Combatir el hambre es un proyecto de todos

Dicen los Evangelios que lo que haga tu mano izquierda no lo sepa la derecha. Para mi eso significa algo: no debes decir lo que haces o dejas de hacer porque eso solo te interesa a ti. Hace tiempo, hablando en un foro sobre el catolicismo y la hipocresía con la que viven muchos supuestos católicos, alguien me preguntó si yo hacía algo por los demás. No le respondí, siguiendo esa máxima de que los demás no se enteren de lo que haces. Pero ahora he sido nombrado Delegado de Manos Unidas en Cádiz y eso significa que mi labor va a comenzar a verse. No precisamente por ser quién más trabaje, porque la labor callada de las voluntarias que abren a diario la sede y que se encargan de todos los quehaceres rutinarios siempre será de mucho más dura y valiosa que la mía. Pero sé que ahora tendré que acudir a algunos medios, tendré que ser la cara de un proyecto que se inició hace 50 años, y que este año debe estar más vivo que nunca. Porque las desigualdades entre el Norte y el Sur siguen vivas, porque las guerras, el hambre, la necesidad,... siguen dañando muchos lugares del mundo por mucho que los informativos solo se fijen en los sucesos mediáticos.

Tengo la suerte de llevar más de diez años trabajando silenciosamente en esta ONG para el Desarrollo, de la Iglesia Católica y de voluntarios, y es una de las cosas de las que me siento más orgulloso. Porque he visto los resultados del trabajo. He visto a niños que pueden ir a escuelas levantadas por sus padres. He visto hospitales, he visto talleres de formación para las mujeres, he visto como, desde hace 50 años, Manos Unidas enseña a pescar pero no da el pescado. Y he visto como siempre ha trabajado con cabeza.

Recuerdo una anécdota que me contó un voluntario de otra ONG (no diré cual): habían hecho un pozo en una aldea africana, porque el punto de recogida de agua más cercano estaba a 5 km. Sin embargo, las mujeres –que eran quienes recogían el agua- seguían yendo hasta allí. Cuando les preguntaron porque lo hacían respondieron “Por que ese camino es el único rato que tenemos para nosotras”. Y eso ocurre en otros muchos lugares, se hacen proyectos sin contar con las personas a las que van destinados. En Manos Unidas se aprendió hace mucho que ese no es camino: nosotros financiamos proyectos, sí, pero aquellos que nos son solicitados y cuyos destinatarios finales se comprometen a trabajar y mantener.

Por eso, ahora, estoy feliz y asustado. Feliz porque sé que con mi trabajo podré ayudar a muchas personas. Asustado porque es una responsabilidad grande, porque una de las labores principales –si no la principal de mi trabajo estos tres próximos años- es la concienciación social y la educación en valores como la solidaridad con los más necesitados. Y eso, en una sociedad profundamente capitalista, es difícil. Más aún en estos días y en Cádiz, donde la crisis económica y el aumento del paro nos convierten en la zona más al norte del Sur. Pese a todo, sé que desde cada parroquia, desde cada colegio y desde cada casa se aportará un grano de arena para conseguir un destino mejor. Porque Combatir el hambre es un proyecto de todos.

Comentarios

Winston Smith ha dicho que…
¿Crees que a la sociedad le interesa realmente la pobreza?

Se calcula que para acabar con la pobreza hacen falta unos 70 mil millones de euros, y a los gobiernos del primer mundo les parece una cifra muy elevada.

Sin embargo, a la hora de "rescatar" la economía y los bancos no han duda en aportar billones de euros.

Esta es la triste realidad.

PS: enhorabuena por el nuevo puesto.
Cathan Dursselev ha dicho que…
Que a la sociedad no le interese no quiere decir que no debamos luchar por lograrl. Personalmente haré todo lo que esté en mis manos para, al menos, remover alguna conciencia.
Winston Smith ha dicho que…
Por supuesto, en ningún momento debemos rendirnos.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera