Ir al contenido principal

El archienemigo

En la vida todos tenemos amigos. Algunos más, algunos menos. Pero, por lo menos, todos podemos decir que tenemos un amigo. Aunque sea, como mi novia o mi divinidad, imaginario. Lo que no todos podemos decir es que tenemos un enemigo a perpetuidad. Un archienemigo que nos trae por la calle de la amargura, y al que dispararíamos a bocajarro a la primera oportunidad que se diera. Y yo, que tengo un archienemigo de esos, aunque jamás le dispararé porque mi pacifica existencia me lo impide, se lo bonito que es.

Ya sé que dirán que es imposible hablar de belleza en una enemistad. Pero lo es. Porque la enemistad congenita nos hace mejores. Nos hace intentar ser mejores que nuestro defenestrado archienemigo que, en no pocas ocasiones, comenzó siendo amigo. Mi archienemigo es quién es. No lo diré. Compartimos mucho y fuimos amigos un tiempo, un par de años. Pese a que otros con los que también hice amistad me recomendaron que no me acercase a él. Sin embargo lo hice, y algunas de sus historias las han leído aquí.

Poco a poco nuestra amistad se tornó en rivalidad. Los dos elegimos el mismo campo de acción: el medieval. Los dos contamos con un mismo maestro, que al más puro estilo Obi Wan se encontró con que uno de nosotros –no diré quién- cayó en el lado oscuro de la fuerza. Los dos hicimos tesina y aspiramos a la Universidad –yo no he llegado a ella… aún- Los dos deseamos ser investigadores. Los dos pujamos por las mismas cosas muchas veces. Siempre los dos. Hasta que los dos nos convertimos en archienemigos.

Pero, sabe, esa archienemistad me ha hecho más fuerte. Más sabio. Mejor. Y supongo que a él también. Porque él se convirtió en mi meta a superar. Y creo que en no pocas ocasiones lo he conseguido. Y más importante aún, y al igual que pasa con los amigos, mi vida sin su presencia en ella pierde parte de su valor. Y ahora que él está lejos de esta tierra gaditana, echo en falta su presencia y me doy cuenta de que, en el fondo, más que mi archienemigo siempre fue mi amigo.

Comentarios

Versus Die ha dicho que…
en los enemigos ess en quien nos solemos ver reflejados.
oye Cathan, no escribas tanto, que me da envidia xD
Rosa ha dicho que…
¡Envenénalo! Una lengua afilada, un puñal bien clavado en la clavícula y unas gotas de veneno te ayudan a resolver las cosas sin pegar un solo tiro jijiji.
Cathan Dursselev ha dicho que…
¿Como voy a dejar de escribir?... ¿Sabes el tiempo que se tiene en una biblioteca?. No, seguiré escribiendo.

Y eso de envenenarlo no me va mucho. Demasiado sutil. Si algún día lo mato quiero mis diez segundos de gloria en "España Directo"
sempiterna ha dicho que…
Jajaja, para lo de España directo, avisa para verte, jajaja.

Sí que es verdad que uno se motiva con ese archienemigo donde los haya. Pero el problema viene si ese archienemigo al que tratar de superar todo el tiempo como una motivación es uno mismo...
Cathan Dursselev ha dicho que…
Na... eso sería muy retorcido. Ser Dios y el diablo debe ser cansino. ^^.

Y avisaré, si algún día aparezco en España Directo lo diré.
"Castellólogo" ha dicho que…
Quillo, pégale un tiro no sea tonto, pacífico de qué. Si quieres se lo pego yo. Hoy por tí mañana por mí.

Bueno, no hace falta ser un lumbreras para descubrir quién es conociendo el maravilloso mundillo gaditano. Te puedo decir que hay una diferencia fundamental: él es tonto y tú no.

Pues sí, el tonto ha llegado a la universidad pero ya sabemos cómo y a cuál.

Insisto, me pido lo del tiro, y eso que a mí no me cae, ni bien ni mal.

PD: Mejor este diseño de blog.
snake ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
snake ha dicho que…
Si estas algo indeciso sobre el diseño del blog, he escrito un pequeño artículo sobre como he editado el mio.

Un saludo
Cathan Dursselev ha dicho que…
Sí, castellologo, es quien piensas. A mi ya no me cae, menos después del intento de denunciar por atentar contra su vida de hace dos años (juro que sólo dije que no era Académico de la RAH, tal vez eso le provocase un infarto, pero no era mi intención).

Y respecto al diseño... me salió un muro y no sabía cómo quitarlo. Este no termina de gustarme, pero mejor que la pared de ladrillos. Miraré tu articulo Snake.
"Castellólogo" ha dicho que…
El puede ser académico de la RAH y aristócrata si quiere. Tu y yo podríamos querer pero no podríamos ser.

Él Puede.
Cathan Dursselev ha dicho que…
Cierto, pero prefiero no usar sus métodos para llegar. Al final tu y yo llegaremos a algo y él se quedará en nada.

Tiempo al tiempo.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…