La llamada


Mi amigo Lacueva en la tuna se convirtió en el Visir de Cádiz, y con la tuna ha viajado por casi toda España y es conocido en casi toda ella. Y ha tenido percances en muchas partes de ella. Recuerdo una llamada de teléfono, sobre las cuatro de la mañana:

-Si- por supuesto con voz de dormido a esas horas

-Estoy perdido-una voz llorosa al otro lado del teléfono

-¿Donde estás?

- Me han atacado unos gitanos.

-¿Te han hecho algo? Dime donde estás que voy

- Y, además, se me ha roto el premio.

- Pero, ¿donde coño estás?

- En Zaragoza, picha, en Zaragoza

En ese momento colgué y volví a dormir. Al día siguiente hable con él: sí, estaba perdido. Justo en la esquina del hotel. Y sí, le había pasado todo eso. Se perdió en Zaragoza y fue rescatado por una pareja de gaditanos que le escuchó decir ese pisha tan de aquí. Los gitanos no le atacaron -es más, dudo de que fuesen gitanos- solo le preguntaron que donde iba asi vestido, de tuno, claro. Tal vez si lo hubiera dicho sabría que estaba junto al hotel. Pero no, se asusto y Salió corriendo, y en la carrera rompió un premio a la tuna más divertida, que ha estado expuesto, en dos partes por supuesto, en el bar de nuestra Facultad hasta el cambio de dueño.


Lacueva, el Visir, era así.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera