Ir al contenido principal

El pijama

Llevaba queriendo ver la película del niño del pijama desde su estreno, pero por una cosa o por otra hasta ayer no pude ir. Tengo que decir que me gusta el cine. No soy un entendido, simplemente me gusta ir, aunque les aseguro que no me verán jamás en una película iraní en versión original subtitulada. En inglés o francés, a lo mejor, más allá no creo.

Pero a lo que iba. Ayer fui a ver la del niño del pijama. Había escuchado que, como aquella otra de la Vida es bella, ésta suavizaba el dolor de los campos de concentración a través de los ojos de un niño. Y es posible. En no pocas ocasiones una sonrisa tierna acudió a mis labios ante la inocencia de Bruno, pero no es menos cierto que esa inocencia convertía en más duras las imágenes que el espectador veía, conociendo su significado. Y que, finalmente, recordaban el dolor y la barbarie cometida en aquellos campos.

Ahora me toca leerme la novela, aún conociendo el final y el desarrollo de una historia que ya conocía. He oído mucho sobre ella, y la tengo junto a mi mesa, esperando a terminar Un mundo sin fin para comenzarla. Pero, de todas formas, estoy seguro de que, ni por asomo, creará en mi los sentimientos que Un saco de canicas dejó en mi adolescencia: la historia de real de un joven judío francés y su huída del genocidio nazi que, quizá por primera vez, me hizo darme cuenta de cuanto dolor es capaz de provocar el hombre.

Pero ya les digo, hay quién dice que el niño del pijama les recordó a la Vida es bella, para mí está más cerca de Hijos de un dios menor, donde el dolor y la inocencia van de la mano en la cruda y violenta realidad que afectó, y afecta, a nuestra sociedad europea. Aún hoy hay quienes levantan la mano y gritan llorando la muerte de aquellas ideas que jamás debieron permitirse, y sueñan con rememorar un holocausto donde, como le ocurré a Bruno, nada es lo que realmente es. Que se niega, se silencia, por un fin mayor que, ahora, tiene como víctimas a los imigrantes. Por eso, películas como esta debieran servir para evitar que se olvide lo ocurrido.


Comentarios

Winston Smith ha dicho que…
Perdi tiempo y dinero viendo la película. No transmite tan bien como el libro las sensaciones, y mira que no era dificil.. El libro está mucho mejor.

Un saludo
Cathan Dursselev ha dicho que…
Siempre están los libros mejor. Un libro permite trasmitir pensamientos, estados de ánimos,ilusiones, que una película solo puede dejar entre veer si sus actores son realmente buenos.

Pese a todo, te aseguro, que he visto películas mucho peores últimamente, como "Reflejos" en la que no paré de reír aunque se suponía era de terror.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.