Ir al contenido principal

Caballeros toledanos

Los cuatro jóvenes cruzaron la estrecha callejuela cubierta de niebla. Sus rostros mostraban la fatiga de un duro día, y la satisfacción del resultado conocido. Reían alegremente, hablando con voces fuertes que rompían la tranquilidad toledana. Los rostros de aquellos con los que se cruzaban se giraban hacia ellos, observando sus extrañas maneras, sus ropas fuera de lugar, su peculiar acento, casi cantarín pero, sobre todo ello, el pomo de las cuatro espadas que sobresalía en cada una de sus espaldas.

Casi tan altas como ellos, el buen acero toledano brillaba a la luz de las luces de neón, mientras los cuatro amigos, como si de John Nieve, Geralt de Rivia, Morgon de Hed y Aragorn se tratase, caminaban por las empedradas calles.

-Tengo jambre, zampemos- dijo uno de ellos. Hombre de anchos hombros y rostro curtido enmarcado por el negro pelo.

-Venga, Cabeza, pero busquemos un sitio barato, pisha, que estoy a dos velas y me tienen que llegar los duros hasta que volvamos a Chipiona.

-Vale, pero nada de chinos, que me repite- la voz sonó casi angelical, en aquel rostro blanquecino, enmarcado en un cabello negro y lacio que caía como cortinas a cada lado de su cara.

-¡ea!, decidido. Nada de chino y barato: al burguer

Y allí fueron los cuatro amigos a comer, ante la intrigada mirada de la chica del gorrito, que no entendía nada de lo que le decían. Hablando a gritos y tan rápido como solo los hijos de Cádiz pueden hacer. Finalmente, gracias a un sinfín de señas, la comida llegó a las bandejas.

-Perdona pero.... –el Cabeza miraba de reojo la corona de cartón que portaba un chiquillo en su cabeza- ¿nos puedes dar cuatro de esas?

-Yo no me pongo eso, pisha Cabeza, que luego nos sacan fotos y se ríe de mí todo Chipiona.

-Si no se han reído ya no lo van a hacer- le dije mientras colocaba la corona sobre la cabeza del Putilla –¡Majestad!

Como se imaginarán, los rostros que antes se volvían ahora, mientras caminábamos de regreso al hotel, no sabían a dónde mirar. Y las miradas que se fijaron en nosotros eran de incredulidad

-¿Se puede saber que habéis bebido?

-Nada, don Juan- era Valladós, mi tutor, el que nos preguntaba –Ya sabes que no bebemos.

-Muy cierto, si me permite, mi señor, iré a mis aposentos- Puntilla mostraba sus mejores galas, reverenciando a nuestros pasmados profesores mientras, uno por uno, hacíamos lo mismo y caminábamos erguidos hasta nuestra habitación. Mientras don Cesar José juraba que me había visto fumar algo que jamás he probado. Aquella noche, nuestras armas entrechocaron en una batalla sin cuartel por obtener la mejor cama. El Cabeza, Oveja y yo, dormimos abrazos aquella noche, soportando los ronquidos de Puntilla. Los viajes de fin de curso, dejan estampas como esas. Donde cuatro amigos decidían compartir dos camas, simplemente, por continuar juntos un rato más.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.