Mi epitafio...




Aquí yace un cadáver yerto,
por estar difunto y muerto





Y, de paso, les aviso. El día que me muera, celébrenlo con champán y whisky. Rían y diviértanse, no sean egoístas y no lloren. Sé que mi perdida será dura, pero es que siempre se van lo mejores. Y, para que negarlo, yo soy uno de ellos.


Quiero decir con esto: la muerte nos llega a todos, ríanse de ella ahora que pueden. Mañana, el finado, puede ser cualquiera de ustedes.


Comentarios

alejandra ha dicho que…
joder estas peor k las niñas del internado k solo hablan de muertos...
Cathan Dursselev ha dicho que…
Esas dos niñas son odiosas, pero no. Yo hablo de vida, de alegría, de pasarlo bien y de disfrutar de la muerte como lo que es: algo de lo que reirse.

Entradas populares de este blog

Nihil cognitum quin praevolitum

Corona o Reino de Aragón

Héroes gaditanos: Diego Fernández de Herrera