Carnaval y más

Bien sabe Momo, que no comparto su divino gusto por el Carnaval. Pero como dios y gaditano que soy, en estos días andaré con mi mortales pies por el centro de la vetusta ciudad de Balbo. O lo que es lo mismo, esos amigos que mi humana presencia tiene en el mundo terrenal, arrastran mi cuerpo mortal por las atestadas callejas locales. Siguiendo a ilegales chirigotas ataviadas con percheros, ahora, comparsas de moda, después. Mientras Momo, mi colega del Olimpo gaditano, se ríe de mí desde su atalaya de la Torre Tavira.

Por eso, en estos días en los que no me encontraré cerca de mi divina morada virtual, no puedo más que dejarle algunas de esas letras que llenaron de ritmo las calles, plazas y teatros de nuestra ciudad trimilenaria. Perdónenme los que, como yo, no gusten de eso. Pero escuchen lo que en ellas se canta, porque, entre otras cosas, podrán aprender Historia de España. O, porque no, la grandeza de nuestra Andalucía. Y como hay cosas hermosas y mundanas, que siempre merecerán tener su lugar. El miércoles volveré con ustedes. Sean lo que quieran en estos días, pero sean civilizados.

Por cierto, el relato ¡Lobos!, volverá la semana que viene.
Y que feo es el cartel de este año

Comentarios

Eterna aprendiz ha dicho que…
Que te lo pases fenomenal, Cádiz es mucho Cádiz...y no digamos en Carnaval.

Abrazos
Cathan Dursselev ha dicho que…
Demasiado carnaval, para mi gusto... pero bueno. Es nuestra semana grande, hay que disfrutarla lo que nos deje el trabajo

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera