Ir al contenido principal

El Ciclo de Baal

* Introducción histórico-geográfica:

Hacia el año 1200 a.C. se producen los movimientos de los Pueblos del Mar. Como consecuencia desaparece la documentación escrita en la franja Sirio-Palestina, debido a la destrucción de palacios y templos. Esto conllevo una momentánea interrupción en el uso de la escritura cuneiforme usada en su entorno, y la total falta de fuentes escritas para la religión del I milenio a.C.

Para estudiar esta religión se usan fuentes indirectas, principalmente greco-latinas. Se trata de información sesgada porque sus autores o no entienden o no conocen bien esta religión, por lo que solo hablan de aquello que les llamaba la atención. Esta falta de fuentes hace que no tengamos mitos de este I milenio, solo contamos con algunas historias que han sido varias veces reinterpretadas por los griegos.

Si sabemos que se trata de una religión anicónica, pero no significa que sea iconoclastica sino que carece de un canon para representar los dioses, lo que dificulta aún más su conocimiento.

* Ugarit: los textos mitológicos, legendarios y rituales:

Para conocer la religión del I milenio son muy importantes los textos de Ugarit. Se trata de una ciudad anterior al 1200 a.C. que fue descubierta en 1928-29. Su excavación deparó el descubrimiento de numerosos archivos, que han permitido estudiar las primeras tablillas cuneiformes que usan un alfabeto (de hecho, se piensa que el alfabeto surge aquí). También aparece escritura arcadia, por lo que se piensa que estaríamos ante un gran centro cultura y económico. Entre estos textos aparecen muchos con un carácter mitológico y rituales.

Algunos autores niegan la existencia de una continuidad entre el II y el I milenio a.C., pero los textos de Ugarit permiten confirmar que esta existe. Así, aunque aparezcan pueblos nuevos como Israel, se habla de fenicios en ambos periodos.

Parece que en cada ciudad la religión tendría sus propios matices pero todas tienen un núcleo común con la de Ugarit, que es la que mejor conocemos. Comparten la misma lengua y la misma cultura, la semita noroccidental, diferente a la semita Mesopotámica (semita oriental) o árabe (semita del sur).

Desde el punto de vista político toda la región se encuentra bajo presión de dos grandes Estados: los hititas (Ugarit estaría bajo su dominio, al igual que Emar, a la orilla del lago Assad) y Egipto que controla la zona sur. La existencia de estos dos Estados supone la entrada de diferentes influencias culturales y religiosas que acabaran marcando la religión ugaritica.

Contemporáneos a los textos de Ugarit son los textos de Lamarda (s. XIV a.C.) y las cartas de Amenofis IV. Los monarcas de la zona enviaban cartas al faraón que controlaba la zona, lo que permiten un mayor y mejor conocimientos de los aspectos políticos y sociales de la zona.

Geográficamente es una franja de 5 km. de amplitud en la zona más ancha y protegido por cordilleras montañosas, que se caracteriza por lluvias constantes y abundancia de madera; al otro lado está cortada por el mar. Hay pocas zonas de contacto con el interior debido a esas cordilleras, además es una zona donde escasea la agricultura, por lo que necesitan esa relación con los pueblos del interior para poder abastecerse de los recursos básicos. Se conocen contactos con Egipto desde el III milenio, con un comercio de madera, vino y aceite. También se da un contacto marítimo con Chipre.

Es un pasillo entre las grandes potencias de la zona por lo que se dan constantes luchas por su control. Además es la puerta a los métales de Anatolia y poseen un acceso al Eufrates.

- Ugarit:

En 1929 se descubrió el puerto de Ugarit (Minet el Beida). Poco después fue descubierta la ciudad por el arqueólogo francés Charles Biroyob. Actualmente continúan las excavaciones en la ciudad. Es un yacimiento de 22 hectáreas, al norte se encuentra el Monte Saphon de 1200 metros de altitud y que era considerada una montaña sagrada, siendo ubicada la morada de su dios principal: Baal Saphon.

El nivel más antiguo del yacimiento es neolítico y el más moderno del 1200 a.C. lo que supone la desaparición de la ciudad con la llegada de los Pueblos del Mar. La ciudad cuenta con una zona palaciega y una acrópolis, donde se encuentran los templos de Baal y Dargonu. En esta zona se encuentra también la llamada “Casa del Sacerdote”, donde aparecieron gran cantidad de textos.

Estos textos son mitológicos, legendarios (leyendas sobre los reyes de Ugarit, pero que también incluyen elementos religiosos como la leyenda de Qeret Aqhat), y sobre rituales (muy ricos aunque difíciles de interpretar: se habla de la práctica religiosa, hay listados de dioses, sacrificios que hay que hacerle a cada dios,…). Aparece también la llamada “Lista Panteón” en la que aparecen los dioses de Ugarit y su correspondencia con los dioses mesopotámicos.

También se conservan algunos templos del Bronce Medio que nos permiten conocer como y donde se realizaban esos rituales. El templo de Baal tiene un ara donde se celebrarían los sacrificios, y una cella donde estaría la divinidad. Tiene una torre de dos o tres plantas, posiblemente sobre ella hubiese otro ara porque hay textos que nos hablan de la realización de sacrificios sobre ella.

Se conoce el sacrificio del holocausto, donde se quema un animal y al olor del animal baja el dios. También se conoce el de la comunión, en el que una parte se quema para el dios y el resto se reparte entre los fieles.

En el templo de Baal se han encontrado anclas de piedra, lo que permite deducir que se trataría de un dios marítimo, lo que parece confirmarse con la cercanía del monte Saphon al mar. Los hititas conocen esta montaña como Hazzio, que se convertirá en el Kassio griego y en el Casius romano (en el caso de Kassio se han encontrado anclas consagradas a él en Cartagena).

También apareció en este templo una estela egipcia por lo que debemos suponer que tras la ocupación hitita siguieron existiendo egipcios en la zona. Esta estela es de un funcionario egipcio, de nombre Mami, que ofrece algo a la divinidad local y tiene una representación a la egipcia del Baal Saphon.


- El Ciclo de Baal:
En cuanto a los textos es muy importante el Ciclo de Baal. Se trata de una recopilación escrita de relatos orales. Consta de tres partes: “La lucha de Baal y Yam”, “El palacio de Baal”, y “El combate de Baal y Mot”. No se conserva completo, aunque existen muchas copias fragmentadas que han permitido recomponerlo casi por completo. Estos textos nos han permitido conocer el Panteón de dioses de Ugarit, así como algunas de las relaciones y mitos que existen sobre ellos.

En el Panteón nos encontramos con una pareja principal, que son los padres de casi todos los dioses. Se trata de El, dios anciano, y Athylt (Ashera) su esposa. En el caso de El se insiste en su carácter venerable, es un dios creador. Algunos piensan que es un dios ocioso, que no participa en la vida de los hombres. Los griegos lo asimilarán a Kronos. Se le representa entronizado y con barba y corona (al estilo de la blanca egipcia), también aparece con una tiara de cuernos (típico de Mesopotamia).

Del dios Yam no conocemos su representación. Es el dios del mar y los ríos, es negativo y caótico, está en lucha con Baal para apoderarse del trono. La asamblea de dioses, con El a la cabeza, se inclina por Yam.

Kothar es el dios artesano, responsable de la fabricación de armas y de la construcción de palacios. Se convertirá en el Kusor fenicio. Anat y Athart (Ashtarte), forman una pareja de diosas que aparecen siempre unidas a Baal, son sus compañeras y le ayudan en la guerra, aunque algunas fuentes hablan de ellas como hermanas de Baal, parece que también existe cierto carácter erótico (fundamentalmente entre Anat y Baal). Durante este II milenio el papel de Astarte está muy diluido. Anat es una diosa guerrera, se le representa con cuernos y con alas. También aparece representada en Egipto (hay más representaciones aquí que en Ugarit).

Baal recibe el epíteto de “Hijo de Dagón” de lo que se deduce que no es hijo de El. Es el dios del rayo y la tormenta. Recibe culto en todo Próximo Oriente porque trae la lluvia (y con ella la vida). Tiene su sede en el monte Saphon y se le relaciona con la imagen del toro. Su nombre real es Haddu ya que Baal es un cargo: Señor.

Mot es la muerte y es el enemigo más poderoso de Baal, mucho más que Yam. Mot hace referencia a la derrota del Leviatán (lo que también aparece en la mitología hebrea). Shapash, es la diosa del sol, será el Shemesh fenicio. Es una divinidad que ayuda a los hombres. Pidray y Talay son hijos de Baal relacionados con diferentes tipos de lluvia. Athtar, el terrible, aparece en maldiciones y recibe culto por los semitas del sur. Solo se sabe de él que intenta acabar con Baal.

Durante mucho tiempo el Ciclo de Baal se interpretó en clave agraria: la resurrección de Baal representaría la primavera. Pero parece que realmente necesita una interpretación cosmogónica: el triunfo del orden frente al caos (Baal contra Yam).

Paolo Xella interpreta el Ciclo de Baal como prototipo de lo que ocurre en la humanidad: Baal ha vencido a la muerte y ha pasado a un estadio superior. Pretende completar las teorías comparatistas (de Mircea Eliade, principalmente) teniendo en cuenta que cada periodo histórico aporta sus matices a la religión, aunque muchas cosas se repitan como el dios padre, la diosa madre,… Xella dice que hay un prototipo de lo que luego se encuentra en el cristianismo: Jesús muere para demostrar a los hombres que pueden resucitar a la otra vida.

El dios Reshep no aparece en los textos míticos, pero en la práctica ritual aparece constantemente. Relacionado con el mundo de la muerte, lanza flechas que provocan epidemias, y se le equipara con el Apolo griego. Los rituales se realizan en su honor para tenerlo contento y que no extienda enfermedades.

En cuanto a las diferentes representaciones de dioses, destaca la estela del santuario de Baal (Bronce Medio), donde el dios aparece en una posición típicamente egiptizante. Lleva un cetro que puede ser un árbol o un rayo, se trata de un dios del tiempo, pero también se le relaciona con la fertilidad.

También han aparecido dos paneles de marfil (están fragmentados) en el palacio de Ugarit, en los que aparece una divinidad alada con la cabeza propia de Athor y que amamanta a dos niños, aunque no se sabe a que dioses representa. En Ugarit podrían tratarse de Anat y Atinet.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.