Ir al contenido principal

El Niño de Marte

El sábado, sabiendo lo que nos esperaba con la noche futbolera del siglo, me fui al videoclub con la sana intención de coger El Diario de Noa. Película de la que todo el mundo me habla bien pero que no vi en el cine en su momento. Pero parece que no fui el único con la misma idea, porque la película estaba cogida. Así que dí una vueltecita por el local, buscando algo que me llamará la atención. Y lo encontré: El niño de Marte, de Menno Meyjes, con John Cusack. Les aseguro que Cusack no es de mis actores preferidos, pero en esta ocasión me ha convencido. Ha logrado llegar a conmoverme en su papel de padre adoptivo de un crío con problemas. Una historia dura, contada con ternura y hasta con algunos toques de humor. Tragicomedia en estado puro. Viéndola no se puede más que sonreír con los bailes de Dennis –el niño marciano-, o con alguna de sus excentricidades: su paraguas, su kimono, la crema solar que le deja la piel totalmente blanca. Pero, poco a poco, se va notando el drama que se esconde tras la sonrisa. Un niño triste, que se aísla en su caja de cartón huyendo de la soledad. Del abandono sufrido, pero también de la crueldad de los compañeros. Dennis es un niño con una inteligencia superior a la media, pero un niño. Y en su búsqueda de una explicación a lo ocurrido decide que viene de otro planeta –Marte- y que tiene una misión en este mundo: estudiar a los humanos hasta que vuelvan a buscarle.


Ante esa situación David Gordon –J. Cusack- comienza agobiarse, pero con el apoyo de su hermana y de una amiga intentará sobreponerse y luchar por lograr la adopción definitiva de Dennis y, aun más importante, que el marciano se abra a los demás y reconozca su humanidad. David Gordon logrará superar la adversidad, siguiendo una máxima: Nunca, nunca, nunca, nunca, nos rendiremos. Y así, sin rendirse, con paciencia y mucho cariño logrará lo que parecía un imposible, que Dennis se convierta en un crío normal.


Como les digo, una película sencilla que se basa en la simpleza del amor paternal. Del amor que nace del corazón. El amor de unos padres por un hijo adoptivo. Hijos nacidos del corazón y el deseo, de una necesidad mutua de cariño. La distribución de la alegría compartida y, también, un acto de justicia con muchos de esos niños abandonados por mil motivos diferentes. Una película sin pretensiones, sencilla, escondida entre otras muchas. Y, sin embargo, excepcional. Por la historia, y por la actuación de un Cusack que aporta naturalidad y credibilidad.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera

En 1339 el rey de Ronda y Algeciras, Abdul Melek, decidió cercar Jerez de la Frontera, por entonces principal ciudad del bajo Guadalquivir (con permiso de Sevilla, cabeza del reino y, casi, de toda la Península). El príncipe tuerto –pues así apodaban al de Ronda- asoló la campiña jerezana y cerró su tenaza sobre la ciudad obligando a los vecinos de la villa a enfrentarse en desigual batalla. En aquellos años se encontraba en Jerez Diego Fernández de Herrera, que había estado cautivo varios años y conocía el idioma y las costumbres de los moros. Así que, bien por venganza o por ese heroísmo extraño que a veces surge en el corazón de los hombres, se presentó voluntario para adentrarse en el campamento enemigo y asesinar al príncipe tuerto. Disfrazado de moro cruzó el río Salado y se internó en el campamento enemigo, esperando que los jerezanos lanzaran un falso ataque que hiciera a los moros salir de sus tiendas y continuar la lucha. Al amanecer de esa misa noche, los de Jerez pusiero…