Patada en la conciencia

Hoy he conocido a una mujer que me ha cambiado la vida en muchos aspectos

Una mujer de 40 años que, con 30, decidió cambiar su vida para dedicarse a otros.
Una mujer que se marchó de su tierra a un confín perdido del mundo: Mozambique.
Una mujer que da su vida por los demás, con una sonrisa en la mirada.
Una mujer que dice recibir más de lo que da. Y da mucho.

Hoy he conocido a una misionera salesiana, Carmen Ramos, que lleva desde 1999 en Mozambique, trabajando con niños de la calle, con mujeres, con enfermos de Sida,... Alimentando las ansias de educación, de cultura, de comida de una comunidad necesitada. Una mujer como otras muchas, pero a la que he tenido cerca y que me ha cambiado la visión de algunas cosas.

Ella me hablaba de un grito africano por la supervivencia, mientras una joven periodista pagaba con una cojera la penitencia de la crisis. Una crisis que no le permitía comprarse otros zapatos de una carísima marca.

Hoy, una mujer, monja y misionera, me ha pegado una patada en la conciencia y me ha recordado porque entré –hace ya diez años- a trabajar en Manos Unidas.
Hoy, una mujer, monja y misionera, me ha recordado que queda mucho trabajo por hacer. Y que yo, como miembro de Manos Unidas y ahora como Delegado, tengo que ser la voz que haga sonar ese grito en las conciencias de otros muchos gaditanos.
Hoy, como hace 50 años hicieron muchas mujeres católicas, yo le declaro la Guerra al Hambre. Porque combatir el hambre es un proyecto de todos. Porque solo nosotros podemos y podremos cambiar el mundo.

Comentarios

Lara ha dicho que…
¡Hola! he visto que has pasado por mi blog... ¡otro seguidor de los Lannister y los Stark (entre otros)! Ya no me siento sola jajajaja Bueno un saludo. Lara
Cathan Dursselev ha dicho que…
Hola Lara,

gracias por devolver la visita. Aunque lamentablemente he de decirte que no sigo a esos bastardos Stark.

Siempre preferí a ese contrahecho cabrón del Gnomo.
La Dama Blanca ha dicho que…
me alegra que la gente se preocupe...siempre he tenido la espinita de no "alistarme" en programas de cooperación internacional....estuve a punto de tirar para Sáhara...pero la familia no te lo pone fácil...la gente no te apoya en eso...el trabajo tampoco te permite marchar..y tienes que pagar las cosas que te atan a éste lugar...en fin, no es fácil, y creo que me va a ser harto complicado conseguir que mi familia y mi Rey acepten que me marche una temporada a algún lugar donde pueda existir un peligro...

me alegro que algunas personas puedan lograrlo...a mí me daría una gran satisfacción...lo que siento ahora es que dejo algo en el tintero.

besos

LDB
Cathan Dursselev ha dicho que…
Personalmente también llevo tiempo pensándolo. Es posible que tenga posibilidad de ir este año, pero no será como voluntariado sino para ver in situ los proyectos llevados a cabo.

Pese a todo, si he tomado una decisión clara. En cuanto mi trabajo sea fijo -y pueda pedirme una excedencia sin miedo a perderlo- iré un año a Mozambique o allí donde me envíen los que de verdad saben del tema.

Antes, además, toca formarse.
La Dama Blanca ha dicho que…
ya ves, el trabajo y la hipoteca atan mucho.
Cathan Dursselev ha dicho que…
No somos más que esclavos de la sociedad en la que vivimos. Nos creemos muy libres y el dinero nos ata más que cualquier cadena.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera