Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2008

Acarajotado perdio

Imagen
Normalmente escribo las entradas de este blog con algo de antelación. Me he acostumbrado a ello y así cada noche, a las 0:02 aparece mi entradita diaria. Eso no quiere decir que no escriba a diario. Lo hago, sí, pero para dentro de un par de semanas. Menos los fines de semana, que me siento vago y busco música, poesía (o ambas cosas) y frases cortas. Pero hoy si he escrito para hoy. Porque resulta que hoy es lunes, y yo llevo todo el día convencido de que es miércoles. Y me hubiera acostado sin haberme dado cuenta si alguien no me lo comenta. Y es que, amigos míos, últimamente ando acarajotado. No sé las razones (puedo intuirlas, pero se quedaran para mí y no las comentaré aquí) pero aún así, me resulta extraño.Ayer jugó el Cádiz en casa (y ganó 3-0, por cierto), así que hoy tenía que ser lunes, o domingo. Además, esta mañana he ido al Obispado (donde echo una manita por amor a Dios, que no al arte), así que tenía que ser o lunes o jueves, pero no miércoles. Es más, he ido a ver a…

El goliardo

Imagen
Hace unos meses, en Ubi Sunt? tuvimos la mala idea de organizar la presentación de nuestra revista 22 con una visita teatralizada por el gaditano barrio de El Pópulo. Nada del otro mundo, sino fuese porque los guiones los hice yo y actuábamos nosotros mismo. Desde el Marqués hasta la hija del cura, pasando por el cura y por un pirata. Seis locos disfrazados por la calle el mismo día que España se jugaba el pase a la final contra Rusia.No les negaré que agradecí el día. Yo debía acompañar a los visitantes todo el camino y, tal vez, con esa coincidencia viniera menos gente. Error. Casi cien personas nos acompañaron y nosotros salimos contentos. Y eso que yo no sé actuar. No va conmigo. Soy vergonzoso, lo reconozco. Me da vergüenza ser el centro de atención. Hasta bailar en una discoteca me da no sé qué, supongo que serán los flecos de un complejo de gordo que me niego a admitir. Pero, pese a todo, estaba dispuesto a repetir. Me reí, me lo pasé bien. Fue divertido y quedó bonito.... hast…

En pocas palabras

Imagen
El final de un camino es el principio de otro. Y lo único que verdaderamente importa es la persona que eliges a tu lado.

Los Hombres de Paco

Soneto XXVII. Desnuda

Desnuda eres tan simple como una de tus manos,
lisa, terrestre, mínima, redonda, transparente,
tienes líneas de luna, caminos de manzana,
desnuda eres delgada como el trigo desnudo. Desnuda eres azul como la noche en Cuba,
tienes enredaderas y estrellas en el pelo,
desnuda eres enorme y amarilla
como el verano en una iglesia de oro. Desnuda eres pequeña como una de tus uñas,
curva, sutil, rosada hasta que nace el día
y te metes en el subterráneo del mundo como en un largo túnel de trajes y trabajos:
tu claridad se apaga, se viste, se deshoja
y otra vez vuelve a ser una mano desnuda.
Cien Sonetos de AmorPablo Neruda

La botella

Imagen
El Hetero nos llamó un día para ir a su casa. Sus padres se habían ido de viaje y se iba a quedar solo con su abuelo. Un señor muy simpático y sordo que tomaba pastillas para dormir. A las diez de la noche, el abuelo ya no existía para nosotros. Así que acudimos a su casa, dispuestos a jugar una partida de algún juego de mesa mientras nos tomábamos unas cervezas.Lo que no esperábamos era que el Hetero hubiese invitado a unas amigas. Una para cada uno, nos dijo. Y nos estropease el plan. Por aquella época él era el único que veía a las niñas como algo más que un estorbo irremediable. Nosotros íbamos dispuestos a cogernos una cogorza de cerveza, ver alguna película mala en la tele y echar unas risas. Pero él había llamado a María y sus amigas. Y se había acercado a ella a hacerle arrumacos, mientras el resto nos mirábamos sin saber bien que decir. Entiéndanme. Sabíamos que se suponía que debíamos hacer. Pero no estábamos preparados. Nosotros siempre habíamos sido los últimos en todo, me…

Kike del Pozo

Imagen
Hoy he estado sentando en una mesa con alguien con el que jamás pensé sentarme. No es que haya cumplido un sueño. No. Más bien sería una pesadilla. Hoy he tenido en mi mesa a Enrique del Pozo. Esa diva del Crónicas Marcianas que alegró nuestra infancia con canciones como CocoGuagua, acompañado de la desaparecida Ana. Claro que también yo he tenido algo de culpa. Por haber ido a comer al restaurante que ha abierto en Cádiz (y debo reconocer que he comido bien, aunque no hubiese de todo).
Pero he aquí que Enrique se ha sentado en nuestra mesa, la más concurrida del restaurante con 20 comensales. Y, como buena comida de empresa, y tras varias copas, las lenguas se han soltado... si es que eso hace falta en Cádiz. Así que, una de las comensales se ha dirigido a Enrique:- ¡Oye!, estás más gordo que antes. En la tele se te ve más delgado-¡anda señora! Y usted también estaría más delgada antes- ha respondido Enrique-Tus muertos, cabrón- se ha escuchado desde el fondo de la mesa- que ahora…

Yo fui casi Milla Jovovich

Imagen
Me he puesto a régimen muchas veces en mi vida. Unas veces porque, con 17 añitos, uno quiere ligar en las noches de Conil. Otras por imposición paterna. Y otras por salud. Como ahora. Intenté jugar al fútbol con mi sobrino (de 7 añitos) y no fui capaz. Y no porque el niño sea bueno –que lo es- sino porque me asfixiaba. Y eso no está bien. Y en todo este tiempo me ha pasado de todo. En un régimen anterior, que sería como decir una vida anterior, fui casi como Milla Jovovich. Ya saben la actriz de Juana de Arco o las más recientes de Residen Evil o Ultraviolet. Y todo tiene su explicación, su principio y su final.El principio de como fui casi como ella se encuentra en un régimen, claro. Un régimen que impone hacer deporte y como no soy de correr –ni de hacer deporte, para que engañarnos- normalmente lo que hago es andar. Y en esas estaba, andando por un bosque de Las Calas cuando escuché un ladrido a mis espaldas. No tengo perro, y no me agradan los perros desconocidos desde que un p…

¿Se nota?

Imagen
El Negro era peculiar, cuando menos. Podría contar mil historias de él y casi ninguna resultaría creíble. Por muy ciertas que sean. Aun recuerdo con risas el día que nos examinamos de Historia Antigua. Coincidió con la feria de El Puerto de Santa María, y el Negro estaba en aquella época enamoradito de una chica de Puerto Real, que no quería nada con él, por otro lado.

Pero el Negro tenía claro que la quería y que iba a luchar por ella. Y esa semana decidió ir a la feria para intentar enamorarla. No lo consiguió y, por la mañana, acudió a la Facultad con la idea de hacer el examen de Historia Antigua: Al fin y al cabo ya estaba levantado.

Y, no podemos negarlo, su entrada en el aula fue triunfal. Subió las escaleras agarrado a la barandilla, despacio para no caerse por ellas y aun dando tumbos. Sus palabras eran difíciles de entender pero, finalmente fuimos capaces de entender lo que decía:

-¿Se nota mucho que ayer estuve en la feria?- nos preguntó preocupado.
-¡Que va!, estás como una ro…

Soneto 49. Por Luciana Souza

Es hoy: todo el ayer se fue cayendo
entre dedos de luz y ojos de sueño,
mañana llegará con pasos verdes:
nadie detiene el río de la aurora.

Nadie detiene el río de tus manos,
los ojos de tu sueño, bienamada,
eres temblor del tiempo que transcurre
entre luz vertical y sol sombrío,

y el cielo cierra sobre ti sus alas
llevándote y trayéndote a mis brazos
con puntual, misteriosa cortesía:

Por eso canto al día y a la luna,
al mar, al tiempo, a todos los planetas,
a tu voz diurna y a tu piel nocturna.

Pablo Neruda

BB King-- Blues Boys Tuen

En pocas palabras

Los colegas son como los sueños, desaparecen a la luz del día

Anónimo gaditano

Los fantasmas no existen

Imagen
La puerta se abrió, sí, pero no por nuestras ganas de huir de los fantasmas. La realidad era más común, menos exotérica: el padre de Damian había acudido en nuestro auxilio al escuchar los gritos: -Juanito, te has pasado. Estos críos vanestar sin dormir días.Y Juanito, que como se habrán imaginado era el hermano de Damian, no paraba de reír mientras, desde el fondo del garaje volvían a oírse risas. - Y vosotros, ¿no os da vergüenza?Los amigos de Juanito salieron de su escondite, con los ojos llorosos de la risa y una vieja cámara de vídeo en la mano. Poco a poco nuestros ojos fueron descubriendo lo que allí se había tramado. Hilos que iban de un lugar a otro. Tanza de pescar para hacer volar a las sillas. Habíamos caído en la broma, como niños. Al fin y al cabo lo que éramos. Y fuimos recobrando el color, mirando de reojo al garaje, para descubrir nuevos ataques.-Mirad, chicos- nos dijo el padre de Damian- todo ha sido una broma de estos tres. Los fantasmas no existen.Nosotros asentim…

La ouija

Imagen
¿Han hecho ouija alguna vez?. Yo sí. Fue en Las Calas, en el garaje del primo de mi primo. Que también era mi amigo. La noche anterior lo habíamos hablado, entre juegos. Y el hermano mayor de Damian dijo que nos ayudaría. A la noche siguiente fuimos todos deseando saber que era aquello: Damian, mi primo Pepe, Cocom, el Ruso y yo. El hermano de Damian estaba en el centro del garaje, sentando en una mesita de playa blanca, con la guija sobre ella. Las cinco sillas que nos esperaban cerraban el círculo. -Sentaos y cerrar los ojos. Pensar en alguien que ya esté muerto. Y hacerlo todos en el mismo.-Tolkien.- dijimos al unísono Cocom, el ruso y yo.-Franco- dijo mi primo-No sé, ¿Xuxa se ha muerto?- preguntó Damián –Está buena.-No, tío, esa está viva. Mejor pensar en mi abuelo. Abuelo, ¿estás aquí.?El vaso se movió lentamente entre la S y la I.-¿Estás muerto?-Pisha, si no lo está, sacarlo de la tumba, que tiene que estar muerto de calor- me salió de dentro, desde siempre mi humor fue negro…

Anastasia

Imagen
Anastasia era la joven heredera de un viejo magnate. Una niña rica desaparecida sin dejar más rastro que el dolor en el corazón de su padre. Buscada por todo el mundo, solo unos pocos tuvieron la fortuna de encontrarla. Fue en una gran ciudad, no importa su nombre. En una calle de un barrio cualquiera. Tres amigos caminaban por una acera cuando la vieron. Vestida de blanco, con su larga cabellera negra recorriéndo una espalda sinuosa. Habían corrido muchos rumores sobre su desaparición y su rostro había estado en todas las televisiones del mundo. Y, ahora, estaba allí, ante ellos. La posibilidad de salir de la miseria. De comenzar una nueva vida rodeados de lujos. Los tres amigos aceleraron el paso. Hacia ella. Y ella continuó su camino, encaminándose a un portal que antes no habían visto. Una puerta a punto de cerrarse se entrometía en el camino de los amigos. Una mano, blanquecina, sostiene el picaporte y les saluda sonriente mientras cruzan. Una mirada atrás, nada. La figura ya n…

Fantasmas

Imagen
No sé a ustedes, pero a mí la muerte me resulta divertida. Acogedora, incluso. Alguna vez he pensado que se debe al hecho de ser católico –ya saben, creo en la vida eterna y en la resurrección de la carne- pero al ver a gente de mi entorno me doy cuenta de que no es así. A ellos si les da miedo la muerte. Es un tema tabú del que no se debe hablar porque, en cualquier momento, puede aparecer la dama de la guadaña. A mí no me importa que aparezca. Sí es en busca de otros mejor, pero no me asusta su llegada. Me dan más miedo otras cosas: las motos, los ascensores o los vivos, porque ellos si me pueden hacer daño, pero la muerte y sus seres no. Aunque, últimamente, comienzo a tener miedo de los fantasmas del pasado. Porque con esos no se puede luchar. Se meten en tu vida sin que los hayas llamado. Sin tener permiso para hacerlo. A veces son tus propios fantasmas, recuerdos de aquello que hiciste y no debías. Recuerdos del daño provocado queriendo o sin querer. Y, otras muchas, ni los conoc…

Caballeros toledanos

Imagen
Los cuatro jóvenes cruzaron la estrecha callejuela cubierta de niebla. Sus rostros mostraban la fatiga de un duro día, y la satisfacción del resultado conocido. Reían alegremente, hablando con voces fuertes que rompían la tranquilidad toledana. Los rostros de aquellos con los que se cruzaban se giraban hacia ellos, observando sus extrañas maneras, sus ropas fuera de lugar, su peculiar acento, casi cantarín pero, sobre todo ello, el pomo de las cuatro espadas que sobresalía en cada una de sus espaldas. Casi tan altas como ellos, el buen acero toledano brillaba a la luz de las luces de neón, mientras los cuatro amigos, como si de John Nieve, Geralt de Rivia, Morgon de Hed y Aragorn se tratase, caminaban por las empedradas calles. -Tengo jambre, zampemos- dijo uno de ellos. Hombre de anchos hombros y rostro curtido enmarcado por el negro pelo.-Venga, Cabeza, pero busquemos un sitio barato, pisha, que estoy a dos velas y me tienen que llegar los duros hasta que volvamos a Chipiona.-Vale…

Críos y solo críos

Imagen
Ayer cometí un error garrafal, de esos que no tiene perdón alguno. Ayer puse Canal Sur. No es que quisiera hacerlo, simplemente mi dedo dio en el botón equivocado, y mis ojos no dieron crédito. Allí, en la televisión de todos los andaluces, a las diez de la noche, un grupo de seis chicas y un chico bailaban sensualmente, vestidos –por decir algo- de forma provocativa, al son de una canción de Madonna. Mientras, Belén Esteban aplaudía le bailoteo, esperando que acabase para tener su otro minuto de gloria. Pero yo no podía creer lo que veía. No por la hora, al fin y al cabo eran las diez de la noche, y ya no estábamos en horario infantil, así que la presencia de Belén no debería dañar las mentes infantiles. El problema era ver a los padres de las criaturas, ninguna mayor de siete años aunque vestidas como veinteañeras en noche de farra y borrachera. Por no decir de trabajo en el Don Tico. Padres que permitían que sus hijas fueran el centro de un programa (“Menuda Noche”) que explota a c…

Colas

Imagen
¿Se han colocado alguna vez en una cola sin saber por qué?. Si son gaditanos seguramente sí. Es algo natural a todo ser nacido en Cádiz. Si hay una cola debe ser por algo. Colas en el Falla, colas en el Carranza, en el McDonalls, en el Telepizza, en las duchas de la playa o en la parada del autobús. Y, por supuesto, en las oficinas del paro.

Yo vivo cerca del Telepizza, al igual que Cocom. Aún recuerdo un día que, yendo a buscar a mi amigo, me encontré con una gran cola que daba la vuelta a la manzana. Yo, toda bondad, intente cruzarla para entrar en casa de mi amigo, cuya puerta se encontraba al otro lado de la línea de hombres.

-Perdon- decía yo intentando cruzar. Ya sabén, haberse críado en un colegio elitista acaba dando esos toques de educación- Perdón...
-¿Que perdón ni que niño muerto?- una señora de mediana edad (vamos, vieja) se negaba a dejarme cruzar.
-Oíga que solo quiero....
-Y yo, que te crees ¿qué estoy aquí por gusto?
-¿eh? supongo...
- Llevo ya dos horas en la cola, y tu vie…

Puede estar pasando

Imagen
El otro día se produjo una cadena de mails entre mis amigos de Las Calas. Las noticias se repetían: el hormiguero iba a tener una segunda generación de hormigas. Y como a mí me gustan este tipo de cosas pero más aún reírme de todo, decidí emular al programa de Tele Cinco “Puede estar pasando” y enviar un mail: Bueno, en vista de que todos están dando hermosas noticias de sus vidas. He de daros una noticia bomba. Había pensado mantenerlo en silencio, pero creo que no tiene mucho sentido ya que, aunque todo se vaya a hacer en la más estricta intimidad, mis amigos tenéis derecho a saberlo:En un par de meses me casaré, será en Cádiz, por lo civil y no habrá más invitados que la familia. Las razones de la boda: dos. Gemelos para ser exactos.

Antes que nadie me juzgue después de las palabras dichas por mí este verano. Hay cosas que tienen que quedar claras: ella es la mujer de mi vida, aunque no vinieran los dos niños, seguramente nos hubiéramos casado más adelante, en cuanto aprobase mis opo…

Bob Dylan y The Band. Gira del 69.

El Hetero

Imagen
El Hetero era un tipo singular desde la infancia. Uno de esos chicos que todos ven como chica. El polvorón de huevo de cada pandilla. Aquel al que se acusaba de sobar en la piscina, o al jugar a las guerras de caballitos en la playa. El que siempre estaba dispuesto a poner la oreja donde hiciera falta, con tal de saber por quién estaba cada cual. Vamos, uno de esos chicos que hay en todo grupo. Pero el Hetero además era gaditano. Con ese acento que tienen los de aquí, orgulloso de ser viñero y cadista. Carnavalero y caletero. Lo tenía todo para ser un personaje que destacase. ¡Y vaya si destacaba!. Aún recuerdo cuando los niños, con esa veracidad que da la infancia, le insultaban al grito de ¡mariquita! Y él, muy ofendido, volvía los ojos en blanco y se daba la vuelta graciosamente para apartarse de ellos. Muy pronto el Hetero comenzó a consumir revistar pornográficas, tal vez para demostrar su hombría. Desde el Playboy hasta el Private, pasando por esas revistas que el definía como …

Historia de Ubi Sunt?

Imagen
Este pasado verano Santón alquiló una casa en la vecina Zahara de la Sierra. Y allí acudimos muchos de sus amigos, el autoproclamado Clan Peláez. Cerca de la hermosa casa nace el río Bocaleones. Un pequeño arroyo que, aún en verano, ofrece mansas, cristalinas y heladas aguas que hacen las delicias de los que, como yo, disfrutamos caminando por la naturaleza. Como se imaginaran ese río lo hemos recorrido en varias ocasiones y fue raro que no acudiéramos a él cada mañana. El último día estuvimos Santón, Ángel, Pedro, Quico, Gema, Ale y yo, los siete valientes que nos atrevimos a lanzarnos a sus heladas aguas una última vez. Tras un breve recorrido por el río, pues entramos cerca de su nacimiento, llegamos hasta un lugar donde las piedras escondían las aguas del riachuelo y lo que había tras ellas. La sopresa que nos esperaba después de subir unas cuantas piedras resbaladizas fue una pacifica piara de cerdos, que comía y bebía junto a las aguas.

Inmediatamente Santón, Ángel y yo, dando …

Crónicas UbiSunianas

Imagen
Corría el año 2008 del nacimiento de Nuestro Señor cuando las huestes ubisunianas partieron en expedición de colonización por el gran río Bocaleones, en la gaditana Zahara de la Sierra. La expedición, encabezada valientemente por Santón, presidente a perpetuidad y líder espiritual de los ubisunianos. Acompañado por su fiel vicepresidente y naturalista Ángel, el caído; y por mí, secretario dimisionario vitalicio. Junto al triunvirato presidencial, otros miembros menos valerosos del clan Peláez participaban en la expedición de conquista y colonización: Pedro, Ale, Quico el carmonetiense y su novia/esposa gaditana Gema. Juntos avanzaron penosamente por las turbulentas aguas del bravo río. Subiendo escarpados acantilados con la sola ayuda de sus manos. Parando aquí o allí para crear presas que compensaran las subidas de las aguas. Apuntalando puentes allí donde se encontraban dañados. Avanzando hacía el nacimiento del río cantando la hermosa letra del himno presidencial, que llenaba de es…

Sic Tibis Terra Lebis

Imagen
A veces uno piensa que lo mejor que puede hacer en esta vida es cortarse las venas. Porque solo así, muerto, las personas que te rodean dejaran de hacerse daño. O tú dejarás de hacérselo. Aun sin querer. Y es que se ve que mi forma de pensar hace que la gente se sienta dañada. Aunque a veces buscan ser dañadas. Palabras escritas para personas concretas, dichas al oído de un mail que solo llega a los amigos, se convierte en palabras lanzadas al viento que se corrompen por la fuerza del levante. Y, al final, uno tiene que acabar diciendo verdades más dolorosas que las medias mentiras: -Lo siento, pero no te considero mi amigo. Colega de verano tal vez, pero amigo, no. Palabras que me duelen más a mí, por lo que significan, que a él. Pues él nada pierde. Gana una verdad. Y yo pierdo. Me convierto en el malo de una película en la que no he querido participar. De cuyo rodaje me bajé nada más empezar el verano que ahora acaba. Porque no me gustaba el guión. Porque no quiero ser Dan Monahan e…

En pocas palabras

Mi madre ha encontrado mi colección de Playboy. Menos mal, ya se pensaba que era maricón.

Hetero gaditano,
37 años.

La revista

Imagen
Mi grupo de la Universidad era muy peculiar. Entre ellos algunos resaltaban sobre los demás. El Negro, el Visir o el Nazi eran tres de ellos. Base de la tuna de la Facultad y claro ejemplo de que el divertimento no estaba reñido con el estudio. El Nazi no lo era, como se imaginaran. Pero era una persona recta, de moral intachable, católico a ultranza y español por los cuatro costados. Una persona sin tacha. Catequista y futuro profesor de religión en un conocido colegio gaditano –o eso pensábamos todos-. Por eso, aquel día, el fue el centro del ataque. No recuerdo quién fue, pero alguien encontró una revista porno gay en uno de los baños –o eso dijo- y la broma se gestó al instante. El Visir sacó al Nazi de la biblioteca, mientras el resto atacábamos su carpeta para introducir aquella revista. El Nazi no se dio cuenta de nada hasta dos días después. Lo vimos salir indignado de la biblioteca de la Facultad, con la revista en una mano, la carpeta en la otra, y los ojos fuera de sus orb…

La boda

Imagen
Mi primer amor se llamaba Isabel, era morena, alta y muy guapa. La conocí mientras correteaba por la puerta de su casa, frente a la de mi abuela. Y comenzamos nuestra relación siendo muy niños. Todo fue muy rápido y, antes de tener uso de razón, ya la vi vestida de blanco en nuestra boda. Recuerdo aquel día con cariño. No quedan fotos ni videos que den fe de lo que ocurrió. Sólo la memoria de los que estuvimos allí: unos cuantos amigos comunes y poco más. Sus padres, los míos, y nuestros abuelos mirando con ojos sonrientes todo lo que acontecía en aquel templo verde y azul, entre pinos y bajo la bóveda del cielo de Las Calas. Ella llevaba un traje sencillo, blanco y liso, que contrastaba con el velo dado por su abuela. Yo me sentía pequeño dentro de mi camisa, con una corbata que comenzaba a ahorcarme. Una relación abocada al fracaso desde el inicio. Hoy ella está a punto de casarse y yo guardo aquellos años sin rencor y con el cariño con que se guardan los recuerdos de un pasado fe…

Aprobados de despacho

Imagen
No se ustedes, pero yo me especialicé en aprobados extraños o aprobados de despacho, también llamado. Pero no piensen mal, nada de lo que yo hacía o decía dentro de aquellos despachos requería intimidad. Solo labia. Desde hace muchos años, todos y cada uno de mis personajes de rol han poseído altas dotes de elocuencia. Y esa misma elocuencia es la que usaba en los despachos. Ayer les decía lo mal que lo había pasado en mi primer examen, y el miedo que recorrió mi cuerpo al pensar que me podían coger copiando. Pero, lo cierto, es que las cosas no son siempre tan drásticas y puede llegar a ocurrir que uno sea cogido in fraganti y, sin embargo, aprobar la asignatura. Eso nos ocurrió a Lacueva, a Oscar y a mí en tercero de carrera. O, mejor dicho, a mí. La profesora decidió salir del aula durante el examen y, claro, ante una oportunidad como esa quién no saca los apuntes. Nosotros, al menos, éramos de los que lo hacíamos hasta con el profesor en el aula. Pero el problema vino al ser publi…

El primer examen

Imagen
El primer examen que realice en la Facultad fue de historia Antigua, de una optativa. No recuerdo exactamente de qué, pero si como fue. Yo estaba sentado al final del aula, llena de esas sillas de pala tan incomodas. Cuando las filas se separaron, me quedé justo en frente de Cañizar, el profesor de la asignatura. A mi derecha estaba Lacueva y, si no recuerdo mal, a la izquierda Oscar, otro buen amigo. Por alguna razón que no recuerdo, el examen me gustó y me estaba saliendo bien, tanto que comencé a reírme silenciosamente. Lacueva me miraba de reojo, preguntándose qué narices me pasaba. Y yo seguía a lo mío, riéndome, mirando por la ventana y escribiendo. Los nervios, supongo. Lo cierto es que, después de una de mis eternas miradas por la ventana, al posar mis ojos sobre el examen, éste no estaba. Busqué con la mirada por el suelo, pensando que lo había tirado. Como supondrán, mi sonrisa desapareció y los nervios cobraron mayor protagonismo. Una risa soterrada a mi derecha, me llevó…

Parecidos razonables

Imagen
Dicen que todo el mundo tiene un doble, y debe ser verdad. Porque haciendo una ronda por diversos blogs me encontré con una foto que hizo que me diera un vuelco el corazón. Una foto que os dejo. Y los que me conocen entenderán porqué. Para los que no me conozcan, decirles que me parezco al que está más a la derecha -que raro- vestido de blanco y sin chaqueta.


Pero el vuelco no es por el parecido, sino porque ya he encontrado a las siete mujeres que se supone que me corresponden.... y las tienen Steffano Larizza y su manager –mi yo italiano-. Al menos, espero, que se lo pase bien y no sea un mero acompañante. Ya sé sabe, la erótica del poder abre puertas y miembros.