Ir al contenido principal

Combatir el hambre es un proyecto de todos

Dicen los Evangelios que lo que haga tu mano izquierda no lo sepa la derecha. Para mi eso significa algo: no debes decir lo que haces o dejas de hacer porque eso solo te interesa a ti. Hace tiempo, hablando en un foro sobre el catolicismo y la hipocresía con la que viven muchos supuestos católicos, alguien me preguntó si yo hacía algo por los demás. No le respondí, siguiendo esa máxima de que los demás no se enteren de lo que haces. Pero ahora he sido nombrado Delegado de Manos Unidas en Cádiz y eso significa que mi labor va a comenzar a verse. No precisamente por ser quién más trabaje, porque la labor callada de las voluntarias que abren a diario la sede y que se encargan de todos los quehaceres rutinarios siempre será de mucho más dura y valiosa que la mía. Pero sé que ahora tendré que acudir a algunos medios, tendré que ser la cara de un proyecto que se inició hace 50 años, y que este año debe estar más vivo que nunca. Porque las desigualdades entre el Norte y el Sur siguen vivas, porque las guerras, el hambre, la necesidad,... siguen dañando muchos lugares del mundo por mucho que los informativos solo se fijen en los sucesos mediáticos.

Tengo la suerte de llevar más de diez años trabajando silenciosamente en esta ONG para el Desarrollo, de la Iglesia Católica y de voluntarios, y es una de las cosas de las que me siento más orgulloso. Porque he visto los resultados del trabajo. He visto a niños que pueden ir a escuelas levantadas por sus padres. He visto hospitales, he visto talleres de formación para las mujeres, he visto como, desde hace 50 años, Manos Unidas enseña a pescar pero no da el pescado. Y he visto como siempre ha trabajado con cabeza.

Recuerdo una anécdota que me contó un voluntario de otra ONG (no diré cual): habían hecho un pozo en una aldea africana, porque el punto de recogida de agua más cercano estaba a 5 km. Sin embargo, las mujeres –que eran quienes recogían el agua- seguían yendo hasta allí. Cuando les preguntaron porque lo hacían respondieron “Por que ese camino es el único rato que tenemos para nosotras”. Y eso ocurre en otros muchos lugares, se hacen proyectos sin contar con las personas a las que van destinados. En Manos Unidas se aprendió hace mucho que ese no es camino: nosotros financiamos proyectos, sí, pero aquellos que nos son solicitados y cuyos destinatarios finales se comprometen a trabajar y mantener.

Por eso, ahora, estoy feliz y asustado. Feliz porque sé que con mi trabajo podré ayudar a muchas personas. Asustado porque es una responsabilidad grande, porque una de las labores principales –si no la principal de mi trabajo estos tres próximos años- es la concienciación social y la educación en valores como la solidaridad con los más necesitados. Y eso, en una sociedad profundamente capitalista, es difícil. Más aún en estos días y en Cádiz, donde la crisis económica y el aumento del paro nos convierten en la zona más al norte del Sur. Pese a todo, sé que desde cada parroquia, desde cada colegio y desde cada casa se aportará un grano de arena para conseguir un destino mejor. Porque Combatir el hambre es un proyecto de todos.

Comentarios

Winston Smith ha dicho que…
¿Crees que a la sociedad le interesa realmente la pobreza?

Se calcula que para acabar con la pobreza hacen falta unos 70 mil millones de euros, y a los gobiernos del primer mundo les parece una cifra muy elevada.

Sin embargo, a la hora de "rescatar" la economía y los bancos no han duda en aportar billones de euros.

Esta es la triste realidad.

PS: enhorabuena por el nuevo puesto.
Cathan Dursselev ha dicho que…
Que a la sociedad no le interese no quiere decir que no debamos luchar por lograrl. Personalmente haré todo lo que esté en mis manos para, al menos, remover alguna conciencia.
Winston Smith ha dicho que…
Por supuesto, en ningún momento debemos rendirnos.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.