El hombre bueno.

En la pasada Cuaresma, D. Antonio Ceballos, Obispo de Cádiz, escribió una Carta Pastoral en la que invitaba a los cristianos a donar parte de su sueldo a organizaciones caritativas. Hubo quiénes hablaron de cantos de sirena por parte del Obispo. Nada más lejos de la realidad. D. Antonio ha practicado con el ejemplo y ha donando el 10% de su sueldo a Cáritas.

Algunos medios se han hecho eco de la noticia. Y, alguno, incluso ha preguntado con sorna si 120€ son de verdad el 10% de su sueldo. Y es cierto, no lo es. Es más. El obispo de Cádiz no llega a mileurista, aunque algunos crean que el poder de la silla episcopal es similar al del medievo. Y, además, D. Antonio, es un hombre sencillo. Es fácil verlo andando camino de su casa. Es fácil verlo vaciando sus bolsillos para dárselo a aquellos que lo necesitan, en eses mismo camino.

Se pueden decir muchas cosas del Obispo de Cádiz. Pero, quizá, la más importante, es que es un hombre bueno. Bueno de verdad. Quizá el cargo de Obispo parezca grande para una persona como él. Porque no parece un obispo. D. Antonio es más un cura de pueblo. De esos que siempre tiene un rato para escuchar a quien lo necesita. Que siempre tiene una sonrisa. Que siempre está dispuesto a dar. Y ahora, casi sin quererlo, ha dado mucho. Ha dado una lección a muchos, cristianos o no. Laicos o no. Jerarcas o no. Ya podrían aprender muchos cofrades que en estos días nos mostraran los nuevos estrenos de sus Hermandades y Cofradias.

Tal vez, con este gesto, D. Antonio haya hecho más por la Iglesia de Cádiz de lo que han hecho otros muchos en años. Por eso, desde este pequeño rincón: Gracias

Comentarios

Mariano ha dicho que…
Los cofrades se gastan demasiado dinero en ponerle oro a los pasos. que trabajen mñas por los pobre sy menos para su egocintrismo particular.

son parte del mal de andalucia

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera