El descanso del loco

Me he ido dos días. Lo necesitaba. A encerrarme con mi libro, mis películas y mi chimenea. Así que este fin de semana os dejo música, algo para pensar y el relato ¡Lobos! -entre otras cosas para evitar que el viejo perro de Acta cruce el charco en mi búsqueda-. El lunes volveremos con renovados bríos y, espero, con menos locura. Que mis amigos empiezan a asustarse cuando les digo que hablo con viejos y difuntos reyes. O con militares que años ha caminaron por los pasillos de lo que hoy es mi trabajo.

Y tampoco queremos que la gente vaya por ahí recomendándome psiquiatras. Bastante médico tengo ya con mi endocrino.

Que el fin de semana os sea leve y el Cádiz vuelva a la senda de la victoria el domingo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera