Deportes americanos

El Chino se había ido a pasar un año en Estados Unidos, a casa de su tía. Y cuando volvió nos convenció a todos de que podíamos jugar al rugby, al béisbol y a otros deportes americanos. Y nosotros aceptamos la propuesta. No era raro vernos en la pista de tierra que había junto a la zona deportiva, cada uno colocado en su base, con nuestros bates y dispuestos a jugar a un deporte que, aunque no entendíamos del todo, nos gustaba.

Pero, menos raro aún, era vernos en la playa, con la pelota apepinada jugando al rugby. He de reconocer que no se me daba mal del todo, tal vez porque tenga el centro de gravedad muy bajo y en la playa todos nos igualábamos físicamente hablando.

-Es un deporte de contacto- nos decía siempre el chino, y nosotros aceptábamos sus palabras porque él era quien había estado la tierra del Príncipe de Bell Air. Y nos lo tomábamos con toda la seriedad del mundo y, eso, cuando en tu grupo está Rambo, es peligroso. En la playa no solía haber muchos percances, más allá de algún daño colateral cuando caíamos sobre las toallas de las niñas, ya fueran de nuestro grupo o de otros. Pero, el verdadero problema venía cuando juagábamos en casa de Cocom. En aquella parcela de verde césped inglés JJ perdió dos dientes a causa de un encontronazo con Rambo. Otro se partió un brazo, a causa de un encontronazo con Rambo. Otro también se encontró con Rambo y dejó de jugar por un tiempo. Un Rambo que no paraba de gritar:

-No seáis nenazas. ¿es o no es un juego de contacto?

Al final, volvimos a jugar al fútbol… al menos, sabíamos que era una falta y que no.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
El rugby es un deporte inglés... De americano tiene poco. Lo confundes con el fútbol americano cuando no tienen nada que ver el uno con el otro...

Por lo demás buen blog.
Cathan Dursselev ha dicho que…
Tienes toda la razón, pero nosotros creíamos jugar al rugby, por eso lo he dejado tal cual.

Y efectivamente, nada tiene que ver el uno con el otro, pero nosotros eramos unos críos y en el fondo, jugábamos a una mezcla entre los dos.

Aunque hay que decir que JJ acabó jugando al rugby de forma amateur años después.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera