Ir al contenido principal

¿Se nota?


El Negro era peculiar, cuando menos. Podría contar mil historias de él y casi ninguna resultaría creíble. Por muy ciertas que sean. Aun recuerdo con risas el día que nos examinamos de Historia Antigua. Coincidió con la feria de El Puerto de Santa María, y el Negro estaba en aquella época enamoradito de una chica de Puerto Real, que no quería nada con él, por otro lado.

Pero el Negro tenía claro que la quería y que iba a luchar por ella. Y esa semana decidió ir a la feria para intentar enamorarla. No lo consiguió y, por la mañana, acudió a la Facultad con la idea de hacer el examen de Historia Antigua: Al fin y al cabo ya estaba levantado.

Y, no podemos negarlo, su entrada en el aula fue triunfal. Subió las escaleras agarrado a la barandilla, despacio para no caerse por ellas y aun dando tumbos. Sus palabras eran difíciles de entender pero, finalmente fuimos capaces de entender lo que decía:

-¿Se nota mucho que ayer estuve en la feria?- nos preguntó preocupado.
-¡Que va!, estás como una rosa.
-Mejor, mejor

El olor a whisky impregnó el aula cuando se sentó justo delante de mí. Una y otra vez se daba la vuelta, para preguntarme si se notaba su estado de embriaguez. Una y otra vez tuve que pedirle que mirase hacia delante, guardase silencio y me dejase hacer el examen tranquilo. El profesor Lagostena se acercó hasta nosotros, con la clara intención de echarnos del aula. Pero su rostro se congestionó con el olor y solo pudo decir:

-Siga usted señor Dursselev. Y usted, Montilla, mire a su papel... si puede fijar la vista.

Y eso hizo Montilla (el Negro, se sobreentiende) volviendo a su examen. Los folios comenzaron a correr por su mesa y él tuvo que acudir tambaleante hasta la mesa a por más folios en varias ocasiones. Los compañeros de clase lo miraban sorprendido. ¿Cómo era posible que escribiese tanto con tal melopea? Más aún se sorprendieron con la nota recibida, un suspenso, por supuesto. Pero demasiado bajo hasta para él con lo que había escrito.

Lo que poco sabían es que el Negro tan solo había escrito una frase en cada folio, con grandes trazos y, algunas de ellas, imposibles de leer. El alcohol, y acumulaba mucho ese día, provocaba esos efectos nocivos en él.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.