Ir al contenido principal

El templo de Om

Con la llegada del sol, las tropas del cementerio volvieron silenciosamente a la tierra de la que no debieron salir. Las tropas enemigas continuaban frente a las murallas, vigilados por las omnipresentes figuras de Robbel y Actaeon. Otros héroes tomaron otra actitud. Tras la larga y agitada noche, Sasurai se habí­a acostado a dormir unas pocas horas, tan solo para ser despertado por el ruido de la maquinaria de asedio lanzando su carga contra las murallas de la ciudad. Saltó de la cama, se vistió y se preparó para salir, pues sin duda serí­a necesaria la presencia de cualquiera que pudiese empuñar una espada. Esbozó una cansada sonrisa de resignación y puso rumbo a las murallas, donde sin duda empezarí­a el combate. El enemigo debí­a disponer de escalas y torres de asedio dada la aparente envergadura del ataque, y con ellas podrí­a empezar a combatir aunque las murallas estuviesen en perfecto estado todaví­a.

El músico no gustaba de luchar para nadie, pero en esta ocasión estaba dispuesto a colaborar con la guardia de la ciudad, e incluso a hacer caso de las ordenes de los capitanes si le parecí­an razonables. Al fin y al cabo, ese serí­a el modo más efectivo de organizar la defensa. Desde las murallas, aprovechando la longitud de la cadena, tratarí­a de detener el avance y, de ser posible, hacer caer alguna de las escaleras que el enemigo pusiese para trepar hasta ellos. No pensaba hacer uso de sus poderes demoníacos mientras no fuese estrictamente necesario, ya que lo íºltimo que querí­a era llamar la atención por encima del resto de defensores. Siendo uno más, las posibilidades de sobrevivir serí­an mayores.

La defensa de la ciudad se ponía en marcha lentamente. Quarion sabía lo que se avecinaba, pero sabía también que para poder resistir el asedio hacia falta organización además de valor. El paladí­n convocó nuevamente a su montura y se dirigió rápidamente a la capilla de Om. Podía notarse la tensión en las calles, la gente se dirigía apurada en busca de refugios, los guardias trataban de controlar la situación, pero parecía que el pánico pudiera surgir en cualquier momento. Quarion se detuvo un momento frente a uno de los guardias.


-Compañero, avisa al jefe de la guardia que un grupo de voluntarios nos estamos reuniendo en la capilla de Om para organizar la defensa de la ciudad. Dile que venga tan pronto le sea posible, cada segundo es valioso en una situación como esta.

Dichas estas palabras el paladí­n apresuro a su montura y se dirigió velozmente a la capilla en construcción esperando encontrar allí a sus compañeros de aventuras para poder organizar un plan. Allí encontró a Setsuna que apenas unos momentos antes había llegado al templo de Om, se disponía a entrar en él para hablar con el sacerdote Soulforged al igual que Quarion, pero cuando se disponía a entrar nota la inconfundible presencia de Olayer, que era mas que bienvenida es estos momentos de necesidad.

Setsuna se giró y miró a la cara a su compañero, bastante tranquilo, pues ya estaba acostumbrado a estas situaciones.

-Lochk-reggaard nogard Olayer, parece que La Dama Fortuna así lo desea, pues no sera la primera ni la ultima viejo amigo, pero no nos quedemos aquí, entremos y veremos cuales son las mejores opciones, o las únicas

Setsuna hablaba tranquilo, con mucha serenidad y seriedad, mientras se disponía a entrar en el templo, seguramente en compañía de Olayer. El guerrero ciego se mostraba seguro de encontrar una solución. Olayer agradeció la llegada del Setsuna. Había llegado a la ciudad pocos días antes y ahora se encontraba sumido en una guerra que no era la suya. ¿Acaso era la de alguien?. Obligado a a luchar espalda contra espalda con desconocidos. Al menos, le pareció, Setsuna serñia de fiar.

-Lochk-reggaard nogard Setsuna. Que la Dama Fortuna proteja nuestro corazón y nuestro brazo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…