Brillan


Se ríe, pero la tristeza esconde el brillo de sus ojos. Llora de felicidad, y sus ojos brillan acuosos como si la pena escapase de su alma, entre lágrimas. Ya no ríe, sólo llora. No tiene nada, no necesita nada, no quiere nada. Pero sus ojos sólo brillan entre lágrimas que me desgarran. Trozos de su alma que se aferran a mi vida, hasta diluirla en lágrimas que acompañan a las suyas.


Comentarios

Versus Die ha dicho que…
es la vida, que pasa a estado líquido y se nos cae por las rendijas...
Cathan Dursselev ha dicho que…
Pues sí, eso parece. Al final, todos somos lo mismo.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera