Ir al contenido principal

II Fukunda

Decidimos leernos “Travesuras de una niña mala” de Vargas Llosa. Podíamos haber elegido otro cualquiera pero elegimos ese porque había varios en la librería. Y necesitabamos uno por cabeza. Y pese a su lenguaje rebuscado, no nos defraudó. Por eso acudimos con muchas ganas a casa de Nidia ,a comentar el libro y tomar unas copas. Allí fuimos desgranando cada trozo de página como si de una margarita se tratase. Algunas llorando identificandose con Ricardito. Otras riendose. La mayoría, bebiendo y comiendo como no puede ser menos en un club como el nuestro.

-Este sí que sabe escribir y no Reverte.

-Bueno, Cecia, tampoco es para ponerse así. Reverte tiene sus cosas bue…

-shiss, Daira, Reverte merece morir.

-Anda Nidia, no te pases.

-Que sí, que debe morir. Es más, creo que nosotras deberíamos matarlo. –Empezamos a reir con las ocurrencias de nuestra amiga. Pero su seriedada nos hizo darnos cuenta de la sinceridad de sus palabras –y creo que sé cómo: Fukunda.

No preguntén como, pero en tres días y pese a la crisis ecónomica que arreciaba en el país, Daira había logrado colocarse en un importante hotel. El mismo en el que Reverte solía encerrarse a escribir cuando venía a la ciudad. Y, para colmo, me había arrastrado a mi con ella. Yo, que había soñado con vivir del cuento me veía ahora trabajando por mor de la muerte de un cuentista. La vida es puta muchas veces y gente que quiere -y hasta necesita- trabajar, no lo hace y yo que no deseaba salir de las colas del paro lo hacía. Así que allí estabamos, Daira y yo, intentando adivinar que habitación usaría el ínclito en su estancia gaditana. Mientras Cecia y Nidia organiaban los pertrechos para acabar con su vida. Daira , creo que esa chica tiene algún poder sobrenatural, había logrado que le cambiasen desde la limpieza de los baños hasta las cocinas y, desde allí, comenzó a condimentar los platos de nuestro bienodiado Arturo. El rostro de Reverte se congestionaba a cada plato. Y las ventosidades consiguientes nos mostraban que el camino comenzaba a ser el correcto.

Por mi parte, logré llevar a las dos perversas mujeres hasta el habitaculo del padre de Alatriste. Esperando, eso sí, que nadie viese nuestra maniobra pues ya que había encontrado trabajo era una pena perderlo. En cuanto entramos en la habitación, Cecia acudió presta al excusado y después de cubrir sus necesidades más básicas -lavarse la cara- Buscó el lugar adecuado para verter los productos traídos. Todos debían reaccionar en el momento oportuno. “Fukunda” repetía Nidia. La perversidad brillaba en sus ojos como la alegría se reflejaba en la de Daira o la duda en Cecia. Los míos, imperturbables. Si ella decía Fukunda, yo decía sí. Exactamente igual que si hubiera dicho "Conejo de Pascua". Hechizado, tal vez, es posible. Casualidades o no casi todos los hombres acabamos haciendo lo que una mujer nos diga, aunque no nos de nada.

Y por nada nos libramos de ser pilados en la habitación. D. Arturo entró un segundo después de salir nosotros. Los olores en el ascensor nos indicaron que el farmaco usado por Daira estaba dando resultados. Lo vimos agarrarse el vientre mientras cerraba la puerta, soltaba un "cagoentó" para adentrarse en su antro de perdición. De su perdición, se entiende.

Pocos minutos después se escuchó una gran explosión, venída de la habitación del inclito.

-¡Cómo Fukunda!- gritó Nidia

-Fukunda no murió…-dije yo.

-Pero debió morir por como trato a Lilly…

-Sí pero….

-Ya veo los telediarios –dijo Daira riendo- Arturo Pérez Reverte muere por combustión de gases.

-¡Intestinales!-grito Ceca.

Comence a reír tras la afimación. Era absurdo. Pero lo habíamos hecho. Habiamos logrado que el inclito Reverte muriera de un pedo. O, por quedar más educado, de aerofagia….

Comentarios

Versus Die ha dicho que…
y... Reverte tiene conocimiento de esta especie de voo doo literario que practican con él? jajajaja
Cathan Dursselev ha dicho que…
Creo que no.... pero nunca se sabe.
mutambo ha dicho que…
jajajaajaaaa, pobrecillo...que muerte más ruin...
espero que tenga un gran sentido del humor, porque si no, mi querido catan, os veo con vuestra primera querella por injurias...
Cathan Dursselev ha dicho que…
uy.. no, sería la segunda. ¡No!, la primera, la otra era por atentar contra el derecho a la vida de un ser vivo humano. Aunque yo no intente matarlo, lo prometo. ¿lo he pensado alguna vez?, puede ser. Pero no lo lleve a cabo.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Elisa Serna -- Esta gente qué querrá

Llamaron de madrugada.
Toda la casa está en calma.
La madre les sale a abrir
arrebujada en la bata.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Preguntaron por el hijo.
El hijo duerme en la cama
y al oir las fuertes voces
de golpe se despertaba.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Lleva días sin hablar,
por las noches se inquietaba
esperando con temor
que una mañana llamaran.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

La madre nunca ha sabido
por lo que el hijo luchaba
y que en la Universidad
su compromiso afirmaba.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

No sabe cómo escapar,
el miedo le torturaba,
después de abrirse la puerta
él caerá por la ventana.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Hay momentos de tensión
nadie dice una palabra,
la madre que entra después
grita y llora desgarrada.
¿Esta gente qué querrá
que llaman de madrugada?

Llamaron de madrugada.
La ley una hora señala.
Muerto el estudiante está.
Fue un golpe al filo del alba.
¿Esta …