El tornado gaditano

El fin del mundo se acerca. El clima está cambiando y hasta tenemos tornados en la ciudad… fiuuu que de viento ¿no?. Los colegios, cerrados. Las facultades, cerradas. Mi trabajo, cerrado pero conmigo dentro porque soy masoca y me fui a trabajar. A la hora en la que escribo esto (las 18.08h) el viento no ha hecho acto de presencia, pero las calles se encuentran casi tan vacias como las colas de altas en la Seguridad Social.

Pero la cosa es que la guasa ya ha corrido por las calles y los foros. La prensa contraataca. Diario de Cádiz avisa de tornado desde las 2 de la tarde e invita a los gaditanos a quedarse en casa… y eso han hecho casi todos. Pero La Voz de Cádiz advierte: el anuncio de un tornado imprevisible causa el caos en Cádiz. Y así debe ser.

Tanto caos que yo, que podía haberme quedado en casa como cualquier gaditano normal, me he venido al trabajo. Pero como el edificio está cerrado y ningún investigador que se precie saldrá a la calle, aprovecho para escribir esta segunda entada de hoy y, de paso, para leer un poco de la Divina Comedia de Dante en una edición ilustrada de 1718. Ventajas de ser bibliotecario y bibliofilo.

Que les aproveche y que no les lleve el viento.

pd. ¡Viva Maleni!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola paisano:

Encontré tu blog por casualidad y aquí dejo la huella de mi paso, y además, guardo en mis favoritos la dirección de tu espacio.

Vaya tela con el tornado ¿verdad?, y lo malo es que, como no vino, no le pudimos poner nombre :(

¿Que tal le hubiera quedado "Tornado Rebequita"? ;)

Por cierto, no soy anónimo aunque lo ponga en el encabezamiento, aquí dejo mis firmas.

http://www.youtube.com/user/DePuertaTierra

http://pasionporcadiz.spaces.live.com/
Cathan Dursselev ha dicho que…
Bienvenido a esta tierra de locos, pasaré por tu sitio -y no como nuestro tan esperado tornado, sino de verdad-para ver quien se esconde tras el anónimo gaditano.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera