fuego