Ir al contenido principal

Los Pavos Reales (2004)



Popurrí

La historia comienza el día
que la reina de Castilla
con pasión se enamoró,
de un muchacho inteligente,
buena gente, competente,
una persona excelente,
elegante y guapetón.
Lo de menos es que era el rey de Aragón…

Aunque ella no sabía ni leer ni escribir,
luego demostró la historia que sabía latín.
‘Pal’ estudio nunca es tarde,
ella puso de su parte
y al cumplir los treinta y uno…
se leía sin ayuda el “misho uno”.

Y ya en la luna de miel,
Isabel cogió a Fernando
y pasaron ‘to’ la noche
tanto monta, monta tanto.
Todo el Reino de Aragón
entró dentro de Castilla…
hasta la campanilla.

De este matrimonio nace,
de entre otros hijos, Juana La Loca,
que por su forma de ser
la pobre iba de boca en boca.
Ella que era ‘mu’ beata
y le tiraba lo religioso,
hasta que llego ese día
y conoció a Felipe El Hermoso,
y a la llamada de Dios… Juana le colgó.
Se casó muy feliz,
pero al poco tiempo después
le daba en la nariz
que Felipe le era infiel.
Se escuchaba en palacio “que viene Felipe”
culito a la pared….
Y ya se dio cuenta Juana
de quién era su excelencia,
porque las doncellas le hacían la reverencia
pero mirando ‘pa’ preferencia…
Juana quedó embarazada
porque, a pesar de todo,
ella seguía enamorada.
Un día estando en una fiesta,
le entró un retortijón,
y cuando estaba en el water,
le vino una contracción.
Cuentan que su majestad
tanto tuvo que apretar,
que pensó que eran gemelos…
pero vinieron al mundo
un mojón y Carlos I.

Y así vio la luz
quien luego sería
el más grande del mundo entero.
El mojón no, ¡eh!, Carlos I,
que fue educado
para que fuera un digno heredero.
Luego se comprometió
y en su prima se fijó.
Aquello para el clero
resultaba tan inmoral,
que el Papa fue a verlo y le dijo:
“¿Con tu prima te vas a casar?
vas a llevar tras tras…
que es sangre de tu sangre
que te corre por las venas…”
Santidad… mi prima está ‘mu’ buena.
Y este grandioso rey,
lo tuvo todo en la vida…
‘po’ más grande fue la caída:
la guerra, el hambre, la miseria,
lo llevaron a la depresión,
y ya cansado, aburrido y decepcionado… abdicó…
‘vamo’, que lo mandó al ‘carajo to’.
Antes de que entrara en una depresión,
antes de que su reinado se fuera a pique,
Carlos I tuvo un hijo varón…
¿Y saben como le puso?
Felipe.

Felipe II se casó
con María Tudor,
que le ponía las pilas.
Si hubiera nacido niña…
le hubiera puesto Alcalina…
pero como tuvo un pibe
¿sabéis como le puso?
Felipe…

Después Felipe III
también tuvo su heredero,
dudaban entre ponerle
Eduardo o Enrique
¿y saben como le puso?
Felipe…

Y luego Felipe IV
tuvo un hijo que era un flipe
¿y saben como le puso?…
‘po’ no, le puso Carlos II
y se quedó con ‘to’ el mundo.

A este Carlos II
llamaban el hechizado…
que forma tan diplomática
de decirle ‘encarajotado’.
Con él la casa de Austria,
en España terminó
y llega desde la Francia hasta la España
el primer Borbón.

Felipe V sería
el primero de los Borbones,
enseguida potenció
la industria de la hojaldrina,
las ensaimadas y los alfajores…
…no he dicho nada de polvorones.
Más tarde tres hijos suyos
llegarían al poder,
Luis I, Fernando VI y Carlos ‘tres’…
¿Carlos tres? …
es que tercero no rima bien.

Como dice el refrán
“a rey muerto rey puesto”…
‘po’ después de Carlos III
viene Carlos IV…
por supuesto.

En Francia estalló por entonces la revolución,
y Carlos, asustado con la guillotina,
se hizo coleguilla de Napoleón…
y una manchita en el pantalón.
Su hijo, Fernando VII, se enfadó,
hizo un motín y lo destronó,
pero enseguida Napoleón
al padre y al hijo los citó en Bayona
y les dijo: “dame, trae ‘pa ca’ la corona,
vamos a echarlo a suertes,
tu pares, tu nones… y la corona…
‘pa’ mis cojones.

Mientras Pepe Botella reinó
Fernando seguía en Bayona, prisionero,
y cuando a España volvió
lo coronaron de nuevo.
Cogió las Cortes de Cádiz
y se las pasó por alto.
A la hora de la sucesión
Fernando no tuvo valor,
Fernando tenía una Infanta,
pero claro había un problema,
reinaban los príncipes no las infantas…
y dijo: “¿qué hago? ¿qué hago?..
‘po’ cambio la ley,
‘pa’ que en vez de un príncipe
reine una Infanta,
que eso no es trampa”

A que reinara una mujer,
se negaban los carlistas,
Isabel le decía enfadada:
“¡asqueroso, machista y machista!”
Y ‘pa’ que no faltara de ‘na’,
Isabel se casó con un hombre,
que dicen, que dicen, que era homosexual…
el Duque de Cádiz..
¿De Cádiz…? Me cago en la mar

Amadeo I de Saboya,
tres años estuvo de rey,
rascándose… rascándose
punto y coma.

Alfonso XII perdió
las colonias importantes…
menos mal que nos dejó
el desodorante.
Su hijo, Alfonso XIII,
fue rey desde que nació.
Menos mal que nació sin corona…
si no, a la mama, el mimi,
se lo desmorona…

Y aunque Franco hizo pensar
que esto era el final del cuento,
larga vida a Juan Carlos I y Felipe VI,
Y ustedes lo vean, por supuesto…
Gracias por su atención,
esta historia se acabó.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…