Robert I y el reino de Niebla


Todos conocemos ese instante "amenizador" en el que William Wallace el “Webon”, (al que llamaremos a partir de ahora www en honor a la pagina web de amena: www.amenizateyyaveremos.com.), realizó su grito de: ¡LIBRE, soy libre para hacer llamadas a Pernambuco el resto de mi vida!, vida bastante escasa por cierto. Lo que pocos saben es que tras el gritito de www, el cabrito del rey de Escocia que lo traicionó, y del que no recuerdo el nombre por lo que lo llamare Cabrón I (porque eso si, fue el primero de Escocia y fue un pedazo de cabrón), decidió que debía purgar sus penas acudiendo a una cruzada. Hoy todos preferiríamos una semana en Cancún u otro sitio parecido, pero aparecer por Jerusalén ni de coña que te tiran piedrecillas los moritos, o personas de religión islámica en guerra por la liberación de su pueblo oprimido por la crueldad del pueblo judío, que queda más políticamente correcto.

Bueno, pues como Cabrón I no pudo acudir a la cruzada sus colegas (que no tienen nada que ver con el Colectivo de Gays y Lesbianas de Andalucía.... aunque nunca se sabe) decidieron cumplir su voluntad y, ni cortos ni perezosos, le arrancaron el corazón, después de que la espichara, claro, y se lo llevaron a la cruzada. Pero como Jerusalén estaba muy lejos, y el transporte era peor que Barajas en vacaciones con huelga de pilotos para que les aumenten un 25% el sueldo porque 5000 eurillos por tres días de trabajo le parece muy poco, decidieron quedarse en Andalucía (Al- Andalus entonces) como pioneros del turismo norteño por estas tierras. Allí los cristianos estaban pegándose con los chicos de religión islámica que intentaban ocuparlos por cohones –y de hecho, ya ocupaba- Y los escoceses amigos de Robert the Bruce (o Roberto I, que así se llamaba el rey) decidieron hacer una parada en el Reino de Niebla (Huelva) y realizar aquí su cruzada.

En Niebla había un castillo sitiado por los cristianos y llenos de moritos (que lo otro es muy largo de escribir) y estos hoolingans decidieron tomarlo al asalto. Los de aquí les decían: ¿ahonde vai? y ellos contestaron: A LAS CRUZADAS. Y lanzaron el corazón de Roberto I contra el castillo y los 15 colgaos (porque eran quince contra un huevo de moros) se lanzaron a la carga y aunque no consiguieron ocupar el castillo, si recuperaron el corazón del Rey. Aun hoy se conserva un monumento en honor del valor de esa peña... en España, porque en Escocia fueron excomulgados, ya se que hoy eso no es una pena y que mas de uno dirá que lleva mas de seis años sin pisar una iglesia pero entonces era una lo peor que podía pasarle a uno.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Nihil cognitum quin praevolitum

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera