Ir al contenido principal

Libros


Me gustan los libros. Tengo muchos, de todo tipo. En todos sitios. Los más, en las estanterías, pero también en el suelo, bajo la cama, en un baúl, en cajas, en el cuarto de baño, en el armario. Allí donde quedé sitio cabe un libro. Y los he leído todos, lo juro. Y los que más me gustan son los libros antiguos. De esos no tengo muchos, alguna colección de los años 40 –recogida de la basura de alguien que no valoraba lo que tenía- algunos del XIX y uno del XVIII. Pero si he tenido la suerte de trabajar en bibliotecas históricas, donde el tiempo se quedaba corto cuando en mis manos caían ediciones príncipes del Quijote, incunables, post incunables, libros llenos de vistosos grabados, textos imposibles de leer, manuscritos, cartas escondidas entre las páginas de viejos libros que nadie más ha leído desde hace 300 años.

Pero, sobre todo, mis ojos se van hacía los libros raros, curiosos, distintos. El otro día cayó en mis manos una de esas extrañas obras españolas del XIX, un elogio a los pechos de la mujer. Todo un libro escrito para deleite de los amantes del seno, ese blanco fruto que florece en primavera como las amapolas y del que las sanguijuelas no extraen sangre sino leche. Como les digo, una joya por su rareza. Más aún cuando el libro había sido encuadernado, por su primer dueño, junto a una obra teológica. Curiosidades de la vida, o lector precavido que escondía la obra de los ojos de su mujer.

Y es que, pasear entre las letras del pasado nos da una visión real de lo que acontecía. Realidades tan cercanas a la nuestra como la que recogía un epitafio jocoso tras la muerte de un diputado, en 1848:

Aquí yace don Fulgencio
Diputado de cortes
quien guardó más silencio en vida

O juegos pasados y presentes, que se regulaban como no se hace ahora –tal vez porque ahora los niños juegan a los videojuegos y no a las prendas- pero que ya en el XIX establecieron las normas de tan repetido juego. Lo he tenido en mis manos, las normas, las pruebas y las prendas a pagar. Todo perfectamente reglado.

Pero, dirán, ¿a que viene todo esto? Y la respuesta es sencilla: no tiren sus libros pues algún día iluminarán los sueños de gente como yo, igual que ahora nos llenan la imaginación de historias. Y de paso, ahora que los Reyes Magos comienzan a preparar sus camellos: pienses en libros, regalen sueños escritos en papel. Historias de todo tipo y para todo publico. Y, sobre todo, háganlo con los niños: compren libros y lean junto a ellos. Enséñenles a disfrutar con la lectura como otros hicieron con ustedes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.