La calle Nicaragua

La calle Nicaragua es una de esas calles de Cádiz que es más calleja que calle. Estrecha y con poca luz, dudo que alguna vez el sol haya rozado su adoquinado suelo. Está situada en una esquina de la plaza Candelaria, junto a la calle Santiago. Ahora, cuando la recorro, mis sentidos parecen engañarme y llevarme a una época pasada. Cuando la calle olía a serrín y madera recién cortada. Por alguna extraña razón, aquella calle, sus olores, me evocan a Cádiz. Pese a que nada tiene que ver ese peculiar olor a madera con nuestra ciudad marinera.

Pero, cuando estoy lejos y huelo a madera, barniz y serrín, la mente me retrae a muchos años atrás. A aquella calleja oscura y sus carpinteros. A la mano de mi abuelo, que me recogía de la parada de autobús en Canaleja y me llevaba a su casa en Doctor Dacarrete. A infancia, a calles llenas de niños jugando en plazoletas limpias y sin rejas. Al Parque Genovés, a la Alameda. Olores que nada tienen que ver con aquella calleja. Pasajes de una vida pasada y feliz, de una ciudad vista a través de los ojos de un niño y su abuelo.

Hoy la calle no huele a nada. Como la propia ciudad que ha perdido su olor y su encanto. Pero, a mí, aquel viejo recorrido sigue oliéndome como siempre, aunque ahora las puertas estén cerradas, como casi todas en Cádiz. Aunque hace mucho que mi abuelo no me dé la mano.

La calle Nicaragua, siempre será la entrada a un mundo ya perdido. El de la vieja Cádiz que se derrumba a cada paso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera