Ir al contenido principal

Catandur

Últimamente mucha gente me pregunta que es CATANDUR, aparte del nombre de este blog, claro. Así que, después de meditarlo, he decidido explicarlo de una vez y para todos. Catandur no es más que Cathan Dursselev, nombre que uso yo -Javi Fornell- en internet en no pocas ocasiones, es decir, siempre que no quiero que sea mi verdadero nombre el que aparezca. Porque en internet nada es lo que parece y no siempre es bueno dejar el rastro de uno por ahí.


Pero intuyo que decirles esto les deja indiferente, así que supongo que, después de explicar la obviedad de que es el nombre de mi blog, algunos seguirán preguntándose quien es Cathan Dursselev. Así que les explicó, porque todo tiene su razón. Cathan, seguro que alguno ya lo sabe, es el nombre del personaje principal de la trilogía Aquasilva, primer libro de literatura fantástica no tolkiana que alguien tuvo a bien regalarme. Curiosamente la misma persona que puso en mis manos el primer libro de Harry Potter, aun no traducido al castellano y lejos de ser el gran monstruo mediático actual. Así que sí, mi nombre de guerra viene del vizconde de Lepidor.

Y Dursselev no es más que una seña de identidad. Algo que hace que cualquiera de mis personajes en Internet pueda ser relacionado con Hathaltoy –mi otro yo- que no es más que Ataulfo, mi personaje en Aquelarre –el gran juego de rol de Ricard Ibañez-, frikalizado, por supuesto, pero Ataulfo, un pobre villano y uno de mis más queridos personajes que acabó por convertirse en mi nombre de guerra en el mundo del rol, dentro y fuera de el mundo virtual.


Pero Dursselev es algo más. Todos ellos tienen algo en común, puede ser un tipo frío, calculador e inteligente. O muy violento en ocasiones, pero que puede a llegar a ser un ser tierno y romántico, hasta dulce. Puede ser un ratón de biblioteca, que domina el lenguaje y la palabra, que prefiere la elocuencia a la violencia. Que se muestra sumiso si es necesario, pero cuya libertad le hace estar más allá de cualquier dominación. Y siempre atormentado. Con un pasado duro y cruel, que le hace ser lo que es. Es un personaje que cambia de piel. Hathaltoy es serio, disciplinado, poderoso y respetado. Cathan es frío, violento y tierno a la vez, y con algún rasgo de pesimismo en su vida. Y Jazzal es el ser perturbador. No es frío, ni calculador, ni respetable. Jazzal es un borracho, un ser despreciable de los que no deberían existir, pero que existe y que yo represento en un mundo donde todo el mundo cree que sus personajes son y deben ser fuerza del bien, o del mal. Jazzal no es lo uno ni lo otro: solo un hijo de puta común.

Pero ni Cathan, ni Jazzal ni Hathaltoy viven mi vida ni yo vivo por la suya, sin embargo son parte de mí aunque no se parezcan a mí. Por eso hoy he explicado que es CATANDUR, pero también les recuerdo que, aunque yo sea Cathan Dursselev en este lugar, mi verdadero yo es Javi Fornell. Y ni soy un loco que se cree dios ni un farsante redomado. Todo lo que leen aquí forma parte de mi vida. Ha ocurrido realmente, aunque algunos personajes como el Hetero se escondan de tal forma que jamás sabrán quien es. Pero esa es la riqueza de blog como este: permiten mostrar la realidad desde la perturbada mente de quien lo escribe.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.