Sic Tibis Terra Lebis

A veces uno piensa que lo mejor que puede hacer en esta vida es cortarse las venas. Porque solo así, muerto, las personas que te rodean dejaran de hacerse daño. O tú dejarás de hacérselo. Aun sin querer. Y es que se ve que mi forma de pensar hace que la gente se sienta dañada. Aunque a veces buscan ser dañadas. Palabras escritas para personas concretas, dichas al oído de un mail que solo llega a los amigos, se convierte en palabras lanzadas al viento que se corrompen por la fuerza del levante. Y, al final, uno tiene que acabar diciendo verdades más dolorosas que las medias mentiras:

-Lo siento, pero no te considero mi amigo. Colega de verano tal vez, pero amigo, no.

Palabras que me duelen más a mí, por lo que significan, que a él. Pues él nada pierde. Gana una verdad. Y yo pierdo. Me convierto en el malo de una película en la que no he querido participar. De cuyo rodaje me bajé nada más empezar el verano que ahora acaba. Porque no me gustaba el guión. Porque no quiero ser Dan Monahan en Porkys, no quiero seguir viviendo como un eterno adolescente sin problemas, no quiero vivir dentro de un Sensación de Vivir rodado en Conil. No vivo para el sexo y el alcohol. Hay otras cosas más importantes en mi vida: la familia, los amigos, el amor,...

Pero, tal vez, haya vuelto a ser duro en mis palabras. Es algo que me ocurre en ocasiones. Y, después de cada una de esas veces, me he sentido triste. Defraudado conmigo mismo por no ser capaz de ver la verdad. Una verdad que me aparta de la realidad en la que vivía. Que rompe mi burbuja y me da de bruces con el suelo. Y que arrastra en mi camino a quienes no querían caer. Aun sabiendo lo que se escondía tras el empañado lienzo de la burbuja, preferían seguir siendo Brandon, Kelly, Dylan... Vivir a tope un mes de vacaciones que, por lo visto, yo he amargado.

Sí. Hoy es uno de esos días en los que apetece cortarse las venas y ser tragado por la tierra. Y todo por ser distinto. Por preferir un mal libro a un buen botellón. Una mala conversación de cine que una detallada exposición del último polvo. Y decirlo.

Sic tibi terra lebis, que dirían los romanos: Que la tierra os sea leve.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
"Cuando un verdadero genio aparece en el mundo, lo reconoceréis por este signo: todos los necios se conjuran contra él"
Jonathan Swift
Kiyo, ni puto caso a los necios.
Gaby Paz
Cathan Dursselev ha dicho que…
Gracias Gaby ^^. La verdad es que leer lo que he leído me sentó bastante mal. Entre otras cosas pq se sacan de quicio bromas que los amigos entendemos.

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera