Ocurrió en el dos

Estaban los dos sentados tranquilamente. El uno junto a la otra. Ella más niña que él. Se miraban. Con las tiernas miradas de los que descubren por primera vez el amor. Dos señoras sentadas frente a ellos le sonreían. Como señalando la hermosura del amor quinceañero en primavera. Ella le pasó la pierna a él sobre las suyas. Él comenzó a acariciarsela tras levantarle el pantalón. Ella le besó y el respondió sonoramente. Nadie dijo nada. Y, entonces, llegó ella. Renqueante desde la puerta delantera. Pasó junto a muchos sin decir nada pero, al llegar junto a los enamorados, se detuvo y la miró con desaprobación. Se hizo el silencio. Y, entonces, ella dijo un simple:

-Shosho, te podías haber quita'o los pelos de las patas.

Comentarios

sempiterna ha dicho que…
Y se acabó la magia. Ay, Cathan, que me ha salido una carcajada de esas inesperadas. Jajaja.

Beso!
Cathan Dursselev ha dicho que…
Me alegro de que la carcajada fuese inesperada.... las esperadas son menos reales. Pero la magia no se ha acabado, acaba de entrar la primavera.

Otro beso.
Versus Die ha dicho que…
y digo yo, si tenemos pelos ahí, será por algo, no? quitárselos podría ser hasta peligroso!!!
^^

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera