Ir al contenido principal

Grandes profesores

Ya queda poco. En breve comenzarán los exámenes de septiembre y los alumnos volverán a las facultades. Y, seguramente, yo con ellos. A la Facultad que no a las aulas. Suelo ir todas las semanas por allí, tal vez porque durante cuatro años el patio de la Facultad de Filosofía y Letras fue lo más parecido al patio de mi casa. El plan de estudios que nos tocó sufrir (el nuevo, decían entonces; el viejo, dicen ahora), nos obligaba a entrar en el recinto a las 9 de la mañana, para abandonarlo a las 9 de las noche. Reconozco que yo era de los que iba a clase, a casi todas. Pero no tanto por ir a conocer el rostro de mis profesores, como por evitar el café que hacía Pepi en el bar.

Pese a todo las clases me gustaban. Al fin y al cabo, estudié historia. Pero lo que más me gustaban eran esas frases sueltas, aquí o allí, que decían nuestros maestros. En Arqueología Clásica tuvimos una grandiosa profesora, que hoy ejerce su labor lejos de las aulas. A aquella asignatura solía acudir acompañado de Marta Estaban, Jennifer, y María Tigre. Marta se dedicaba a escribir todas las frases de Dª Ana Torrija, y al final del curso esas frases ocupaban más espacio que el propio temario. Pero es que Ana Torrija era especial, ya se lo he dicho. Era capaz de llegar a clase con un diccionario Sopena en la mano, y con eso describir el Coliseo romano.

-Mirar, mirar, cabían 40.000 personas ¡veis las cabecitas!- decía jovialmente señalando una imagen de Era se una vez el hombre.

Otro día nos explicó las esculturas etruscas. Y definió uno de los modelos como “la más grande”. Sergio, el empollón y delegado, levantó su mano:

-Perdona –el tuteo estaba a la orden del día en nuestras aulas- pero ¿que quiere decir que es la más grande?

-Pues eso, la más grande

-Pero si la más pequeña mide 1 cm, la más grande puede medir 2.

Ella miraba su diccionario, se encogía de hombres y repetía “es la más grande”.

Otro día centró su mirada en el Panteón de Halicarnaso, una de las joyas de la antigüedad, y que ella definió, magistralmente con una frase lapidaría:

-Es como el de Paquirri pero más grande.

¡Ole sus cojones!. Lo peor es que, cuando uno pretendía estudiar para su asignatura e, incluso, ampliaba temario, se encontraba con un suspenso. Reconozco que el primer examen me lo salté, me equivoqué de hora y fui por la tarde en vez de por la mañana (soy propenso a esas cosas), pero en septiembre, después de un verano estudiando algo más que sus descripciones, volví a suspender. Cuando acudí a revisar el examen me dijo que no sabía de que le había hablado y que, por tanto, no podía aprobarme. Le recomendé un par de libros de Historia del Arte. No sé si llegó a leerlos, yo se los hubiera hecho comer, pues fue su último examen en la Facultad. Se fue antes de que la echaran y yo aprobé en diciembre con un profesor del que no recuerdo ni el nombre. Al final, aquella profesora, me marcó más que otros mucho mejores. Pero también me demostró que el estudio no siempre sirve para aprobar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Corona o Reino de Aragón

Ni Aragón, ni Cataluña, ni Valencia son entidades anteriores a la Edad Media. Hasta 1163, con Alfonso II, no se distinguirá entre reino y corona de Aragón. En la Corona tendrán cabida todos los reinos, condados y señoríos que guardan algún tipo de dependencia con el rey aragonés. Esta existencia de diversas entidades autónomas en muchos aspectos, solo es entendible desde la expansión territorial a costa de los reinos musulmanes del sur. En esa expansión los nobles irán recibiendo tierras y beneficios. Expansión que acabará chocando con la realizada por el condado catalán.

Con respecto a Cataluña, entrará a formar parte de la corona después del casamiento de Petronila (hija de Ramiro II de Aragón) con Ramón Berenguer IV, conde de Cataluña, quien, a pesar de ejercer como tal, no toma el título real.
Durante el siglo XIII la Corona de Aragón continúa con su política expansionista hacía el norte, pero tras el Tratado de Almizrad de 1244 y la derrota de Pedro el Católico en Muret, la ex…

Nihil cognitum quin praevolitum

Ando leyendo "Niebla" de Unamuno, y su frase Nihil cognitum quin praevolitum (Solo se conoce lo que se desea) me ha llamado la atención por la verdad que se esconde tras ella. Yo también, como don Miguel, creo que sólo el deseo nos hace crecer, conocer, amar, avanzar. Mientras que desear lo conocido nos convierte en conformistas estancados en nuestras vidas. Nos impide abrir nuestras mentes y mirar más allá de nuestros limites existenciales.
Desear algo, luchar por conseguirlo, o construirlo con tu propio sudor, es el verdadero motor del crecimiento humano. Y, cuando ya lo conoces y sabes si es lo que buscabas o no, hay que seguir adelante. Así, hasta el último día de nuestras vidas.
Sin pensar si lo alcanzado terminó en fracaso o triunfo ya que, cada deseo conocido, nos hará más ricos, sabios y. por tanto, mejores. Nos habrá obligado a avanzar conociendo nuevas metas, abriendo nuevos caminos. Así que, como Augusto, yo también me digo en mi vida Nihil cognitum quin praevoli…

Sin comentarios

En este blog no se come por comentario, de hecho eres libre de expresar lo que quieras y opinar lo que quieras mientras no insultes a nadie que no sea yo. Y, quizá, algunos os preguntéis a que viene esto cuando precisamente no son muchos los comentarios que se leen en estas páginas. Y es que no hace referencia a este rincón, sino a esos otros en los que los comentarios son censurados por llevar la contraria al dueño del garito, mientras se permiten insultos fáciles a cualquiera que pase.
Por aquí pueden pasar, comentar si lo desean o no hacerlo si es lo que prefieren. No importa. Lo único que importa es mantener la libertad de expresión en esta red de redes que nos une a lo largo del planeta. Aquí y en todos los demás lugares es nuestro deber defenderla.