Ir al contenido principal

¿Malvado?

Hay gente buena, gente malvada y gente que comete actos malvados sin saberlo. Yo no sé de qué tipo de gente soy pero si sé que no siempre he actuado bien. En ocasiones porque mi carácter es superior a mi razón. Intento evitarlo, pero en ocasiones es más fuerte que yo. Ayer mismo tuve un brote de esos, en los que cualquiera que pase por delante de uno puede ser víctima de mi estado. Y ayer lo pago el jefe de conserjería de la Facultad de Medicina. Me habían pedido que dejase unos carteles allí pero el hombre se negó a cogerlo y me hizo subir hasta un despacho en el que no había nadie.

Al volver a bajar se lo dejé, con buenas formas y maneras, y él –como buen funcionario- se negaba a dejarlo en el casillero correspondiente y comenzó a gritar que las cosas no se hacen así. Yo le respondí que no era más que un mandado, que estaba haciéndole un favor a la profesora, que tenía una reunión importante y que ya llegaba tarde.

-Soy el jefe de conserjería, díselo a quién te ha mandado traer esto. Las cosas no se hacen así.- me gritaba mientras intentaba abrir un sobre que llevaba con otras cosas mías, por supuesto con mi oposición.

Al final, acabé saltando. Intento razonarlo todo, más de lo que debiera incluso. Pero hay cosas que me sacan de quicio. Me saca de quicio no hacer nada, me sacan de quicio los incompetentes y los que padecen de carguitis… Y me saco de quicio yo mismo con mi genio. Al final mande al hombre al carajo, con todas sus letras, mientras los estudiantes miraban sorprendidos la escena. Ahora me pregunto si debería ir a disculparme… y eso hace que me plantee que tipo de persona soy. De la buena, de la malvada o, simplemente, de la que hace las cosas mal, habla más de la cuenta y deja que su genio se imponga a la razón.

Comentarios

Eduardo Flores ha dicho que…
No hombre no. No se fustigue usted señor Fornel. Mire, por estas tierras hostiles de hormigones, alquitranes y aceros, existen ese tipo de criaturas de cara compungida. Su trato al publico, más se parece a como si éste debiera su existencia a meterle el dedo en un ojo. Otra cualidad característica es su gran servicio al ciudadano. Esto es, uno hasta hasta los güevos de una existencia de mierda: el ibi, la luz y el agua, la zona azul, la hipoteca,... de repente, en mitad de ese miserable eufemismo que es una sonrisa cortés, alguien pulsa la tecla y te dice "no no, eso no lo hacemos aquí" o "tiene usted que volver mañana" o, después de haber esparado cola durante tres cuartos de hora, te indica "tiene usted que ir a esa mesa de ahí" señalando mesa contigua a la suya, con su respectiva cola. No tema señor Fornel por la ética, ellos están ahí para eso: se les muela a palos verbales y dedicados males de ojo.

Un saludo a la deidad,
Eduardo Flores.
Cathan Dursselev ha dicho que…
Un mal día lo tiene cualquiera. Seguro que el hombre no tenía culpa de nada, el solo es un funcionario que cobra por dejar el cartelito en un casillero.

No debí enfadarme por eso, no debí gritarle. No debí mandarlo al carajo. Ahora, eso sí, las formas no las perdí del todo: siempre le llame de usted.

Y tienes razón Eduardo, mañana volveré para insulutarle... otra vez ^^... la verdad es que descarga.
Eduardo Flores ha dicho que…
Me acabo de dar cuenta de lo gracioso que resulta eso de "vayase usted al carajo". Es realmente bueno. Paradójico en cualquier caso.

Una vez más, reverencia respetuosa,
Eduardo Flores.
Cathan Dursselev ha dicho que…
Yo es que siempre he sido muy educado. Una cosa es insultar y otra perder los papeles... pero ahora que lo dices queda raro.
Jose Joaquin ha dicho que…
No hombre. Hay gente a la que nos conviene tachar de malvada, gente a la que nos conviene tachar de buena, y gente a la que nos conviene no tachar de nada. Pero el bien y el mal sólo existe en las novelitas fantásticas y en las películas de Hollywood.
Nadie actua por maldad, sino por razones más profundas.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Tú no eres de Cádi' ni na'

Esto que voy a decir no es muy usual en mi tierra. Pero es mi realidad, única e intransferible. Soy gaditano, sí. He nacido en esta tierra y la amo como pocos. Me gusta su historia, su cultura y su gastronomía. Su mar y su monte, su bahía y su provincia. Hasta soy cadista de corazón y carnet: pero no me gusta el carnaval. No, al menos, el que ahora vivimos.

Me gustaba cuando íbamos a escuchar coplas, sabiendo que estos tres días eran los únicos en los que podríamos hacerlo. Me gustaba cuando el Carnaval era Carnaval y no una especie de cáncer que se ramifica por el día a día de mi ciudad hasta cubrirlo todo. Desde batallas de coplas en agosto, hasta el carnaval de julio, pasando por festivales de jazz carnavalesco. Que hay una boda, carnaval. Que hay una fiesta: carnaval. Que toca flamenco, seguro que algún carnavalero sabe cantar y aunque sea buen cantaor sacamos su lado comparsista.
Por eso, este año, decidí que solo saldría en carnavales si el trabajo me empujaba a ello. Pero el d…