Civismo en carnaval


Ya pasó el sábado grande de Carnaval y la noche, sin duda, ha dejado una huella imborrable en la ciudad. Noche grande, de fiesta, de diversión y, por supuesto, de civismo. Que raro era ver a alguien orinando en una esquina. No, la gente hacia pacificas colas ante los urinarios públicos para evacuar los fluidos antes consumidos. Nada de alcohol, por supuesto, todo el mundo con su Kas Naranja o su botellita de agua.

Las calles limpias, como los chorros del oro, eran baldeadas y limpiadas de basuras cada poco tiempo. Solo los papelillos y las serpentinas llenaban el ambiente, cargado de coplas de carnaval por doquier. Que bonito Carnaval, que bonita está mi Cádiz y esas cosas que se cantan.

Y es que ya se sabe, en Carnaval nada es lo que parece.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera