Ir al contenido principal

A vista de pajaro

Sarverius había abandonado el lugar en el que se encontraba, había enviado al búho para que le informará del estado de la batalla, mirando a través de sus ojos para saber que ocurría en cada momento y lugar. Había numerosos guerreros de Frikigard batiéndose contra los esqueletos y los guerreros más experimentados. Pudo ver a Setsuna y notó su indecisión. El guerrero ciego, dudaba entre correr hasta el templo de Quarion o el Palacio Real, pero los sonidos que llegaban le indicaban que aquello no sería posible. Había escuchado lo que decían sus enemigos, y eso confirmaba sus peores temores: el ataque al cementerio no era más que una fachada. Pese a todo, pese a sentirse engañado y estúpido por no haberse dado cuenta se preparó para la lucha. Sabía de sobra que esa era la única posibilidad de supervivencia.

Volvió su vista a otro lugar y encontró a Nimrandir. El paladín apareció en una puerta cercana. Sobresaltado. Los gritos, llantos, pasos apresurados que resonaban en las paredes de la ciudad le habían despertado. Hacía poco que el elfo había vuelto a Frikigard, aquella misma noche, y desconocía o que había ocurrido días atrás. Intrigado, corrió escaleras abajo para precipitarse a la calle. La ciudad era un caos. Muchos corrían desesperados en todas direcciones, aparentemente tratando de buscar refugio. Algunos hombres y jóvenes intrépidos empuñaban armas. Otros tan solo estaban sentados, con los ojos abiertos de par en par, haciendo caso omiso del resto. El elfo intentaba hablar con alguien para averiguar que estaba pasando, pero nadie contestaba e incluso algunos le lanzaban miradas aterrorizadas.

La excepción parecía ser el clérigo Akad, cuya figura imponente guiaba a decenas de fieles hacia el templo de Heironeus. Lo propio parecía hacer un pequeño sacerdote hobbit, Quarion. Guerreros de diversas razas se dirigían a la plaza principal, algunos otros parecían ir hacia el cementerio. El elfo fue hacia las murallas, a ver si podía encontrar un guardia que le explicase todo eso. En efecto, había un pequeño grupo de soldados cerca de los lindes de la cuidad.

-Están atacando Frikigard- la voz del soldado estaba quebrada y sus ojos miraban al exterior de la ciudad.

Nimrandir se acercó a las almenas y comprendió que el guardia tenía razón. Ruidos metálicos, gritos y carcajadas provenientes de las afueras... una visita al tejado más cercano lo despejó de toda duda. Fue hacia los hombres, y les pidió que no cayeran en la desesperación

-Buscar a todos los hombres dispuestos a luchar que podáis encontrar –Sarverius sonrió al escuchar aquellas palabras resonando en su mente. El elfo se ponía al frente de la defensa de la muralla y lucharía por la ciudad.

Sus ojos, volando en la oscura batalla, vieron a otros guerreros enfrascados en la lucha: Actaeon, Robbel, Sha’ab, Evincar, Setsuna, Hook, Bloody… eran muchos los buenos hombres que estaban dispuestos a dar sus vidas en una guerra de la que nada entendían. No eran más que fichas en tablero de ajedrez movidas por manos ávidas de riquezas y de poder. Y, lo que era peor, de odio irracional entre dos hermanos condenados a vivir o morir el uno con el otro.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…