Ir al contenido principal

Cadiz y el monopolio con Berbería

Mucho se ha hablado del monopolio comercial que Cádiz ejerció sobre las Indias. Pero poco o muy poco sobre el que realizó varios siglos antes sobre Berbería. Desde la llegada de Alfonso X a Cádiz la ciudad se convirtió en puerto de entrada de productos africanos y los comerciantes locales, acompañados de genoveses y catalanes, comenzaron a explotar las riquezas del sur.

Por el puerto gaditano entró la mayor parte del oro proveniente del África negra -los datos de un solo año en la decada de los 80 del s. XV en Valencia hablan de que un 75% del oro envíado a Italia era gaditano-. En este negocio debierón participar activamente los marinos gaditanos, como parece deducirse de la prohibición realizada por la Corona de navegar hasta el recién descubierto país de Mina de Oro, que a fines del s. XV se estableció sobre los marinos gaditanos, sevillanos y onubenses. Lo que dejaba clara esa participación y el miedo de la corona de que el oro del nuevo país descubierto no pasará por sus manos, como si lo hacía aquel que desde Sudán llegaba en caravanas hasta el norte de África y desde allí hasta Cádiz, único puerto de realengo de la zona.

Pero el oro no sería el único negocio productivo realizado en la ciudad que se convirtió pronto en uno de los principales mercados de esclavos de la Península. Hasta la ciudad llegaron esclavos provenientes de Berbería, del África subsahariana y, posteriormente, de las Canarias. Pero también entraron por Cádiz otros productos: trigo, caballos, especias, orchilla,…. Que se unían a los propios locales para abastecer el mercado interior y comerciar e intercambiarse en las rutas entre Italia y el Norte de Europa, que también encontraron en Cádiz una parada obligada.

Curiosamente, algunos de los productos traídos desde el norte de África y que se usaron para el comercio interior -aquellos que se mandaban a las ferias castellanas-imitaban a los realizados en el norte de Europa e, incluso, exsiten datos de la venta de productos de baja calidad que imitaban ropas y pieles bereberes. Parece, una vez más, que en Cádiz el negocio primó sobre la "legalidad" como se demuestra con la venta de armas y trigo a Berbería. En ocasiones aprovechando las clausulas reales que obligaban a la vecina Jerez de la Frontera a vender trigo a la ciudad. Trigo que, en ocasiones, salía ilegalemente hacia tierras enemigas.


El monopolio norteafricano

El negocio llegó a tal nivel que los Reyes Católicos, durante el breve periodo que la ciudad pasó a manos de Rodrigo Ponce de León, trataron de romper un monopolio comercial que se daba de facto. Motivado, entre otros factores, por la presión de la Corona portuguesa que veía peligrar sus factorías norteafricanas –Ceuta y Melilla que, además, dependían para sus subsistencia del abastecimiento gaditano-. Pero la presión gaditana y la tradición se impusieron a otros interés comerciales y, finalmente, a fines del s. XV, los Reyes Católicos decidieron instaurar un nuevo monopolio, ahora sí oficial, que obligaba a que todo producto proveniente de la Berbería, debiera descargarse en Cádiz y pagar los tributos correspondientes en nuestra ciudad. Se sentaban así las bases de lo que luego ocurriría con América y que tan provechoso fue para la vieja Gades.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.