Ir al contenido principal

¡Envidia cochina!


Las Calas es un paraíso terrenal en la zona de Conil. Un lugar donde perderse con los buenos amigos, donde irse a comer a la playa se convierte en un viaje a un exótico país pero solo a 10 minutos de tu casa.
Incluso ahora, a mitad de octubre, con media Piel de Toro sufriendo las inclemencias del tiempo, Las Calas mantiene su estatus de paraíso local. Tanto que, hace solo dos días, un cuarteto gaditano, formado por tres: Natalia –me da permiso para saltarme su derecho a la intimidad-, Cocom y yo, nos fuimos a la cala del Pato. A pasar el día, comer croquetas caseras hechas por la Mutambo –cuyo blog de moda, aunque aún parado como casi todo en este país, puede verse desde la barrita lateral-, pimientos fritos hechos por ella misma, pero comprados por la madre de Cocom, y ropa vieja hecha por la tía de nuestra morenisima y guapisima amiga. Yo llevé bebidas y mi presencia que redondea cualquier reunión de amigos.

Y allí pasamos el día, ahora comiendo, ahora hablando, ahora viendo al guiri en pelotas que estaba sentado al lado y comentado lo que le gusta a un alemán quitarse el bañador aunque la estética y la blancura recomiende que no deba hacerlo; ahora buceando. De hecho, esos dos que ven en medio del agua somos Cocom y un servidor. Sí, un servidor, pero de lejos y sentado en la roca, para que no vean la cara. Aquí al lado podrán ver mi espalda, para que vean que es cierto. Que en mitad de octubre, Las Calas sigue siendo un paraíso aunque en el resto del mundo llueva, nieve o ventosee...

¡Envidia cochina! ¿qué no?

Comentarios

Jose Joaquin ha dicho que…
No chaval.

El paraiso es haber nacido en otro país y haberte colado en España ilegalmente, trabajando catorce horas en una plantación sin papeles, cohabitando quince personas un piso con un solo baño y dos dormitorios, mandando la mitad del sueldo a una familia de la que apenas sabes nada.

El paraiso es que un día llamen a tu puerta dos señores de uniforme que son puros armarios empotrados, policías ellos, que preguntan por un ilegal llamado fulano de tal.

El paraiso es saber que preguntan por el vecino de enfrente.
Cathan Dursselev ha dicho que…
¡joder! visto así...

Pero no, el susto te lo llevas, me quedo con mi paraiso hasta que me cuele de inmigrante ilegal en Marruecos para buscar trabajo.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.