Ir al contenido principal

Demonios

Anoche recibí un correo de mi mismo, y les aseguro que me asuste, porque el mail decía lo que sigue:

Hola Cathan: supongo que te sorprenderá leer este mail. Tú crees que eres un chico normal, católico y apostólico. Pero la realidad es que eres un agente encubierto del anticristo, con unos recuerdos falsos, para que te puedas integrar entre los católicos sin que nadie sospeche.

Cada vez que duermes, activas a tu verdadera personalidad: yo. Por eso algunas veces te despiertas cansado: realmente yo he estado actuando por la noche. Por eso hay gente rara que te saluda, por eso Mela te enseña el pena (le llamo por el móvil pidiéndoselo) y Malthus te sigue hablando (le llamas diciendo que eres anarquista).

Ahora te cuento la realidad porque debes de abandonar tu decadente religión y unirte al anticristo. ¡¡Juntos dominaremos el mundo!!

Al principio pensé que era una broma macabra de unos viejos amigos, de los que hace varios años que no tengo noticias, desde que contacte con alguno de ellos para solucionar un problema con alguien que hoy está difunta (para mí, pues ella vive, lejos, con un mexicano). Pero nuestros caminos, los de la VIII Legión, se habían separado hacía mucho, ya que ellos acabaron entrando en ordenadores demasiado importantes y yo opté por el bando de la luz. Ya les he dicho que soy dios y tenía que optar por el bien. No podía acabar en la cárcel... ¿qué pensarían mis fieles?

Pero no, el mensaje no era de ellos. Así que parece que soy un dios dual: trinitario y bondadoso de día, perverso y anticathan por la noche. Definitivamente, iré al psiquiatra o veré a mi amigo Mela, tal vez me pueda ayudar....

Comentarios

gaby ha dicho que…
kiyo ..por lo que más quieras...deja los tripis.
Cathan Dursselev ha dicho que…
¡Que va, pesha! no puedo dejarlo. Es algo psicologico, se ve que la grasa apretaba mi cerebro que según va desapareciendo voy entendiendo la verdad oculta que se esconde tras el inicio del capitulo de Expediente X. Como diría nuestra querida amiga "este capítulo ya lo he visto"

Te responde esto. Seguro que no. Pero no te preocupes, mi mente va muy rápida últimamente...

pd. Estoy sobrio, solo he ido a cenar con mis sobrinos porque se me echó a llorar por teléfono cuando le dije que no lo vería.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.