Ir al contenido principal

Yo fui casi Milla Jovovich

Me he puesto a régimen muchas veces en mi vida. Unas veces porque, con 17 añitos, uno quiere ligar en las noches de Conil. Otras por imposición paterna. Y otras por salud. Como ahora. Intenté jugar al fútbol con mi sobrino (de 7 añitos) y no fui capaz. Y no porque el niño sea bueno –que lo es- sino porque me asfixiaba. Y eso no está bien.

Y en todo este tiempo me ha pasado de todo. En un régimen anterior, que sería como decir una vida anterior, fui casi como Milla Jovovich. Ya saben la actriz de Juana de Arco o las más recientes de Residen Evil o Ultraviolet. Y todo tiene su explicación, su principio y su final.

El principio de como fui casi como ella se encuentra en un régimen, claro. Un régimen que impone hacer deporte y como no soy de correr –ni de hacer deporte, para que engañarnos- normalmente lo que hago es andar. Y en esas estaba, andando por un bosque de Las Calas cuando escuché un ladrido a mis espaldas. No tengo perro, y no me agradan los perros desconocidos desde que un perro conocido estuvo a punto de dejarme sin media cara (nota para el lector: no le muerda la oreja a un cazador de lobos irlandés si quiere conservar su rostro intacto). No sé porqué razón aquel día cogí ese camino. Allí siempre había perros, entorno al antiguo picadero, futuro geriátrico. Pero aquel día de diciembre cogí por aquel lugar. Y al escuchar el ladrido no pude más que mirar atrás y maldecir mi suerte. ¡Aquel enorme bicho negro venía corriendo hacia mí! Yo soy una persona valiente, pero de los que saben que una cosa es el valor y otra locura. Y enfrentarme al doberman hubiera sido una locura. Así que corrí, tan rápido como hacia años que mis piernas no me llevaban. Pero el destino era cruel, el perro se acercaba y las vallas eran demasiado altas. Solo una era más pequeña, unos dos metros de altura. Y esa fue mi salvación. No me pregunten cómo, pero la salté. De un solo salto. Una enorme mole negra cayendo sobre una parcela encharcada mientras una señora con cara de susto ante el ataque –piensen que era diciembre, llovía y yo iba enfundado en chubasqueros- gritaba: ¡ladrón, ladrón!. Y yo: ¡perro, perro!

Al final, la señora escuchó los ladridos, miró sorprendida en varias ocasiones la valla y a mi mismo, con mis más de 100 kilos de peso. Y me dejó salir por una puerta trasera mientras llamaba a la seguridad para que se llevaran al doberman. Así que, como pueden ver. Fui casi como Milla Jovovich: ambos fuimos perseguidos por un doberman, claro que el suyo estaba infectado por un virus mutante; y ambos tenemos la misma talla de pecho, bueno, yo más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.